La campaña de Navidad de Iberia recoge dos bonitos reencuentros de historias ocurridas a bordo

Este año la aerolínea ha estrenado su campaña de Navidad con los reencuentros de los protagonistas de dos emotivas historias ocurridas en sus vuelos: Antonino, un niño guineano, conoce a Inma, la TCP que le ayudó a nacer a bordo; y el de Moisés, un niño guayaquileño, con Antonio, el médico que le operó de leucemia en España.

 

El personal del vuelo de Iberia IB3721 Malabo-Madrid se reencuentra con Antonino, siete años después de su nacimiento a bordo del vuelo Malabo-Madrid.
El personal del vuelo de Iberia IB3721 Malabo-Madrid se reencuentra con Antonino, siete años después de su nacimiento a bordo del vuelo Malabo-Madrid.

 

20 de diciembre de 2018,

Ya ha llegado casi la Navidad, y con ella los encuentros familiares, los buenos propósitos, los villancicos, los polvorones y el tradicional anuncio de Navidad de Iberia. Este año la aerolínea ha querido reunir a los protagonistas de dos de las muchas historias que han ocurrido en sus vuelos. Personas unidas para siempre por el destino, que hacía tiempo que no se veían.

Antonino, un bebé nacido a bordo

Eran las 03:30 de la mañana, a bordo del vuelo IB3721 Malabo-Madrid cuando Antonino decidió que era el momento de nacer, en pleno vuelo, algo más de dos horas después de despegar de Guinea Ecuatorial.

Antonino tiene ya siete años. Es un niño alegre y divertido, igual que su madrina, Inma, TCP de ese vuelo del 3 de junio de 2011 que le ayudó a nacer. Junto a ella, el destino quiso que en ese vuelo viajaran una matrona, un pediatra y un médico de familia que atendieron a la madre en todo momento.

Su reencuentro para estas Navidades seguro que arranca una sonrisa a todos los que lo vean. Si le apetece sonreír mire el vídeo:

Antonio y Moisés, médico y paciente, se juntan para pasar la Nochebuena

Moisés tenía seis años cuando vino a España. Viajaba con su madre, Florinda, en un vuelo de Iberia desde Guayaquil para someterse al tratamiento de leucemia en el Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Él es uno de los niños que gracias a la ONG de los empleados de Iberia, pueden viajar desde sus países a España para recibir el tratamiento.

El destino de Moisés se unió en febrero de 2017 al de Antonio, su ángel de la guarda, presidente de la FELL y médico que le operó; una de esas personas realmente buenas, altruistas y entregadas que contribuyen a hacer este mundo mejor.

Hoy Moisés es un niño sano, que vive de nuevo en Ecuador junto a su madre. Estas Navidades ha viajado a España para hacerse una revisión y ha aprovechado para reunirse de nuevo con su ángel de la guarda. ¿Quiere ver ese momento?