La superficie lunar capturada en: Speedmaster Dark Side Of The Moon Apollo 8, de OMEGA

En 1968, los tripulantes del Apolo 8 se convirtieron en los primeros humanos que vieron la cara oculta de la Luna. Cincuenta años después, Omega celebra ese hito con el Speedmaster Dark Side Of The Moon Apollo 8. Un cronógrafo de esfera esqueleto y una versión especialmente decorada del famoso calibre 1861 Moonwatch, en el que llama poderosamente la atención la superficie lunar de cráteres en la esfera, y en el que la relojera no ha querido dejar pasar la ocasión para hacer un guiño a la célebre frase que pronunciara el astronauta Jim Lovell: “WE’LL SEE YOU ON THE OTHER SIDE”, grabándola en la parte trasera del reloj.

Un cronógrafo con el que viajar hasta la superficie lunar. Para producir una imagen realista de la superficie lunar el movimiento se ha sometido a una ablación por láser.
Un cronógrafo con el que viajar hasta la superficie de la Luna. Para producir una imagen realista del paisaje lunar, el movimiento se ha sometido a una ablación por láser.

 

Con este reloj recién, presentado a finales de marzo en Baseworld 2018, Omega hace un homenaje al 50º Aniversario de la misión Apolo 8, la primera que orbitó alrededor de la Luna. Pasión por el espacio de AirCrewLifestyle aparte, elegantemente deportivo en negro y amarillo y con los detalles en relieve de la superficie lunar, resistirse a este guardatiempos no resulta fácil.

El lado oscuro de la Luna es y será símbolo de misticismo y admiración por parte del hombre

Además de por la esfera esqueleto (característica del modelo Dark Side of the Moon), este nuevo reloj sorprende por su versión especialmente decorada del famoso calibre 1861 Moonwatch -llamado 1969 como homenaje al primer alunizaje tripulado-.

La cara visible desde la Tierra de la superficie lunar se representa en la esfera con un paisaje lleno de cráteres con tono claro. Y el fondo de la caja profundiza en la cara “oscura” de la Luna que solo los astronautas logran ver. Desde la trasera se ve perfectamente el calibre interior.

Para reproducir de manera realista la superficie lunar se ha recurrido a la ablación por láser de los puentes y la platina principal, además de un tratamiento mediante el cual se ha ennegrecido el material.

Producido todo el reloj en cerámica de óxido de circonio negra, para contrastar con este tono oscuro, la firma ha optado por un código de color amarillo. Así, las agujas del cronógrafo están barnizadas en amarillo. Omega utilizó por primera vez la codificación de color en su colección Speedmaster en 1968, para un modelo Speedmaster Racing. El tema del negro y el amarillo se extiende a la pulsera de piel, que contiene una lámina de caucho amarillo en su parte central interna. Por su parte, la escala de taquímetro y la corona están rellenadas con Super-LumiNova en blanco para crear contraste. El resultado es adictivo, imposible dejar de mirarlo.

La trasera de este reloj es incluso más especial que la esfera. El contraste entre las zonas ennegrecidas tratadas con el láser y el metalizado de los componentes del calibre es espectacular. Y el broche lo ponen las inscripciones: “DARK SIDE OF THE MOON”, además del nombre y la fecha de la misión espacial “APOLLO 8, DEC 1968”, y la cita grabada “WE’LL SEE YOU ON THE OTHER SIDE” que pronunció Jim Lovell, el piloto del Módulo de Mando a bordo de la misión Apolo 8, al iniciarse la órbita pionera de la tripulación alrededor de la cara oculta de la Luna: un hemisferio nunca visto antes por ojos humanos. Segundos antes de que la nave espacial saliera del área de contacto por radio, Lovell dirigió al control en tierra estas últimas palabras tranquilizadoras.

Omega rescata la célebre frase que pronunciara el astronauta Jim Lovell: “WE'LL SEE YOU ON THE OTHER SIDE” grabándola en la parte trasera del reloj.
Omega rescata la célebre frase que pronunciara el astronauta Jim Lovell: “WE’LL SEE YOU ON THE OTHER SIDE” grabándola en la parte trasera del reloj.