Un flamenco «ocupa» el aeropuerto de Tampa

"Home", una escultura de Matthew Mazzotta de más de 6 metros de alto, lleva más de un año en la terminal de pasajeros

“Home”, una escultura de 6 metros de alto del artista estadounidense Matthew Mazzotta, lleva más de un año en la terminal de pasajeros

Tiene más de seis metros de alto y, desde que «ocupó el aeropuerto» hace más de un año, conserva intacto su color rosa. Hablamos de un gigantesco flamenco, que se “coló” en la terminal de pasajeros del Aeropuerto Internacional de Tampa (oeste de Florida). Hay quien dice que le ha gustado su nueva casa y se quedará allí para siempre. Es el flamenco «okupa» del aeropuerto de Tampa.

Una niña se abraza a una pata del flamenco.
Una niña se abraza a una pata del flamenco.

Se trata de una impactante escultura, “Home”, obra del artista estadounidense Matthew Mazzotta, quien ha conseguido que el suelo del aeropuerto se asemeje a un lecho submarino y el techo, a la superficie del agua.

Escultura en resina y fibra de vidrio

Unos niños juegan a los pies de la escultura de Matthew Mazzotta.
Unos niños juegan a los pies de la escultura de Matthew Mazzotta.

«Home» es una de las siete piezas artísticas que fueron seleccionadas entre más de 700 por la Junta del condado de Hillsborough para ser expuestas en el aeropuerto. Y, en cuanto el impactante flamenco se «coló» y traspasó las puertas de la terminal, fueron muchas las voces que pidieron que se quedara definitivamente en el aeropuerto.

Detalle de la escultura de Matthew Mazzotta.
Detalle de la escultura de Matthew Mazzotta.

La escultura de Mazzotta está realizada en resina y fibra de vidrio. Lo que el pasajero ve cuando llega a la terminal principal del aeropuerto es la cabeza, el cuello y las patas del flamenco, que parece buscar alimento bajo la superficie en un gesto familiar para estas aves icónicas de Florida.

Un flamenco sin identidad

El flamenco Phoebe consiguió su identidad por votación popular.
El flamenco Phoebe consiguió su identidad por votación popular.

Lo curioso es que nuestro flamenco, cuando llegó a la terminal, no tenía nombre, por lo que el aeropuerto de Tampa se vio obligado a convocar un concurso para otorgar identidad a esta bonita creación emplumada. Hubo 65.000 propuestas, pero sólo llegaron tres nombres a la final: Cora, Finn y Phoebe. Finalmente, fue Phoebe el nombre con el que fue bautizado.

Un aeropuerto que es un museo

"Paths Rising", instalación del artista Aaron Stephan, en el aeropuerto de Tampa.
«Paths Rising», instalación del artista Aaron Stephan, en el aeropuerto de Tampa.

Hay que decir que el aeropuerto de Tampa, que abrió sus puertas en 1971, es prácticamente un museo. Y es que sus terminales e incluso aparcamientos se han ido decorando con obras de arte. Además de “Home”, la icónica instalación del artista de Massachussetts Mathew Mazzotta, otras seis obras se han sumado a la terminal principal del aeropuerto de Tampa. Llevan la firma de Soo Sunny Park, Jason Hackenwerth, Jason Bruges, Catherine Wagner, Jason Middlebrook y Aaron Stephan.

Un artista español en el aeropuerto

"Tendril" (2017), la instalación del artista español Daniel Canogar..
«Tendril» (2017), la instalación del artista español Daniel Canogar..

Uno de los artistas con obra permanente en el aeropuerto de Tampa es Daniel Canogar. Su pieza lleva por título “Tendril” (2017) y es una instalación creada expresamente para el aeropuerto. Surgió de la fascinación del artista madrileño por las representaciones de ruinas que provoca la naturaleza cuando reabsorbe lo que fue construido por el ser humano.

Pantallas LED que recuerdan vides

La obra está compuesta por pantallas LED en forma de cinta que se enrolla alrededor de las armaduras del espacio central de Airside F del aeropuerto. La escultura recuerda a las formas de las vides que se enroscan y los vídeos representados en la obra de arte muestran una rica variedad de viñas nativas del sur de Florida. “Tendril” se desarrolló en colaboración con el Jardín Botánico de la Universidad del Sur de Florida.

Más información: https://www.tampaairport.com/

Pablo Ortega

Soy un apasionado de los aviones desde la más tierna infancia. En todos los viajes familiares, exigía un peaje: pasar un rato en los aeropuertos de cada destino para ver despegar y aterrizar los aviones. Tengo muchísimas horas de vuelo, diría que miles, en simuladores. Acabo de cumplir 20 años y he terminado mis estudios de Estructuras Aeronáuticas. Lógicamente, aspiro a trabajar en el sector de la aviación. O del espacio.
Botón volver arriba