Dormir en un bosque de alcornoques

El Hotel Mar de Fulles está escondido en plena Sierra de Espadán, junto a Vall de Uxó (Castellón)

Es el alojamiento ideal para aquéllos que aman la calma y la naturaleza en estado puro, que apuestan por lo ecológico, que persiguen lo sostenible, que valoran las energías y los recursos renovables… El Hotel Mar de Fulles está escondido en medio de un bosque, en el interior de la provincia de Castellón. Concretamente en la desconocida y singular Sierra de Espadán, donde se encuentra la mayor masa de alcornoques de toda la Comunidad Valenciana.

El Hotel Mar de Fulles se sumerge en la Naturaleza. Fotografía: Eva Máñez

Premio del Parlamento Europeo

Un alojamiento que ha merecido el premio Citizen Energy que otorga el Parlamento Europeo a las mejores iniciativas en el campo del turismo social y ecológico. Y el premio al Turismo Sostenible de la Comunitat Valenciana en 2022


Yurta circular ideal para relajarse o practicar yoga y meditación.
Yurta circular ideal para relajarse o practicar yoga y meditación.

A un paso de Vall de Uxó

Inaugurado en 2016, el hotel está a un paso del municipio de Alfondeguilla y a seis kilómetros de Vall de Uxó, pero el complejo tiene el foco puesto en la naturaleza, pues mira sólo hacia los miles de alcornoques, muchos centenarios, que le rodean.

El Hotel Mar de Fulles está en plena Sierra de Espadán (Castellón).
El Hotel Mar de Fulles está en plena Sierra de Espadán (Castellón).

Energía solar y pozo propio

Construido con cal, madera y termoarcilla, el edificio funciona con energía solar y el agua lo obtiene de un pozo propio. Es todo un paraíso para esos viajeros que buscan sensaciones en medio de un entorno protegido y una cocina cuidada y de kilómetro cero. Sólo un dato: antes de levantar el complejo hotelero, se plantaron aquí 40.000 alcornoques para compensar las emisiones de CO2 de la construcción.

Vista de la terraza exterior del hotel.
Vista de la terraza exterior del hotel.

Habitaciones con vistas

Todo empezó en 2009, cuando Juanma y Mariajo, gestores del hotel, quisieron demostrar que es posible vivir una experiencia 100% sostenible en pleno bosque. Y después de pequeños milagros y aventuras, créditos financieros y mucha pasión, hoy se enorgullecen de ofrecer 10 habitaciones con espectaculares vistas a la sierra y otras cinco habitaciones colectivas con capacidad para 8 personas.

Una de las habitaciones del Hotel Mar de Fulles.
Una de las habitaciones del Hotel Mar de Fulles.

Piscina desbordante sin cloro

También, un delicioso restaurante panorámico, una piscina desbordante sin cloro, colmenas propias, una gran yurta circular, huerto ecológico, un bosque propio de 160.000 metros cuadrados, silencio, servicio de bar, rutas de senderismo y dos salas para la práctica de actividades deportivas. Mimos junto a la naturaleza.

Más información: www.mardefulles.es

PILAR ORTEGA

Nací en Madrid un 8 de marzo y prácticamente desde entonces tengo un libro entre las manos. Me licencié en Periodismo y mi trayectoria profesional se ha desarrollado casi siempre en las secciones de Cultura de periódicos nacionales: “El Mundo”, “La Razón” y “Ya”. Ahora colaboro como “freelance" con diversas publicaciones y también he puesto en marcha un proyecto que enlaza los viajes con la literatura. Soy autora de varias guías publicadas por la editorial Anaya Touring con las que me sumergí en países tan interesantes como Ecuador, Bolivia o Costa Rica. www.viajesynombres.com es mi aventura más personal.
Botón volver arriba