Y el mejor destino de isla del mundo es…

Los World Travel Awards, los premios con mayor prestigio de la industria del turismo, ya han elegido ganadora. Ni Seychelles, ni Barbados, ni Bali, ni Creta o Cerdeña. La isla ganadora de este año, y ya van tres consecutivos, es Madeira. Es el mejor destino de isla del planeta según los World Travel Awards, los premios con mayor prestigio de la industria del turismo.

 

mejor destino de isla madeira

13 de diciembre 2017,

Ya les anunciamos esta semana los premiados en los WTA como Mejor Destino Culinario y Mejor Atracción Turística: Perú y el Complejo Arqueológico de Machu Picchu respectivamente. Y la mejor isla del mundo es…

El archipiélago portugués de Madeira. Ha sido el premiado, y por tercer año consecutivo, como el Mejor Destino Insular por los Travel Award. Recordarles que estos premios se otorgan anualmente para poner de manifiesto la excelencia de los destinos, las marcas y los lugares relacionados con el turismo en todo el planeta. Madeira competía con Ambergris Caye, Bali, Barbados, Islas Cook, Cozumel, Creta, Fiyi, Hawai, Jamaica, Mauricio, Santa Lucia, Cerdeña, Seychelles, Sicilia, Islas Turcas y Caicos, y Zanzíbar.

“La confianza y la motivación se fortalecen aún más gracias a este reconocimiento internacional de la WTM, siendo el tercer consecutivo como el mejor destino insular líder del mundo. Sin olvidar los otros cuatro premios que Madeira ha obtenido en el apartado de mejor destino insular de Europa”, declaró la Secretaria Regional de Turismo y Cultura, Paula Cabaço, durante la ceremonia celebrada en Vietnam.

El archipiélago es de origen volcánico y forma parte junto con las Canarias, Azores, Cabo Verde e Islas Salvajes, de la Macaronesia, conocidas como las “Islas Afortunadas”, por considerarse que fueron la morada de los héroes difuntos, según la mitología griega. Madeira y Porto Santo son de sus cinco islas, las dos únicas que están habitadas. Destacan por su gastronomía, grandes montañas y frondosos bosques además de por sus acantilados escarpados. Son además dos buenos puntos de partida para conocer las otras tres islas. Y es que por algo también se las conoce -a las cinco- como “La Perla del Atlántico”.

Al norte de las Islas Canarias, Madeira ofrece al visitante una mezcla perfecta entre naturaleza y cultura. En este sentido, el comité elector de este premio destaca del archipiélago el acogedor carácter de su gente, su interesante cultura y el sabor de su variada gastronomía, además de por supuesto, sus espectaculares paisajes. Algunos de sus atractivos son:

Acceder al corazón de la isla caminando por las levadas, unos canales de irrigación que encuentran en Madeira isla y en la isla de La Palma (Canarias). Utilizados en la isla portuguesa durante siglos (desde el  XVI hasta la década de los cuarenta del siglo pasado) para transportar las aguas que abundaban en la costa norte hacia la costa sur, hoy su extensión es de cerca de 3.000 km y se pueden recorrer a pie.

La simplicidad de su gastronomía  que retrata el alma de un pueblo simple pero generoso. Elaborada con productos regionales, el pescado como no podía ser de otra manera es un imprescindible, como lapas a la plancha, pulpo y camarón, filete de atún y de espada al estilo de Madeira. Y en carnes, la carne de vinho y ajos o la “espetada” de carne de vaca en brocheta de palo de laurel acompañada por maíz frito y del típico pan “Bolo-do-Caco”, con mantequilla de ajo. Sin olvidar el cuscús de elaboración casera, la sopa de trigo y el pan amasado con patata dulce.

La riqueza de las tradiciones del pueblo madeirense que se muestran en todo su esplendor durante sus fiestas y celebraciones. Algunas de ellas son las Fiestas de Carnaval, la Fiesta de la Flor, el Festival del Atlántico, la Fiesta del Vino, el Festival de Colón, el Festival de la Naturaleza y las Fiestas de Fin de Año.

Y de sus paisajes abruptos y espléndidos. Hay que pisar y caminar el bosque de laurisilva de la isla de Madera. Un tipo de bosque que tiene más de 15 millones de años, existió incluso antes de que los primeros australopitecos aparecieran en la faz del planeta, y del que Madeira acoge el mayor reducto que queda. Si no le parece suficiente motivo… ¡La laurisilva es de una belleza extraordinaria!