Viajes solidarios a Nepal: la mejor forma de ayudar

El 25 de abril de 2015, la tierra tembló en distrito de Lamjung, a poco más de 80 kilómetros de Katmandú, capital de Nepal. Fue un seísmo de 7,8 en la escala de Richter que trajo consigo una carnicería, en la que perecieron miles de personas y casi tres millones tuvieron que ser desplazadas. Menos de un mes después, otro terremoto sumó más muerte al cruento destino del país. Ahora,  la crudeza del invierno amenaza con sumergir a Nepal en una grave crisis humanitaria. Por eso, hoy queremos hablarle de una forma de ayudar al país a la par que se conoce una de las naciones más fascinante del planeta. ¿Ha pensado en elegir como vacaciones los viajes solidarios a Nepal?

 

Algunas imágenes de los fascinantes destinos que promete G Adventures.
Algunas imágenes de los fascinantes destinos que promete G Adventures.

 

Lo cierto es que el turismo con conciencia está a la orden del día, e incluso puede decirse que ha sido una de las tendencias emergentes del recién celebrado Fitur. Se trata de una forma de conocer el mundo respetuosa con las comunidades autóctonas, y que facilita su desarrollo y crecimiento. Muchas veces se hace de la mano de ONG’s y organismos que trabajan en las zonas que se visitan, y que presentan a los viajeros sus proyectos.  Suele existir la opción, además, de realizar voluntariados, lo que permite una auténtica inmersión cultural y humana.

¿Qué agencias y entidades nos permitirán conocer Nepal con un enfoque ético y solidario? Hay muchas, y merece la pena hablar de algunas de ellas. G Adventures proporciona una fantástica oportunidad de conocer el país de otra forma. Junto a National Geographic organiza sus  Journeys, unos completos y seguros viajes, con precios asequibles y guías locales. Para conocer Nepal hay dos opciones: un viaje conjunto con India, de diecisiete días, y otro de diez días al entorno del Himalaya. En el primero (2.159 euros) recorrerá Nueva Deli de la mano de uno de los trabajadores de Nueva Delhi Streetkids, que ocupa a niños de la calle como guías profesionales. También podrá adentrarse en la aldea de Sawarda y charlar con sus mayores  o conocer a refugiados tibetanos y compartir mesa con ellos en el mismo comedor en el que ellos almuerzan. La opción más económica es la que se centra en el Himalaya (desde 1.095 euros), y resulta igual de beneficiosa para el viajero y su entorno. Este podrá conocer de primera mano el programa Sasane, que apoya a mujeres nepalíes que eran víctimas de la trata de blancas entrenándolas como asistentes de abogados para que luchen contra esta lacra. O dormir y tomar el té en la casa de huéspedes de un monasterio budista.

 

Imagen  de Intrepid Travel en el Everest.
Imagen de Intrepid Travel en el Everest.

 

Intrepid Travel es otra agencia especializada en turismo con conciencia y precios razonables. Dentro del territorio nepalí ofrece multitud de viajes, como el Everest Base Camp (desde 1.046 euros), que nos permitirá hacer trekking hasta alcanzar el campamento base en la montaña más alta del mundo junto a sus experimentados sherpas y descubrir la fascinante Katmandú. Si lo nuestro no es el deporte, podemos explorar sus maravillas ocultas, como Bhaktapur, el bazar de Nuwakot o surcar el río Trisuli (desde 955 euros). Merece la pena echar un ojo a las numerosas opciones. Y costará decantarse por una.

En nuestro país también son muchas las entidades y agencias que abogan por los viajes solidarios a Nepal. Es muy interesante el que están organizando en la ONG Círculo de Cooperación, que apuesta por los proyectos educativos como motor de cambio en Nepal. Por 850 euros se podrá hacer un gran viaje de dos semanas a este país que incluye visitas a los monumentos budistas e hinduistas más importantes, a las montañas del Himalaya y sus pueblos medievales. Además, se conocerán de primera mano los proyectos en los que colabora a la par que se podrá conocer a sus voluntarios permanentes. Ellos sumergirán al viajero en los problemas que azotan a un país que no solo se enfrenta a las consecuencias de los terremotos, sino que también lucha por la estabilidad política en su jovencísima república.

 

Granja ecológica, de Tumaini.
Granja ecológica, de Tumaini.

 

Tumaini es otra conocida plataforma que une a los viajeros con inquietudes a los proyectos pequeños que,  por todo el mundo, requieren de voluntarios para sacar adelante sus proyectos. Nos llama mucho la atención el viaje para trabajar y conocer el funcionamiento de una granja orgánica a tan sólo unos kilómetros de Pokhara, con unas deliciosas vistas al lago Begnas y a la cordillera de los Annapurna. Como mínimo, se debe estar una semana en este proyecto que aboga por la permacultura, la educación y la sanidad como motores del desarrollo de la comunidad.

¿En serio tienes ganas de irte a la playa este año?