Viajar en busca del silencio, el nuevo lujo

Florence Nightingale, considerada precursora de la enfermería moderna afirmó en 1853 que “el ruido innecesario es la falta de atención más cruel que se le puede infligir a una persona”. Casi dos siglos más tarde, la ciencia ha confirmado que el cerebro humano requiere del silencio. Acostumbrados a convivir con diversos ruidos: coches, música, personas, obras, etc. en pocas ocasiones se consigue alcanzar el lujo del silencio que consigue mantener a raya el estrés y resulta vital para poder escucharse a uno mismo.

 

Cada vez son más las opciones de paz y tranquilidad en un mundo de continuo movimiento
Cada vez son más las opciones de paz y tranquilidad en un mundo de continuo movimiento

 

Y ante su importancia, cada vez son más las opciones que se encuentran para poder sucumbir al poder de la tranquilidad. Países, hoteles y transportes se unen a la tendencia de desconectar para encontrarse. 

Antes de llegar

Si se decide por emprender un viaje de largo recorrido en avión en numerosas ocasiones se encontrará con largas colas en el aeropuerto, pasajeros corriendo, personas perdidas y, sobre todo, mucho ruido que estresa y no hace que se empiecen las vacaciones con buen pie.

Por lo general, las business lounges de los aeropuertos están acomodadas de tal manera para que sean más cómodas y menos bulliciosas que fuera de las mismas. Hay diversas y en todos los aeropuertos (ya le enseñamos las mejores entre las mejores en un artículo reciente), pero en esta ocasión y para encontrar la paz, les recomendamos el Eventyr Lounge del aeropuerto de Copenhague. Un espacio de 750 m2 que ofrece una vista panorámica de 180 grados a las pistas y aviones y con un diseño a base de colores neutros, pensados para relajar y para que el viajero se distienda hasta la hora de salida de su vuelo.

Business lounges relajantes
El interiorismo del Eventyr Lounge está realizado por diseñadores daneses de renombre como Erik Jørgensen

Durante el viaje

En coche, en tren o en avión, el ruido acompaña siempre al viajero siendo en ocasiones molesto para aquel que trate de desconectar. Aprovechar los trayectos para aislarse y sumergirse en los pensamientos más arraigados es una posibilidad que realizan cada vez más viajeros. Para poder realizar dicha acción es importante tener a nuestro alrededor una atmósfera si no de calma, al menos de silencio y dado que no se presenta con facilidad BOSE presenta unos auriculares con cancelación de ruido. Diseñados para bloquear distracciones consiguen reducir el ruido de nuestro alrededor midiendo, comparando y reaccionando constantemente a los sonidos. Son inalámbricos y te permiten ajustar lo que quieres y no quieres escuchar.

A dónde viajar para encontrar el silencio

Hay algunos destinos interesantes a los que dirigir nuestra mirada si buscamos la paz interior. Ya hablamos con anterioridad acerca del Camino de Shikoku. Recorrer la ruta de los 88 templos budistas rodeando esta pequeña isla del archipiélago japonés, se ha convertido en un atractivo para todos aquellos que buscan alejarse de las grandes conglomeraciones y las colosales ciudades. Ataviados con los detalles simbólicos y siguiendo los ritos tradicionales, emprender el camino de Shikoku es sinónimo de embarcarse en un viaje espiritual, que permite alejarse de las tecnologías y vivir de cerca experiencias inigualables.

Para encontrarse a uno mismo y disfrutar del silencio no hay que salir de España

Si no quiere irse tan lejos para poder encontrarse a uno mismo y poder meditar, en España ya es más que conocido el camino de Santiago. Acogiendo a turistas de todo el mundo, cada año aumentan las personas que llevan a cabo las diversas etapas que propone el conocido camino hermanado con el Camino de Shikoku para poner en juego su racionalidad, pero también sus miedos y pasiones. Realizarlo acompañado es una opción, aunque son muchos los que lo hacen solos para poder descubrirse a sí mismos en el silencio del trayecto y hallar a los demás en el mismo.

Lo cierto es que en cualquier destino, incluso en los más turísticos, se pueden encontrar pequeños oasis donde poder aislarnos del mundo. Por ejemplo, en la Costa Amalfitana de Italia.

La Costa Amalfitana, parada clave para desconectar de las grandes ciudades

Fuera de la temporada de verano, que es cuando acuden más turistas, sobre todo norteamericanos, la Costa Amalfitana es un lugar ideal para tomarnos un tiempo de descanso y para disfrutar de lo que los italianos llaman ‘il dolce far niente’ (lo dulce de no hacer nada). Ya sea por sus relajantes playas, sus pueblos con encanto o sus paisajes que enamoran, son una parada clave para encontrar la paz y la tranquilidad rodeados de casas de colores, atardeceres de postal y, por supuesto, lo mejor de la gastronomía italiana.

Positano es uno de los pueblos de la costa italiana desde la que contemplar una puesta de sol que emana paz y tranquilidad
Positano es uno de los pueblos de la costa italiana desde la que contemplar una puesta de sol que emana paz y tranquilidad

 

Positano, Sorrento, Praiano, Furore, Conca dei Marini, Amalfi o Ravello son algunos de los enclaves con los que se halla el viajero atravesando esta costa, en la que podrá gozar de las mejores experiencias de ‘no hacer nada’, disfrutando de todo.

Dónde hospedarse

Fundamental para poder encontrarse a uno mismo es saber desconectar. Cada vez más alojamientos ofrecen una desconexión total para el cliente alejándolo de los teléfonos móviles y los ruidos, ofreciendo experiencias únicas en busca de calma y sosiego.

En Japón, fuera de los alojamientos de estilo occidental encontramos otros que se acercan más a la vida tradicional nipona. Cada vez son más los turistas que buscan hospedarse en los conocidos ‘rykotan’. Habitaciones ofrecidas sin tabiques y suelo de tatami fabricado con paja de arroz. El mobiliario es sencillo y suele constar solamente de una mesa baja. Aunque algunos cuentan con camas occidentales en la mayoría de los ‘rykotan’, los huéspedes suelen dormir sobre un ‘futon’, que es desenroscado antes del anochecer.

Hospedarse en Japón conlleva adentrarse en la tradición, lo que supone silencio y respeto

En este tipo de alojamientos, siendo tradicionales, se deben respetar algunas normas de protocolo que permiten al viajero adentrarse en la cultura japonesa y vivir de primera mano la experiencia de la paz y la tranquilidad nipona. Quitarse los zapatos para andar por los pasillos, ducharse antes de entrar a la bañera o caminar sobre el tatami descalzo o con zapatillas son algunas de las medidas que hay que tener en consideración al alojarse en un ‘rykotan’.

Sin salir de Japón, y para adentrarse en el plano de la meditación y desconexión, aumenta la demanda de turistas que buscan alojamiento en los templos de monjes budistas. En algunos se autoriza la presencia de invitados y son los alojamientos más originales que se pueden encontrar en Japón, son los llamados ‘shukubo’. Estar presente en la meditación Zazen o en las oraciones matinales, realizar actividades como el ‘Shakyo’ o copiar manuscritos de sutras con tinta y pincel, son solamente algunas de las propuestas para olvidarnos del estrés cotidiano viviendo una experiencia inigualable.

En Assignan (Francia) existe un pueblo encantador donde los hoteles todavía se resisten a conectarse a Internet

Más cerca de España, nos encontramos con Assignan, una aldea en la región de Languedoc, Francia, donde este concepto de turismo ha empezado a sonar con fuerza. Ideal para desconectar del estrés cotidiano de las grandes ciudades, este pueblo acogedor y tranquilo ofrece a los clientes un lujo difícil de encontrar ya en Europa: hoteles que todavía se resisten a conectarse a Internet y a ofrecer televisiones. Dejar de lado las tecnologías para deleitarse de piscinas con vistas a los viñedos, de los mejores vinos cosechados en las ocho bodegas de la zona o disfrutar de los manjares de la región en los diversos restaurantes son la mejor baza de Assignan. Aquí la tranquilidad sólo queda interrumpida por el trinar de los pájaros.

 

El silencio, el nuevo destino
Assignan se ha convertido en un remanso de paz en el sur de Francia

 

¿Las consecuencias de tanto silencio, paz y tranquilidad? Volver a casa con ‘las pilas cargadas’, llenos de sentimientos positivos y dando sentido a la información que tenemos más arraigada en nuestro interior. Sabemos que es complicado desprenderse de los aparatos tecnológicos, y alejarse del bullicio, pero con estos pequeños lujos en los tiempos que corren los beneficios de la relajación se verán plasmados a largo plazo.