Un nuevo diseño acaba con el indeseable asiento intermedio de los aviones

La oficina estatal de aeronáutica de Estados Unidos (FAA) ha aprobado un asiento de clase Turista que le da más espacio y comodidad a ese espacio que nadie quiere entre el pasillo y la ventanilla. Es inevitable, a alguien le tocará sentarse ahí y no hay soluciones mágicas para acabar en un vuelo con el asiento del medio en clase económica. Pero una empresa espera hacer la carga algo más soportable con un nuevo diseño que promete un poco más de espacio para los que están atascados en el centro.

Una disposición escalonada y un asiento algo más ancho.
Una disposición escalonada y un asiento algo más ancho.

21 de agosto de 2019,

Se trata de Molon Labe Seating, una pequeña empresa americana con sede en Colorado, que ha dedicado cinco años experimentando hasta llegar al resultado final. Ha creado un modelo de asiento intermedio que se llama S1 y que añade algo más de ancho al asiento central. También se encuentra ligeramente más abajo y más atrás. El estar a distinta altura consigue que los pasajeros no se golpeen con los codos y para los que tienen un exceso de peso no colisionen con los compañeros. La diferencia con los asientos normales de los aviones es pequeña, unos siete centímetros en cada fila de tres asientos.

El diseño del S1 ya puede ser una realidad pues para empezar la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos lo ha certificado el mes pasado para su uso en aeronaves comerciales. Y ya hay una aerolínea que ha firmado para emplearlos desde el año que viene, aunque no se ha revelado su nombre.

Los asientos están diseñados para viajes de corta distancia -vuelos de hasta cuatro horas- en clase Turista debido a la menor cantidad de acolchado (menos de lo que tienen los asientos para vuelos de larga distancia). Los nuevos asientos no son más caros que los existentes y son más ligeros que los de la competencia.

La empresa avisa que sólo pueden ofrecer más espacio lateral, en cuanto al espacio para las piernas son las aerolíneas las que dictan estas medidas.

Por otro lado, la empresa está trabajando ya en los asientos S2 y S3, pensados para vuelos de largo recorrido en los que además de estar más mullidos, incluyen más equipamiento como puertos USB y portatabletas.

Será para abril o mayo de 2020 cuando los primeros cincuenta aviones con esta nueva configuración de asientos S1 estén volando, según ha anunciado la empresa. Una nueva configuración a la que ha llamado un “cambio absoluto de juego” para la experiencia de los asientos intermedios.