Tomar el té: un paseo por Europa

La ceremonia del té de las cinco es típicamente británica, pero la fiebre por el consumo de la camelia sinensis recorre Europa por sus excelentes propiedades (sobre todo si es verde) y por su sabor. Ahora que empieza el frío, nada mejor que un buen té para reconfortar cuerpo y espíritu, entrar en calor y, por qué no, darle un poco de valor calórico acompañándolo de una buena merienda. Hoy le proponemos algunos enclaves para tomar el té en Europa. Venga con nosotros en esta estimulante búsqueda del placer infusionado.

 

Queremos té. Y lo queremos ya...
Queremos té. Y lo queremos ya…

 

Tomar el té en Madrid

 

El coqueto local del Salón de Té Vailima. Imagen de su web.
El coqueto local del Salón de Té Vailima. Imagen de su web.

 

Living in London: Esta coqueta cafetería, con tienda anexa incluida, nos transporta inmediatamente a un bonito tea room londinense. Todo se mima al detalle: la vajilla, los manteles, el ambiente…  Hay una decente carta de tés e infusiones, varios tipos de pasteles (imprescindibles sus scones), bizcochos, sándwiches y otras delicias. Además, ofrecen menús de “tea time” para compartir en pareja o en grupo. Y que sepa que parte de los beneficios del salón de té se destinan a una ONG que trabaja en Tanzania en un hospital y un colegio para niños. Al terminar no deje de ir a la tienda: es cara, pero ahora que se aproxima la Navidad le será casi imposible resistirse a alguno de sus preciosos adornos. Si lo piensa, Londres es carísimo también.

Salón de Té Vailima: Coquetísimo espacio en la calle Salustiano Olózaga de aires franceses que le invitará a volver una y otra vez. Disponen de más de 150 variedades de té e infusiones selectas que puede saborear en el local y también llevarse a casa. Sirven bollería que preparan ellos mismos en su obrador, bagels, finger sadwiches con pan tramezzino de Italia, tartas y postres (que también puedes comprar allí)… Los fines de semana sirven un rico brunch con huevos ecológicos, y durante toda la semana desayunos selectos, meriendas y un plato del día.

Bomec: Aires orientales y sensuales para los bebedores de té que frecuenten Malasaña. Bomex es una tienda donde venden todo tipo de infusiones y los instrumentos para los que amamos esta infusión. Pero también es una espectacular sala de té con camas balinesas y una decoración realmente impresionante.

Tomar el té en Barcelona

 

Čaj Chai Teahouse: un lugar para los sibaritas en Barcelona. Imagen de su web.
Čaj Chai Teahouse: un lugar para los sibaritas en Barcelona. Imagen de su web.

 

Čaj Chai Teahouse: Se pronuncia Chai Chai y emula los salones de té de Praga. Venden tés e infusiones de todo el mundo de primera calidad y además organizan numerosos talleres, cursos y catas en torno a este sensual mundo desde 2004. Incluso organizan la ceremonia del té para grupos pequeños. Es un lugar ideal para los auténticos sibaritas de esta bebida, ya que controlan todos los detalles: desde la procedencia y el terroir de las hojas hasta el agua, que depuran usando el proceso de ósmosis inversa. No olvide acompañar su té de pastelitos tradicionales japoneses, árabes o indios.

La Tetería: Yuan Jing Jing y Ambrós Genís son los propietarios de la tienda Tetere y también de este local de la calle Zaragoza dedicado al mundo del té oriental. Solo ofrecen los mejores y más puros tés de China y Japón, que importan directamente y que preparan con meticulosidad y respeto a la tradición. De hecho, ofrecen la posibilidad de servirlo siguiendo la ceremonia china del té (gongfu cha). Dos detalles muy importantes que revelan lo puristas que son: no sirven azúcar con el té ni hay wifi.

 

Tomar el té en París

 

Uno de los finos salones de Ladurée. Imagen de su página de Facebook.
Uno de los finos salones de Ladurée. Imagen de su página de Facebook.

 

Shangri-La: Es uno de los restaurantes del conocido hotel parisino Shangri-La, y ofrece a sus huéspedes y a cualquiera que lo desee un original menú de té totalmente vegano y muy elegante. Por 45 euros por persona (80 euros si va en pareja) preparado por su maestro pastelero Michaël Bartocetti. Incluye diez pastelillos selectos y sabrosos minisándwiches. Los tés e infusiones son de Dilmah, una de las casa de té más presstigiosas del mundo. También puede acompañar esta merienda tan refinada y vegetal con una copa de champán. Vegetal pero algo más animado, sin duda…

Mariage Frères: Disponen de diferentes “salons de thé” muy refinados, que están entre los más conocidos de la capital. Es asombrosa la variada (y muy cuidada) selección de tés que ponen a disposición de su exigente clientela: tés negros de diferentes procedencias, verdes, ahumados, rojos, blancos, perfumados… Tan elitistas que pueden superar los 88 euros… ¡Los cien gramos! También se pueden acompañar de una selección de chocolates y pastelillos. Asimismo, organizan catas, talleres e incluso clases personalizadas para apreciar el té en todas sus dimensiones.

Ladurée – Champs Elysées: Ladurée es toda una institución parisina, con 145 años de historia. Su origen se remonta a 1862, cuando el molinero Louis Ernest Ladurée abrió una panadería en el número 16 de la rue Royale. Años más tarde se incendió y se optó por convertir el espacio en una confitería, que fue decorada por todo lo alto por el artista Jules Cheret. Hoy son célebres por sus macarons, que, al igual que las más elegantes firmas de moda, cambian en sofisticadas colecciones. Disfrutar de algunos de esos golosos bocaditos en su salón de los Campos Elíseos, abierto en 1997, es algo que todos merecemos.

Tomar el té en Londres

 

Sanderson homenajea con su té a Alicia en el País de las Maravillas. Imagen de su web.
Sanderson homenajea con su té a Alicia en el País de las Maravillas. Imagen de su web.

 

Fortnum & Mason: Sin duda, es la dirección más famosa para disfrutar del tradicional té de las cinco inglés. Desde 1707, esta emblemática tienda de delicatesen (con cinco plantas llenas hasta los topes de los confites más tentadores que imagine) alberga también una célebre tea room que un turista no puede dejar de frecuentar, al menos, una vez. Se sirve en su elegante salón Diamond Jubilee, inaugurado por la mismísima reina. Lo mejor es decantarse por el menú cerrado (44 libras por persona si lo acompañamos del té de la casa; 18 libras si preferimos un té más sibarita), que incluye pequeños sándwiches, los clásicos scones y pastelitos. En Fortnum & Mason podemos incluso brindar con un champán delicadísimo con una etiqueta impresa con el mensaje que deseemos.

Claridge’s: Elegido como el mejor Afternoon Tea tradicional de Londres de 2016 en los Afternoon Tea Awards 2016, la ceremonia y la pompa brillan en todo su esplendor en este hotel de cinco estrellas desde hace más de 150 años. La connoisseur Henrietta Lovell ha viajado a lo largo y ancho del mundo para seleccionar los más selectos tés, de pequeños productores. Por su parte, el acompañamiento gastronómico (con sándwiches, scones y dulces maravillosos) es obra del chef Martyn Nail. La cuidada decoración Art Decó del vestíbulo nos transporta a otra época, la de los años 30, más sofisticada que la nuestra. También más triste, pero eso es cosa de otro artículo.

Mandarin Oriental Hyde Park: Este soberbio hotel es perfecto para los amantes de la buena cocina y, por supuesto, ofrece un destacado y famoso té de las cinco en su privilegiada ubicación de Knightsbridge. Se sirve siempre en el Rosebery Lounge, aunque las obras de remodelación lo han trasladado temporalmente en otro espacio, The Loggia, con una preciosa luz natural y vistas al parque real. Su menú de té (53 libras) incluye soberbios tés (seleccionados con mimo por su experto), sándwiches, pasteles, scones y, extra mediante, una copa de champán. Con este espumoso preparan también famosos cócteles.

Sanderson: Este té de las cinco lo disfrutarán los peques en general y las personas imaginativas en particular. En Sanderson celebran los 150 años de Alicia en el País de las Maravillas con un ritual que homenajea la emblemática y loca merienda del sombrerero loco. No falta detalle: la vajilla (que se puede comprar) está decorada con motivos de reyes y reinas de los naipes, hay libros antiguos, guiños constantes a la obra en sus tartas y pasteles… y por supuesto, ofrecen y comercializan cinco tés inspirados en los personajes de la obra de lo más inspiradores. El “Alicia”, por ejemplo, está hecho con té negro chino, notas de grosella negra, vainilla, caramelo, cítricos, bergamota, flores de aciano y de malva.

Tomar el té en Praga

 

El salón de té Bílý Jeřáb en Praga. Imagen de su web.
El salón de té Bílý Jeřáb en Praga. Imagen de su web.

 

Dobrá čajovna de la Plaza Wenceslao: Aires étnicos y hippie-chic son los que presiden la decoración de esta moderna tetería, de espíritu global. Ofrecen tés e infusiones de varias partes del mundo, a la par que los comercializan, a precios justos para sus productores. Si el tiempo acompaña, no dude en disfrutar de su bebida en el jardín de bambú.

Bílý Jeřáb: Ambiente sobrio y algo zen para un salón de té con tienda que ofrece tés de pequeños productores, familias y jardines muy especiales. Dueños y empleados son fanáticos del té, disciplina que estudian a fondo en cursos y viajes. También están especializados en cocina vegetariana y elaboran un rico menú diario con un té que marida perfectamente con la comida de esa jornada. No se pierda las propuestas dulces ni deje de apreciar el original y premiado diseño interior.

Tomar el té en Moscú

Casa Perlov: Es uno de los salones de té más antiguos de la capital rusa. Se edificó a finales del siglo XIX para agasajar con toda la pompa posible al ministro de exteriores chino, que visitó la capital para reforzar las relaciones con Rusia. Hoy sigue en pie con todo su esplendor (pese a tantos años de espartano comunismo). Se puede adquirir té y disfrutarlo en la zona de cafetería. Deléitese visitando el edificio y su decoración oriental.

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>