Tejas Verdes, un restaurante (rural y urbano) en todo lo alto

El restaurante Tejas Verdes es un testigo imprescindible del pasado. Nadie diría que en el corazón urbano de San Sebastián de los Reyes de Madrid se haya salvado una parcela de 1 hectárea de superficie que recuerda cómo era la localidad de hace más de medio siglo. Es el espacio que ocupa el restaurante Tejas Verdes, un establecimiento icónico y familiar que ha sobrevivido a expropiaciones, trazados urbanos, autovías, especulación inmobiliaria…. y que permanece intacto, como una isla, desde hace más de medio siglo.

 

Un establecimiento icónico y familiar que ha sobrevivido a expropiaciones, trazados urbanos, autovías, especulación inmobiliaria…
Un establecimiento icónico y familiar que ha sobrevivido a expropiaciones, trazados urbanos, autovías, especulación inmobiliaria…

 

Como estuvo el día en que la familia Mayoral San Sebastián, oriunda del País Vasco, decidió instalar en una parcela de 3 hectáreas un pequeño restaurante que hoy sobrevive gracias al empeño de sus herederos, Álvaro y Millán, la tercera generación de una familia que comparte su “casa” con todo aquel que llega deseoso de disfrutar de la buena mesa.

Un jardín espectacular

Y en verano… de su espectacular jardín, al que ponen música los numerosos pajarillos que se acercan a disfrutar de los árboles casi centenarios que pueblan una parcela singular, casi imposible de imaginar, en un territorio, el norte de Madrid, en el que se cotiza por miles de euros el metro cuadrado y en el que ya no queda una sola parcela de terreno sin ocupar.

Ahora, con la llegada del verano, las chimeneas del edificio principal y la sala donde hasta ahora se servían platos de cuchara y guisos contundentes descansan y ceden su protagonismo al jardín y la terraza de Tejas Verdes, en la que son habituales los gazpachos, los salmorejos y las ensaladas.

Es un territorio para disfrutar la “naturaleza urbana” y, encima, comiendo muy bien.

Tejas Verdes, rural y urbano
Fue en la primavera de 1964 cuando la familia Mayoral San Sebastián decidió construir un elegante caserón castellano para acoger su restaurante.

Todo un lujo “gastro”

Todo un lujo que va acompañado de una carta de raíces vascas, como lo son sus fundadores, en la que sobresalen las ensaladas de tomate y ventresca, los mejillones tigre elaborados en la casa, la tempura de verduras con rabas o los espárragos, elaborados de mil y una maneras.

Entre los platos principales, siguen vigentes sus emblemáticos asados, pero recuperan fuerza también sus magníficos pescados recibidos de las mejores lonjas. Su lubina a la sal, el tataki de atún rojo con germinados, el cogote de merluza a la bilbaína o su mítico steak tartare elaborado ante el comensal son el complemento perfecto a un plan que puede ser familiar, romántico o en grupo de amigos.

 

No faltan piezas de buenas carnes asadas a la parrilla.
No faltan piezas de buenas carnes asadas a la parrilla.

Una larga historia

Hace más de medio siglo que comenzó la larga andadura del Restaurante Tejas Verdes en San Sebastián de los Reyes. Fue en la primavera de 1964 cuando la familia Mayoral San Sebastián decidió construir un elegante caserón castellano para acoger un restaurante de tamaño medio. ¿Por qué se llama Tejas Verdes? Nos lo desvelan sus actuales propietarios, Álvaro y Millán. Al parecer, fue durante la construcción del restaurante cuando se fraguó el nombre del local, porque las tejas acumuladas durante las obras se volvieron de color verde por el musgo acumulado después de una intensa temporada de lluvias. En la actualidad, es fácil encontrar a Álvaro y Millán, la tercera generación de la familia, a cualquier hora del día, al frente de este negocio. Y con la misma pasión y profesionalidad que tuvieron, antes que ellos, sus padres y abuelos.

Con la llegada del verano, las chimeneas del edificio principal y la sala ceden su protagonismo al jardín y la terraza.
Con la llegada del verano, las chimeneas del edificio principal y la sala ceden su protagonismo al jardín y la terraza.

El tiempo, como detenido

Entrar en Tejas Verdes, dicen sus actuales propietarios, es acceder a un espacio de tranquilidad, paz y sosiego. Aquí el tiempo parece haberse detenido y a ello se añade un ambiente familiar, un servicio esmerado y una cocina espléndida. Es también un espacio ideal para acudir con niños porque, después del almuerzo o cena, los pequeños pueden corretear y jugar sin problemas en el entorno de la terraza del restaurante, mientras los adultos disfrutan, sin medida, de una buena sobremesa. En  resumen, hay que apuntar la dirección: Paseo de Europa, número 9, de San Sebastián de los Reyes. Tejas Verdes, a menos de 20 kilómetros de Madrid, es, desde hace tiempo, una referencia en la zona norte de Madrid. Una dirección imposible de olvidar. Atención: también dispone de aparcamiento privado y gratuito.

Más información: http://www.tejasverdes.com/

ACERCA DE Pilar Ortega

Pilar Ortega
Nací en Madrid un 8 de marzo y prácticamente desde entonces tengo un libro entre las manos. Me licencié en Periodismo y mi trayectoria profesional se ha desarrollado casi siempre en las secciones de Cultura de periódicos nacionales: “El Mundo”, “La Razón” y “Ya”. Ahora colaboro como “freelance" con diversas publicaciones y también he puesto en marcha un proyecto que enlaza los viajes con la literatura. Soy autora de varias guías publicadas por la editorial Anaya Touring con las que me sumergí en países tan interesantes como Ecuador, Bolivia o Costa Rica. www.viajesynombres.com es mi aventura más personal.