Tamarises Izarra: aires nuevos para un restaurante centenario

El restaurante Tamarises se había hecho centenario sin defraudar nunca, durante ese tiempo, a la clientela de alto estanding de Vizcaya, acostumbrada a encontrar alta cocina en sus dependencias. Sin embargo, tantos años al pie del cañón obligaban a aportar lozanía y frescura a este complejo, todo un emblema del País Vasco. Y, desde hace seis años, este gran reto se halla a cargo del chef ejecutivo Javier Izarra. Con él, el nuevo Tamarises Izarra ha rejuvenecido, y mucho, porque, a sus clientes habituales, se han sumado otros nuevos, más jóvenes, que buscan en sus dependencias ese toque creativo, innovador y experimental que aporta este cocinero vasco, curtido durante dos décadas, junto a Fernando Canales, en los fogones de Etxanobe (Palacio Euskalduna) y Akebaso.

 

“Lo que buscamos es el sabor de toda la vida y respetar la buena cocina tradicional”, dice Javier Izarra.
“Lo que buscamos es el sabor de toda la vida y respetar la buena cocina tradicional”, dice Javier Izarra.

 

Situado en Getxo, en primera línea de la playa de Ereaga, muy cerca de Algorta y con vistas a Santurce, el Tamarises era toda una institución en el País Vasco. De toda la vida. Por eso, daba tanto miedo meter mano en su cocina. Así lo confiesa Javier Izarra, alma del nuevo Tamarises, satisfecho ya de haber puesto su firma a tan difícil reto: “El listón era muy alto, porque el viejo restaurante era una referencia en toda la costa vizcaína. La clientela era muy selecta y muy exigente, así que se necesitaba mucha valentía para actualizar su concepto gastronómico sin que nadie se sintiera ofendido”.

Mejorar, no ir hacia atrás

¿Y con qué medios lo han conseguido? “Con mucha ilusión, con mucho trabajo y con mucho tesón. Al final, si la gente descubre que hay esfuerzo y ganas, te da una oportunidad y te admite. Así que el cliente de toda la vida fue probando, descubriendo y viendo que nuestra intención era mejorar y no ir para atrás. Así que hoy estamos encantados. Y orgullosos de que la clientela nueva, más joven, acceda al restaurante. Porque antes era impensable”.

La propuesta gastronómica de Javier Izarra se basa en la cocina de producto, de mercado y sobre todo de sabor. “Lo que busca todo el equipo de Tamarises Izarra es el sabor de toda la vida y respetar la buena cocina tradicional. Ése es el secreto. Porque todos tenemos grabados a fuego esos recuerdos de los guisos de la abuela y de la madre. Intentamos recuperar el sabor de siempre”.

El restaurante está situado en Getxo, en primera línea de la playa de Ereaga.
El restaurante está situado en Getxo, en primera línea de la playa de Ereaga.

 

Y es que Javier Izarra es un enamorado del producto local y de mercado. Por eso se vuelve loco, cuando llega la temporada, con los perretxicos, los espárragos o los pimientos. Pero lo que no falta nunca en su cocina es el buen pescado fresco, ya que es uno de los grandes protagonistas de la casa. No podía ser de otra manera en este enclave tan privilegiado del Cantábrico, con vistas a la desembocadura de la ría de Bilbao y al mar abierto. Así que lo mismo se puede degustar una ensalada de bogavante con patata, emulsión de corales y unas hojitas de lechuga, que un arroz con carabineros, una suprema de merluza o cordero con ensalada… Los productos de siempre, sabores ancestrales, pero con un lenguaje actual, más acorde con el tiempo en que vivimos. ¿Qué plato nos recomienda?, preguntamos al chef. “Todos”, dice. “Bueno, como estamos frente al mar, primamos mucho el pescado y el marisco. Tenemos varios apartados de merluza y bacalao. Esas dos especies tienen un lugar diferenciado en nuestra carta. Pero hay otros pescados frescos del día: besugo, lubina, etc.”.

Lo que no falta nunca en la cocina es el buen pescado fresco, ya que es uno de los grandes protagonistas de la casa.
Lo que no falta nunca en la cocina es el buen pescado fresco, ya que es uno de los grandes protagonistas de la casa.

La leyenda continúa

Con Javier Izarra la leyenda del Tamarises continúa. Después de una buena comida o una cena, siguen las tertulias de siempre, las confidencias a la luz de las velas, las celebraciones de amigos del verano, las bodas, los eventos familiares… En cualquiera de los espacios del complejo. Porque hoy los Tamarises tiene tres líneas de negocio diferentes: el Hotel Petit Palace, el bar terraza Tamarises y el restaurante Tamarises Izarra, con capacidad para 104 comensales.

Por último, hay que recordar que, además de su larga y variada carta, el restaurante dispone de distintos tipos de menú que se adaptan a las diferentes necesidades de los comensales. Existe un menú degustación -50 euros- , un menú vegetariano -50 euros-, un Menú del Chef Izarra -60 euros-, el Menú Conozca Tamarises Izarra -55 euros- y menús especiales para eventos y celebraciones concretos.  Hay sabores y elaboraciones para todos los gustos. Y Javier Izarra puntualiza que aquí todo sabe mejor, porque se degusta frente al mar. Este bellísimo mar de la costa vizcaína. Y eso, claro, suma.

Fotos: Restaurante Tamarises Izarra
Más información: www.tamarisesizarra.com

 

ACERCA DE Patricia Palomar