Seis de los castillos más bonitos de Irlanda

Sus más de 3.000 hacen de Irlanda el país por excelencia de los castillos. Y en verdad las impresionantes vistas que les acompañan, sus imponentes fortificaciones y sus misteriosas fortalezas los convierten en uno de los grandes reclamos turísticos del país. Lugares cargados de leyenda y tradición y custodiados por la campiña verde o bien por la brisa costera son verdaderas tentaciones que hay que conocer. Para que no se pierda entre tanto patrimonio, Turismo de Irlanda ha preparado esta recopilación con seis de los castillos con más encanto y bonitos que visitar.

 

Castillos y lujosas mansiones del siglo XIX en Irlanda, con mucho misterio y romances
Los castillos en Irlanda ofrecen entre otras cosas, misterio, drama y romances de novela.

 

Castillo de Dunluce. Al extremo de la costa de Antrim nos encontramos con este enclave cargado de misterio. Según cuenta la leyenda, la cocina del castillo se derrumbó en una noche de tormenta en el año 1639. Con unas vistas increíbles, cumple con el prototipo perfecto de fortificación medieval con sus historias cargadas de rebeliones y desastres, más ese toque místico con sus sirenas y “banshees” (espíritus femeninos que presagian la muerte).

Castillo de Dunluce, Condado de Antrim.
Castillo de Dunluce, Condado de Antrim.

 

Castillo de Blarney. Esta fortaleza del condado de Cork, levantada sobre estructuras de madera del siglo X, guarda una atracción cuanto menos curiosa. Bese la piedra de Blarney y adquirirá el don de la elocuencia, o poder de la palabra. Esta hipótesis la convierte en anhelo de todo tipo de personalidades, ya sean políticos, maestros de la literatura o estrellas del cine mundial. Por supuesto, déjase asombrar por su entorno rodeado de profundidades boscosas, extrañas formaciones de rocas o por el flujo lento de su río.

Castillo de Blarney, Condado de Cork
Blarney en el condado de Cork.

Castillo de Trim. Si le apasiona el mundo del cine, debe saber que éste fue el lugar elegido por Mel Gibson para rodar Braveheart. Desde entonces se ha convertido en un interesante reclamo tanto para cinéfilos como para curiosos. Se trata de una impresionante fortificación anglosajona del siglo XII que sobresale por su enorme torreón, una torre de 20 caras protegida por un foso y una muralla. Un lugar sin duda fascinante que se erige sobre el pasto verde del condado de Meath y las aguas del río Boyne. No nos extraña que fuera la elegida.

Castillo de Trim en el condado de Meath.
Castillo de Trim en el condado de Meath.

 

Castillo de Glenveagh. Este es un sitio mágico y cargado de romanticismo en el condado de Donegal, a los  pies del Parque Nacional de Glenveagh, una de las áreas más bellas del noroeste de Irlanda. Levantada en 1873, esta edificación de granito rodeada de paisajes pintorescos esconde muchas historias desde que se asentara su primer dueño, el rico terrateniente del condado de Laois, John George Adair. No es de extrañar que, por ejemplo, personalidades de antaño como Greta Garbo y Marilyn Monroe pudieran haberse alojado aquí.

Castillo de Glenveagh, Condado Donegal
Castillo de Glenveagh, Condado Donegal.

 

Castillo de Coole. Una fortaleza en el condado de Fermanagh construida en el siglo XVIII como mansión campestre de los condes de Belmore, todo ello en una enorme extensión ajardinada a las afueras de Enniskillen. Es un rincón que rebosa exclusividad, con su ostentoso interior de la época de la Regencia, un grandioso salón ovalado y un “dormitorio principal” decorado exclusivamente para una visita que el rey Jorge IV hizo a la finca en el siglo XIX.

Castillo de Coole, Condado de Fermanagh.
Castillo de Coole, Condado de Fermanagh.

Castillo del Rey Juan. Comenzamos la ruta adentrándonos en el corazón medieval de Limerick, donde nos encontramos con esta fortificación que desde hace 800 años es importante testigo del devenir de esta ciudad situada a orillas del majestuoso río Shannon. Considerado como uno de los castillos más intactos de toda Irlanda, desde aquí podrá observar una buena panorámica del río y conocer, gracias a sus exposiciones interiores, la historia del importante asedio de Limerick que tuvo lugar en 1690.

Castillo del Rey Juan en Limerick.
Castillo del Rey Juan en Limerick.