Por fin un restaurante donde sí hacerse “adicto” a la cocina saludable

Hablamos de Honest Greens, un grupo de restaurantes de comida sana de verdad y precios más que razonales que está arrasando en Madrid, y eso que no paran de crecer los restaurantes “saludables” por toda la ciudad. Con el chef Benjamin Bensoussan -formado en grandes cocinas como Mugaritz, El Celler de Can Roca y Le Cabrera- al mando de los fogones, ya son cuatro los establecimientos que tiene en la capital desde que abriera el primero en el Paseo de la Castellana hace algo más de año y medio. Y es que este es el tipo de sitio que gusta a todo el mundo, incluso a los que las verduras les parecen aburridas.

 

Ofrecen una cocina sabrosa y divertida, elaborada delante del comensal con un producto de proximidad.
Ofrecen una cocina sabrosa y divertida, elaborada delante del comensal con un producto de proximidad.

 

Su éxito se basa en una receta sencilla: cocina rápida, divertida y saludable, elaborada con un producto de proximidad de la mayor calidad, frescura y lo más natural posible, visualmente apetitosa y lo más importante… muy rica y sin que todo ello repercuta en la factura final.

Comer en Honest Greens raramente supera los 17 euros. Y eso que en la cocina dirige el cotarro un chef de alta cocina.

Una fórmula que en Estados Unidos ya lideran cocineros de la talla de Daniel Humm -el chef de Eleven Madison, el mejor restaurante del Norteamérica 2018 por The World’s 50 Best Restaurants-, en su otro restaurante neoyorquino, el Made Nice; o el español José Andrés con Beefsteak. Aquí en España detrás de este proyecto están el chef francés Benjamin Bensoussan, curtido en casas como Ladurée, Mugaritz, El Celler de Can Roca y Le Cabrera y el gran diseñador gastronómico del proyecto; el norteamericano Christopher Fuchs, uno de los fundadores de Club Kviar; y el danés Rasmus, creador de la aceleradora de restaurantes Urban Gourmet.

El 80% de sus frutas y verduras son nacionales -como la carne, que es de Miraflores de la Sierra-y nada ha madurado en cámara. Tienen un lema, “la fruta y la verdura no deberían viajar en avión”. Y los productos procesados y el azúcar refinado están totalmente vetados aquí -para endulzar utilizan miel ecológica-.

Plato de ternera y  ensalada de brócoli, de la huerta al plato.
Plato de ternera y ensalada de brócoli, de la huerta al plato.

 

Entre sus platos, hay pollo de granja marinado con chipotle, ternera madrileña cocinada con hierbas al carbón, falafel casero y tofu fresco, kale con salsa césar, o un arroz integral orgánico con brócoli y espelta; ensaladas como la de queso de cabra con boniatos, judía fina, pera, arándanos y nueces; y postres como el pudding de chía, un parfait de yogur con calabaza, granola y albahaca o un banana bread con nueces que hay que probar.

En fin, que estarán haciéndolo bien aquí cuando las colas para esperar mesa y para llevar son larguísimas (ojo, no reservan) y cuando son además uno de los restaurantes más solicitados en la app Glovo. Sin duda nos parece un sitio para tenerlo entre nuestros restaurantes de cabecera.

Más información en www.honestgreens.com