Omega celebra Río 2016 con tres relojes de lujo

Desde 1932, Omega se ha encargado de cronometrar, en 26 ocasiones, las pruebas de los Juegos Olímpicos. En los primeros juegos que se celebran en Sudamérica, la compañía suiza vuelve a ser Cronometradora Oficial (y ya van 27) y lo celebra por todo lo alto como mejor sabe: lanzando tres relojes de auténtico lujo y alma de atleta. Un Speedmaster Mark II, un Seamaster Bullhead y un Seamaster Diver 300M son el colofón de Omega para esta gran fiesta del deporte.

 

Tres relojes para los primeros Juegos Olímpicos de Sudamérica.
Tres relojes para los primeros Juegos Olímpicos de Sudamérica.
Un reloj inspirado en Copacabana

Ahondemos en la colección Olympic de Río 2016. El primero de los relojes, el Seamaster Diver 300M, es el mejor retrato del espíritu festivo y colorido de los cariocas. Deportivo, elegante y con un toque divertido, destaca su esfera negra, decorado con ondas inspiradas en las aceras de la mítica playa de Copacabana. Aparece coronada de un aro de bisel cerámico negro pulido que incluye una escala de inmersión rellena de Super-LumiNova blanco y números lacados en rojo, azul, amarillo y verde, colores de los aros olímpicos que aportan un toque extra de color, tan propio de esta vibrante ciudad.

El Seamaster Diver 300 M Río evoca las aceras de la playa de Copacabana.
El Seamaster Diver 300M evoca las aceras de la playa de Copacabana.

 

Por otro lado, y como es propio de un Seamaster Diver 300M, tiene una ventana de fecha situada a las 3, una válvula de escape de helio a las 10 y agujas horarias esqueleto facetadas y pulidas. Y más detalles: en el fondo de la caja de 41 mm, hecho de acero noble, luce el logotipo de Rio 2016 de los Juegos Olímpicos, además del número de Edición Limitada grabado (se han lanzado 3.016 ejemplares). Y es muy resistente: la esfera está  cubierta por cristal de zafiro, convexo, resistente al rayado y con un tratamiento antirreflejos en ambas caras que garantiza una legibilidad óptima. Es la fantasía de cualquier coleccionista, por un muy razonable precio de 4.100 euros.

Los aros saltan a su muñeca

El Seamaster Bullhead Río se inspira en los colores de los aros olímpicos, que sirven para dar tono a los pespuntes en amarillo, verde, rojo y negro de su ya icónica pulsera azul. Como representación de estos símbolos, el tema de colores continúa en el bisel giratorio interior, con el objetivo de expresar la unidad que los aros simbolizan.

El azul del Seamaster Bullhead Río contrasta con los pespuntes, del mismo color que los aros olímpicos.
El azul del Seamaster Bullhead Río contrasta con los pespuntes, del mismo color que los aros olímpicos.

 

De este modelo, dotado de un calibre OMEGA 3113, solo se han producido 316 ejemplares, que se pueden adquirir por unos 8.100 euros. Su esfera blanca, con escala azul de 60 minutos, aparece sobre un bisel giratorio interior. Tiene un totalizador de 30 minutos situado a las 12, un pequeño segundero, a las 6, y fecha, a las 3. El fondo de caja atornillado lleva estampado el logotipo de los Juegos Olímpicos Río 2016. El diámetro de la caja es de 43 mm y el cristal de la esfera es de zafiro, con la misma tecnología antirayado que el anterior modelo.

Las medallas de los ganadores

Por último, el Speedmaster Mark II es el modelo más elegante y sofisticado de esta pequeña colección de “specialities” de Omega. Imagen, sin duda, de la Río de Janeiro más urbanita y moderna, es una pieza cargada de simbolismo.

EL más elegante de la colección olímpica de Omega para estos juegos de Río.
El más elegante de la colección olímpica de Omega para estos juegos de Río.

 

Para representar las ambicionadas medallas de los campeones olímpicos, este cronógrafo está dotado de tres subesferas decoradas respectivamente con un aro en bronce, otro en oro amarillo de 18 quilates y otro en plata 925. Los tres están situados en una esfera negra mate, con contadores de 30 minutos y 12 horas además de un pequeño segundero, situados respectivamente a las 3, 6 y 9 horas. El conjunto, en total, transmite victoria, celebración y un lujo sobrio y muy elegante. Con una producción de solo 2.016 ejemplares, cada uno de estos relojes de acero puro cuesta 5.400 euros.

Además, su escala taquimétrica transparente en el cristal de zafiro está iluminada desde abajo por un aro naranja fluorescente relleno de Super-LumiNova. La caja, de 42,40 mm y acero noble, lleva un cómodo brazalete a juego. Este cronógrafode auténtico lujo incorpora un calibre a la altura de las circunstancias: el exclusivo OMEGA 3330 Co-Axial.

Desde luego, con estos relojes ver los Juegos Olímpicos de Río sí que es una inolvidable experiencia…

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>