Obras de arte parecen, joyas y bolsos son

Shanghái, Pekín, Hong Kong, Tokyo, Nueva York, Moscú, Londres, París y Milán son algunos de los puntos a lo largo del planeta donde los diseños de ANDRESGALLARDO levantan pasiones. Una firma española de joyería que empezó por lo más difícil, el mercado internacional, y después vino el español. Una peculiaridad que dice mucho del estilo y universo que uno percibe cuando se sitúa ante sus piezas. Una unión perfecta de sobriedad y sofisticación, de vanguardia y clasicismo materializada en exquisitos bolsos, jarrones y joyas. Todos trabajados con un mismo material, la porcelana. Hemos hablado con Andrés Gallardo y Marina Casal, el dúo de emprendedores que dan vida a estas creaciones, dos apasionados de su trabajo artesanal de joyería, para descubrir algo más de sus inquietudes y lo que hay detrás de diseños que se disputa una clientela muy diversa por todo el globo.

 

Los diseños, unos minimalistas, otros aparatosos. Pero todos, de un rotundo lenguaje visual. Foto: ANDRESGALLARDO
Los diseños, unos minimalistas, otros aparatosos. Pero todos, de un rotundo lenguaje visual. Foto: ANDRESGALLARDO

 

Camino por el castizo Barrio de las Letras de Madrid sin rumbo concreto, tal que espíritu flâneur dejándome sorprender por lo que encuentro a mi paso. De repente, los escaparates que aparecen a mi derecha me llaman la atención. Delante de mí cambia radicalmente el panorama de tiendas del barrio. Me encuentro ante unos diseños, un escaparatismo y una luz y ambiente que hacen que automáticamente mi mente piense encontrarse en el Haut Marais de París, en Williamsburg de Nueva York, Brera en Milán, e incluso podrían ser unos diseños de un escaparate en Omotesandō de Tokio. Son bolsos, joyas, jarrones y cajas. Y en todos, la porcelana es la pieza clave. La imagen desplegada casi más parece tratarse de esculturas en una galería de arte que complementos de moda y decoración. No puedo evitarlo, tengo que entrar en el local para alargar el tiempo viendo, gozando, este escenario de diseño y exquisitez con algo de locura o transgresión.

Tienda AndresGallardo
Los ventanales y su escaparatismo, delicado y bello, me invitan a dirigir la vista al interior. Foto: ANDRESGALLARDO

 

El local de por sí merece la visita. Las paredes de ladrillo visto y las vigas de madera mantienen la pátina antigua de lo que en su día fue. Aquí hubo una imprenta durante muchísimos años. “Fue el primero y el último que vimos, en cuanto lo visitamos por primera vez nos sentimos como en casa”, comentan Marina y Andrés. “Como ya era una maravilla, la intención era no “invadirlo” con decoración, sino utilizar pocos elementos pero contundentes”. La pieza principal es una vitrina de numismática restaurada. El resto de módulos son de diseño contemporáneo. En conjunto, la puesta en escena es sobria, limpia, bella y funcional… “Se respira cierta solemnidad en el ambiente contrastada con la fantasía de nuestras piezas”, destacan ellos dos.

Estética contemporánea con cierta factura clásica para un espacio blanco.
Estética contemporánea con cierta factura clásica para un espacio en blanco. Foto: ANDRESGALLARDO

 

El lugar donde me encuentro es ANDRESGALLARDO, una firma española de piezas de joyería contemporánea y bolsos de piel que está triunfando fuera de nuestras fronteras. De ella se han hecho eco revistas como Vogue EEUU, Italia, España y Japón; L’Officiel Francia; ELLE España y Alemania; y Glamour España, entre otras. Y sus colecciones se venden en concept stores de todo el mundo, especialmente en Hong Kong, Tokio, Pekín y Shanghái donde su concepto y estilo han despertado un interés más que relevante. Pero también en otros centros neurálgicos de la moda y el lujo como Nueva York, París, Londres, Milán y Moscú, e incluso en puntos tan peculiares como Kiev. Así, hasta completar los más de 30 puntos de venta donde la marca está disponible actualmente. Uno de ellos, por supuesto, es éste, su propio estudio-tienda situado en la calle Moratín 17 de Madrid.

Que tiendas como Paul Smith en Londres incluyan diseños ANDRESGALLARDO en sus establecimientos, dice mucho de Andrés y Marina como carta de presentación.

Andrés es la fuerza creativa de la firma. Y Marina se ocupa del desarrollo de la colección, la estructura y todo el proceso que viene después del primer impulso, su implicación también está en lo relativo al trabajo con los artesanos.

Algo más personal del creador y diseñador de la marca…

Sus diseñadores de moda de cabecera son Comme des Garçons, Rodarte, McQueen, Lemaire y Simone Rocha. En cerámica, admira la casa Sargadelos y “últimamente hemos descubierto a artistas como Aldo Londi”, comenta Gallardo. Se considera un apasionado de la música clásica aunque su canción favorita es Worried Shoes de Karen O. Para él su mayor lujo es “vivir de lo que creo”. Su rincón favorito en Madrid es El Jardín Botánico, “es muy típico ¡pero es la verdad!”, señala. Un capricho gastronómico, la tarta de chocolate con cerveza negra de la pastelería Motteau, en la cercana calle de San Pedro. Y un bar de tapas insustituible en esta ciudad, para él es La Elisa (Santa María 42). Su destino preferido es Roma, y “allí un lugar que nunca falla es la galería Borghese”, situada en los jardines de Villa Borghese es una de las pinacotecas esenciales de la ciudad. Por último, le preguntamos por su destino soñado, ese que algún día visitará, y su respuesta es Islandia.

La apuesta certera: la porcelana

Todo surgió en un mercadillo de Berlín. Allí Andrés Gallardo puso su mirada en unas figuras rotas de porcelana. Con ellas hizo una colección que triunfó entre sus amigos y gente relacionada con el mundo de la moda y el arte. Desde el primer momento se rindió ante este material. Tras aquella primera colección que terminó en flechazo, la porcelana se ha convertido en el leitmotiv alrededor del cual fue creciendo su firma, ANDRESGALLARDO. Eso fue en 2010, y ahora, casi una década después, todo sigue girando alrededor de este material.

La porcelana ofrece mil y una posibilidades creativas, con la elaboración manual y el cuidado del detalle como protagonistas absolutos.
La porcelana ofrece mil y una posibilidades creativas, con la elaboración manual y el cuidado del detalle como protagonistas absolutos en sus manos. Foto: ANDRESGALLARDO

 

Además de suave, que invita a la caricia, la porcelana es un material casi eterno. Por su resistencia, se cuece a más de 1600 grados. Y por no pertenecer a ninguna época, pasar ajeno a modas. El más noble de las cerámicas, en Aircrew Lifestyle nos gusta por su perfil paradójico: Es un material frío por su naturaleza pero al mismo tiempo resulta cálido a la vista, y pese a su resistencia permite trabajarlo en formas caprichosas; Además lo ves como un material de siempre pero admite un lenguaje moderno… Muy probablemente todo ello haya influido en que sea para Andrés su material fetiche.

En esos nueve años la marca fue evolucionando: Marina se unió al proyecto un año después; En 2012 la firma fue seleccionada por la feria internacional Première Classe de París como una de las mejores nuevas propuestas en joyería de moda; Andrés pasa de únicamente transformar fragmentos, a modo de collages, con los que dar vida a colgantes, pendientes, pulseras… a crear sus propias porcelanas que encarga a talleres de Portugal y Madrid; Introducen el mundo “bolsos” a partir de 2013 y este último año 2019 hacen una incursión en el mundo “objetos decorativos” con una primera colección de jarrones y cajas de cerámica. En estos años también se incorpora al equipo Juan Carlos, su maestro joyero.

Marina Casal y Andrés Gallardo. Emprendedores y autodidactas en joyería. Foto: José Luis Tabueña
Marina Casal y Andrés Gallardo. Emprendedores y autodidactas en joyería. Foto: José Luis Tabueña

 

Ha sido una trayectoria “muy sostenida y orgánica”, tal y como Andrés y Marina señalan. Aunque lo cierto es que los bolsos supusieron un valor importante a la firma. “Cuando los añadimos a la colección, captamos el interés de nuevos puntos de venta y clientes”, comenta Marina. Posicionar la marca en ciertas tiendas también les ha aportado mucho, “por ejemplo cuando empezamos a vender en Paul Smith en Londres”. Al igual que el apoyo de la prensa internacional con apariciones y reportajes en medios de mucho alcance. “Y la apertura de nuestra flagship store el año pasado ha supuesto un empuje tanto emocional como de imagen de marca y posicionamiento en el mercado. El último impulso en este sentido lo hemos recibido de los IED Awards 2018, los premios de diseño que otorga el Istituto Europeo di Design”. Se lo concedieron en la categoría Mejor Proyecto de Joyería Contemporánea, que se caracteriza por el aperturismo ante los materiales, por la experimentación y por la individualidad estética.

La tecla justa entre la intuición y el saber hacer

En su caso es Joyería Contemporánea en porcelana. De elaboración manual y en una solemne comunión entre la intuición y el saber hacer del oficio aprendido durante estos años. De hecho, ni Andrés ni Marina tenían formación específica en joyería, “lo que nos hizo trabajar de forma muy intuitiva, guiándonos por la creatividad más que por la técnica en un primer momento. Incluso ahora que hemos equilibrado estas dos partes -trabajamos con joyeros profesionales-, esa esencia autodidacta, intuitiva y creativa sigue presente y se ha convertido en una seña estética de la marca”, subrayan ambos. La receta de su éxito, incluso.

Libertad creativa y rigor artesano. Así trabajan en esta firma.

Engarzadas sobre metal o trabajadas sobre piel, todas las piezas comparten además el mimo, la paciencia, la precisión y delicadeza que emplean para realizar sus creaciones.

Y a nivel diseños, unos minimalistas, otros aparatosos e impactantes. Pero todos, de un rotundo lenguaje visual. Desde las flores, manos, serpientes, leones, huesos, conejos… -los ya clásicos de flora y fauna de la firma-, las figuras de sus piezas han ido evolucionando y el imaginario se ha ido enriqueciendo con el tiempo. Yendo a diseños más oníricos, como el amor o la magia -su última colección, de nombre Talisman, se fija en la superstición y los amuletos-. “Y últimamente también hacia la escultura, tanto clásica como contemporánea” – esto en concreto está muy presente en sus jarrones y cajas. También exploran ahora la geometría y líneas más orgánicas, “sobre todo en los metales de las piezas, algo que ha venido de la mano de nuestro maestro joyero”. El resultado de todo ello según Marina y Andrés es artesanal, subjetivo y atrayente.

 La pieza favorita de Andrés es la de los Grasshopper Earrings, unos pendientes presentes en las últimas colecciones que representan a dos saltamontes.
La pieza favorita de Andrés es la de los Grasshopper Earrings, unos pendientes presentes en las últimas colecciones que representan a dos saltamontes. Foto: ANDRESGALLARDO

 

En la última temporada de ANDRESGALLARDO estos dos emprendedores han dado otro paso adelante. Saltan del mundo de los complementos de moda para entrar en el de objetos decorativos. Han creado una colección de jarrones y cajas. De porcelana por supuesto. Y de una preciosista estética. Aquí representan conejos, cabezas de perro y un bello y enigmático rostro, en mi particular opinión, de evocación renacentista (La musa de Botticelli).

Sus bolsos-joya

Pero si hay algo de todo su catálogo que nos fascina en Aircrew Lifestyle, eso es la línea de bolsos. De piel con la incrustación de porcelana como gran protagonista. “Los bolsos surgieron cuando en una colección de joyas metimos algunas piezas que combinaban piel, el contraste de los dos materiales, frío / cálido y brillo / mate, nos atrajo mucho y quisimos explorarlo más en profundidad y de forma natural surgió la idea” explican.

Son diseños muy limpios, en su mayoría a base de líneas geométricas -redondeados, rectangulares- o en forma de bombonera y terminados con una pieza de porcelana contundente: ya sea una cabeza de león, de conejo o panteras. La combinación de colores también es definitiva, sobre tonos neutros, pastel algunos, otros más vívidos, pero siempre cálidos, el blanco puro de la porcelana resalta elegantemente. La piel utilizada es bovina de la mejor calidad, trabajada y curtida en Ubrique. En algunas de las piezas es vaquetilla natural, un tipo de piel de altísima calidad 100% natural sin ningún acabado químico.

El resultado: un bolso clásico pero actual. Atrevido pero impecable. Un verdadero bolso-joya que lucir.

Los bolsos: diseños limpios y sencillos, con una única pieza de porcelana pero rotunda.
Los bolsos: diseños limpios y sencillos, con una única pieza de porcelana pero rotunda. Foto: ANDRESGALLARDO
Más información en: https://andresgallardo.com/
- Fotos:  © ANDRESGALLARDO -