Los “Weihnachtmarkt” más espectaculares para disfrutar del espíritu navideño alemán

Alemania se viste de gala en Navidad. A pesar del intenso frío propio de estas fechas, el país entero inunda sus calles con el espíritu navideño y combate las bajas temperaturas con sus tradicionales Weihnachtsmarkts (mercados navideños) desde finales de noviembre hasta la víspera de Nochebuena. Estos antiguos mercados son todo un espectáculo para los cinco sentidos y en la actualidad se han mantenido y se han convertido en uno de los sellos indiscutibles del país germano en la época navideña.

 

El Glühwein, vino caliente con especias, es la bebida típica de estos mercados y la responsable de su característico olor Foto: Imago
El Glühwein, vino caliente con especias, es la bebida típica de estos mercados y la responsable de su característico olor. Foto: Imago

 

Hay que remontarse hasta la Baja Edad Media, en el sXIV, para hablar del origen de los Wiehnachtmarkts. La gente salía a las calles para hacer las compras de la temporada en las ferias, mercados y puestos que los artesanos de las ciudades instalaban en las plazas más céntricas. Aprovechando la salida, los alemanes disfrutaban y hacían una parada para tomar algo dulce y caliente con sus vecinos, degustando los alimentos y bebidas típicos de la festividad y cada región. Árboles gigantes, belenes vivientes, cientos de miles de bombillas, artículos decorativos para la época y el tradicional olor del Glühwein (vino tinto caliente con especias) se dan cita en las céntricas plazas alemanas. Le animamos a descubrir los mejores Weinachtmarkts y dejarse envolver por su magia.

Núremberg

Esta ciudad del sur de Alemania puede presumir de contar con uno de los mercados navideños más increíbles. Su Weihnachtmarkt se sitúa en Hauptmarkt, la plaza más grande de la ciudad, y lleva celebrándose desde el año 1628. Presidido por su Christkind (el Niño Jesús) de pelo dorado y rizado como los ángeles que se representaban en la época, es famoso por su iluminación, que ofrece una curiosa mezcla de intensos colores. En sus más de 180 puestos no encontrará ningún producto producido a gran escala, ya que están completamente prohibidos. De esta forma, se garantiza la autenticidad del “producto hecho a mano” que tanto se persigue con la tradición. Y, por supuesto, no podía faltar el Glühwein servido en vasos de cristal decorados con estampas de la ciudad, las famosas “salchichas de Núremberg” servidas en pan de jengibre con un toque picante o los dulces Nüremberger Lebkuchen (panes de especias) ¡deliciosos!

En este mercado está terminante prohibida la venta de productos que no estén hechos a mano. Foto: Tourismusverband Franken
En este mercado está terminante prohibida la venta de productos que no estén hechos a mano. Foto: Tourismusverband Franken

 

Colonia

Es muy complicado escoger entre el mercado de Núremberg y el de Colonia, ya que ambos son muy reconocidos por su extensión y su magia. Colonia es conocida por su gigantesca Catedral, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996, la cual preside su Weihnachtmarkt particular en Roncalliplatz, ofreciendo un contraste de alturas entre los puestos y la grandiosidad del edificio en la plaza. Alrededor de 5 millones de turistas acuden al mercado cada año y se deleitan con la oferta de adornos que encontramos en sus más de 160 puestos. Pero el mercado a los pies de la Catedral no es el único que alberga Colonia, y es que hay otros seis repartidos por la zona, a los que podemos acercarnos subiéndonos en un pequeño tren que realiza un recorrido para que no perdernos ninguno. El más curioso, sin duda, es el mercado flotante sobre las aguas del río Rin.

A los pies de su Catedral, Patrimonio de la Humanidad, se sitúa el Wihnachtmarkt de Colonia, que comparte espacio con otros seis mercados repartidos por la zona. Foto: Citynews-Colonia
A los pies de su Catedral, Patrimonio de la Humanidad, se sitúa el Wihnachtmarkt de Colonia, que comparte espacio con otros seis mercados repartidos por la zona. Foto: Citynews-Colonia

 

Stuttgart

Stuttgart es una ciudad de la región de Baviera y la entrada a la famosa Selva Negra alemana que no tiene nada que envidiar a otras ciudades más famosas del país. El mercado de Navidad se sitúa en Schillerplatz y cuenta con más de 280 casetas donde se venden dulces navideños, almendras, chocolates, Glühwein y otros productos típicos. Lo que diferencia a este mercado de otros es su belén viviente, donde encontramos varias ovejas, cabras y un burro de verdad. Además, todos los años se instala una pista de patinaje sobre hielo y una ciudad en miniatura que podemos recorrer en un trenecito. La plaza se ve desbordada por el espíritu de la época con los cantos del coro de la ciudad y el olor a vainilla que sale de los puestos de madera rodeados por los cinco palacios y castillos de la ciudad.

Acudir a Stuttgart es una idea excelente para vivir la experiencia de visitar varios Weihnachtmarkts, porque podemos acercarnos a Esslingen, un pueblo cercano donde el mercado está inspirado en la Edad Media. Los artesanos están vestidos de época y alumbrados por casi ningún tipo de luz eléctrica, además se dan cita espectáculos de fuego, acróbatas y puestos especializados en armas y manualidades del periodo.

Animales vivos, un coro y una ciudad en miniatura son las atracciones estrella de la Navidad en Stuttgart. Foto: Stuttgart Tourist
Animales vivos, un coro y una ciudad en miniatura son las atracciones estrella de la Navidad en Stuttgart. Foto: Stuttgart Tourist

 

Frankfurt

Hay que remontarse a 1393 para encontrar el primer mercado navideño de Fráncfort del Meno. Instalado en el centro de la ciudad, es más conocido por el nombre de su plaza, Römeberg, y cuenta con más de 200 puestos esparcidos por las plazas y calles cercanas. Es el mercado más antiguo de toda Alemania y podemos encontrar un tiovivo entre los puestos que da un toque de cuento a la escena. En sus casetas encontramos los dulces típicos de la ciudad, como son los Frankfurter Brenten (galletas de mazapán) y los Bethmännchen (dulces de almendra). A pesar de su arraigada tradición, Frankfurt se ha renovado y ha creado su PinkChristmas, una sección inaugurada en 2012 especialmente dedicada al público homosexual.

El más antiguo de Alemania y el más abierto, con una zona especial para el público homosexual. Foto: Fotocommunity
El más antiguo de Alemania y el más abierto, con una zona especial para el público homosexual. Foto: Fotocommunity

 

Berlín

La capital de Alemania no podía quedarse atrás, y es que contamos hasta 60 mercados distribuidos a lo largo y ancho de la ciudad. De entre todos ellos, el más destacado es el Gendarmenmarkt, un clásico que ofrece entretenimiento a sus visitantes de la mano de malabaristas, acróbatas, artistas que juegan con el fuego, coros y bailes regionales. Alejado del bullicio y la grandiosidad de este mercado, se encuentra el Weihnachtmarkt del Palacio de Charlottenburg, una oportunidad perfecta para degustar la gastronomía típica que se ofrece en sus casetas. Para un toque más escandinavo, puede visitar el mercado del distrito de Prenzlauer Berg, y si lo que busca es un punto de modernidad, no puede perderse los de Postdamer Platz y el Sony Center. Como curiosidad, y para que deje salir al niño que lleva dentro por las fiestas, a una media hora andando de Postdamer Platz se instala el tobogán de hielo transportable más largo de Europa, ¡así que no olvide hacerse con un trineo!

En Berlín encontramos todo tipo de mercados de Navidad que, sin perder su tradición, ofrecen un toque moderno, escandinavo o diversión sobre un trineo. Foto: Getty Images
En Berlín encontramos todo tipo de mercados de Navidad que, sin perder su tradición, ofrecen un toque moderno, escandinavo o diversión sobre un trineo. Foto: Getty Images

 

Múnich

Al igual que en Berlín, en Múnich se instalan varios mercados en cada barrio de la ciudad, aunque el más extenso es el que se encuentra en la plaza del Ayuntamiento. Situado en la conocida y céntrica Marienplatz, en el casco antiguo, este mercado destaca por su árbol navideño de 30 metros de altura y su iluminación, proporcionada por sus más de 3.000 bombillas. Otros mercados famosos son el del Englischer Garten, bajo la torre china, o el del prado de la Theresienwiese, el mismo lugar donde se instala el Oktoberfest. Con más de 20 mercados distintos, la cosmopolita Múnich lo tiene todo.

En Múnich cada barrio cuenta con su propio Weihnachtmarkt, llegando a instalarse más de 20 a la vez, cada uno con su toque especial. Foto: eDreams
En Múnich cada barrio cuenta con su propio Weihnachtmarkt, llegando a instalarse más de 20 a la vez, cada uno con su toque especial. Foto: eDreams

 

Dresde

El Striezelmarkt, celebrado en la plaza Altmarkt, alberga alrededor de 250 casetas y es el segundo mercado de Navidad más antiguo del país. Dresde lleva desde 1434 ofreciendo a turistas y locales un mercado único. Cada año se hornea en la ciudad un monumental Stollen de 4 toneladas de peso que se corta en pedazos y se reparte de forma gratuita (el precio es simbólico y va destinado íntegramente a la caridad) entre todos los visitantes. El Stollen es un pan dulce típico de la región que se toma en Navidad cuya forma recuerda a un niño recién nacido envuelto en pañales, de ahí su color blanco (polvo de azúcar) del exterior. En este mercado encontramos, además, el cascanueces y la pirámide navideña más altos del mundo.

Degustar su gigantesco Stollen paseando por los puestos y maravillarse con el cascanueces y la pirámide navideña más altos del mundo, eso es lo que ofrece el segundo mercado más antiguo de Alemania. Foto: Wikipedia Commons
Degustar su gigantesco Stollen paseando por los puestos y maravillarse con el cascanueces y la pirámide navideña más altos del mundo, eso es lo que ofrece el segundo mercado más antiguo de Alemania. Foto: Wikipedia Commons

 

Augsburgo

Si algo llama la atención de este mercado es su Ayuntamiento, que también se viste de gala para la ocasión. Las ventanas del edificio albergan un espectáculo de ángeles (el “Canto de los ángeles”, Engelsspiel) en el que participan 24 jóvenes de la ciudad los viernes, sábados y domingos a las 18h. A los pies de la exhibición, en la Rathausplatz, encontramos el famoso mercadillo. La ciudad se ha especializado en las atracciones para los más pequeños, que tienen lugar en la plaza Mortiz.

El Ayuntamiento de Augsburgo se convierte en un Adviento viviente con su espectáculo de ángeles. Foto: Stadt Augsburg
El Ayuntamiento de Augsburgo se convierte en un Adviento viviente con su espectáculo de ángeles. Foto: Stadt Augsburg