Los tripulantes de cabina de Lufthansa pronto despegarán con el traje tradicional bávaro

Como es tradición anual por la fiesta de la cerveza, el Oktoberfest, los tripulantes de cabina de Lufthansa visten trajes tradicionales bávaros en vuelos seleccionados desde Munich en lugar de sus uniformes.

 

Trachtencrew

17 de septiembre de 2018,

Como regalo especial por parte de la compañía, este año en estos vuelos seleccionados, Lufthansa llevará a bordo de sus aviones barriles de cerveza para poder servir a sus pasajeros una cerveza bien fresca.

Además, también por primera vez, las tripulaciones han participado en el desarrollo de un menú exclusivo por la Oktoberfest para los clientes de la clase Business, que combina perfectamente con la cerveza de barril fresca que se servirá.

Bier an Bord

 

El primer vuelo en el que los TCPs llevará el traje tradicional despegará de la capital bávara el 19 de septiembre con destino a Newark-Nueva York, y el segundo vuelo también con estos trajes tradicionales se realizará el 25 de septiembre en la ruta de Munich a Singapur.

Por último, los pasajeros que viajen de Múnich a Shangai el 6 de octubre también podrán disfrutar de este vuelo especial justo antes del final oficial del Oktoberfest.

Este evento especial de tripulaciones con trajes tradicionales, también será realizado en Lufthansa CityLine, la cual cambiará sus uniformes por estos trajes en destinos como Berlín, Colonia/Bonn, Luxemburgo, Pisa, Génova, Ámsterdam, Rzeszow, Timisoara y Cagliari.

La tradición continúa para los empleados de Lufthansa que trabajan en los servicios de pasajeros en la Terminal 2, ya que también crecibirán a los pasajeros con trajes bávaros durante el Oktoberfest.

Tradición que se remonta a los años 60

En la década de 1960 el “Lufthansa Senator Service” servía cerveza de barril en sus vuelos y ahora los barriles de cerveza vuelven a subir a bordo este año.

Se ha seleccionado un barril “apto para volar”. En este barril especial, la presión del dióxido de carbono es regulada por una válvula. De este modo se evita que la presión a bordo sea demasiado grande, de modo que el barril se puede golpear incluso a una altitud de 10.000 metros.

Y para acompañar la cerveza bien fría, a los pasajeros de la clase Business también se les servirá un menú especial de la Oktoberfest.

Historische Aufnahme