Los principales museos de Italia reabren sin multitudes

Tras haber permanecido casi tres meses clausurados a causa de la pandemia por coronavirus, los museos europeos han empezado a reabrir sus puertas esta semana. De entre los grandes del arte, los primeros en hacerlo han sido, el pasado lunes 1 de junio, los italianos laGalería Uffizi y los Museos Vaticanos, junto con el Coliseo romano, el otro gran símbolo cultural italiano.

Con menos multitudes, los visitantes pueden detenerse a disfrutar de obras de arte como «La Escuela de Atenas» de Rafael dentro de los Museos Vaticanos

7 de junio de 2020,

Después de tres meses de confinamiento, los museos italianos vuelven a dar la bienvenida a los visitantes desde el lunes pasado. De momento, serán los propios italianos los que -por fin- puedan disfrutar de la oferta cultural de renombre mundial que guardan tras sus puertas. Y pueden hacerlo como nunca antes, sin aglomeraciones, gracias a las imitaciones de aforo y a la falta de turistas internacionales.

Por su parte, el museo insigne francés, el Louvre, reabría este jueves. Aquí en España, el Caixaforum de Barcelona y los dos principales museos de Bilbao, el Guggenheim y el Bellas Artes, daban el pistoletazo de salida también el lunes. En Madrid, hemos tenido que esperar a este sábado 6 de junio para volver a gozar del Museo Nacional del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.

La Galería de los Uffizi

El museo más visitado de Italia, que alberga importantes obras como «El nacimiento de Venus» de Botticelli, es la Galería de los Uffizi de Florencia. Para deleite de los amantes del arte, ya está reabierta desde el miércoles 3 de junio después de tres meses de cierre por el COVID-19.

Ahora sin enfrentarse a multitudes de turistas, gracias a las nuevas normas de distancia de seguridad. Está permitido un máximo de 450 personas a la vez en el total de salas. Y se han dispuesto puntos en el suelo desde los que contemplar las obras más importantes de la colección, para evitar riesgos de aglomeración en las pinturas más relevantes como «El nacimiento de Venus» o «La Primavera» de Botticelli, el doble retrato de los duques de Urbino de Piero della Francesca, el «Tondo Doni» de Miguel Ángel o «La Medusa» de Caravaggio.

La mayor pinacoteca de Italia, de nuevo abierta al público desde el miércoles 3 de junio.

El director de Uffizi, Eike Schmidt, declaró el pasado miércoles a los medios que el cierre de museos ordenado por el gobierno durante las medidas de contención del coronavirus significó un millón menos de visitantes y 12 millones de euros de pérdida de ingresos, comparativamente con el mismo periodo del año pasado. Schmidt también comentó que no se espera que los turistas de ultramar vuelvan a Italia en gran número antes de 2021.

La primera persona que tuvo el honor de entrar ha sido Laura Ganino. Ella estaba estudiando en Florencia cuando se declaró el cierre a principios de marzo, teniéndose que quedar en la ciudad toscana. Ahora está a punto de regresar a su ciudad, ya que el miércoles Italia levantó las restricciones para viajar entre las regiones del país. La estudiante aprovechó el insólito hito de poder pasear por las galerías casi sin toparse con otros visitantes.

Justo detrás de ella en la puerta de entrada estaba Patrizia Spagnese, de la localidad de Prato de la Toscana. Con mucha gente, «me distraigo, tiendo a cansarme fácilmente», comentó, así que estaba deseosa por saborear junto a su marido las bellezas del interior de los Uffizi, que nunca había visto en su totalidad a pesar de haber estado muchas veces en Florencia.

Foto: AP Photo / Andrew Medichini

Schmidt considera que el distanciamiento social anuncia una nueva era en la experiencia artística. Sin estar rodeados de multitudes apresuradas, los amantes del arte pueden «sentir mejor estas emociones que estas obras de arte siempre transmiten».

El Museo Vaticano

Los visitantes de los famosos Museos Vaticanos, de manera similar pudieron apreciar esta experiencia raramente posible en el pasado. Una oportunidad para poder disfrutar del fresco de la bóveda de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina sin que muchos otros turistas se disputen un lugar.

Reapertura de la pinacoteca vaticana sin multitudes. En la foto de izquierda a derecha, retablos al óleo sobre lienzo de Rafael «La Virgen de Foligno», «La Transfiguración» y «La Encarnación de la Virgen». Foto: AP Photo/Domenico Stinellis

Antes de llegar a la Capilla Sixtina, los visitantes pueden ver como novedad un trabajo de Rafael que se había atribuido durante mucho tiempo a su taller artístico y que después de varios años de delicada limpieza y restauración, los expertos han descubierto que fueron realmente pintados por él poco antes de su muerte en 1520. Se trata de las dos únicas figuras femeninas, que representan las virtudes Iustitia (justicia) y Comitas (cortesía), pintadas en las paredes de la Sala de Constantino. Rafael las pintó con pintura al óleo, muy inusual para la pintura mural de la época.

Confirmado que estas figuras fueron trazadas por el inconfundible pincel de Rafael.

Las fuentes históricas certificaron el descubrimiento, puesto que se encuentra en una zona -el segundo piso del palacio papal- que el papa León X encargó a Rafael su decoración entre el otoño de 1518 y la primavera de 1519. El pintor no vio culminada su obra, puesto que fallecía el 6 de abril de 1520, el mismo día que cumplía los 37 años. La obra fue completada por sus colaboradores Giulio Romano y Giovan Francesco Penni, entre otros.