Los pasajeros de Vueling donan a Save the Children más de 230.000€ para ayudar a niños y niñas refugiados en Serbia

Los pasajeros de Vueling se han volcado un año más con uno de los colectivos más vulnerables, la infancia, a través de la campaña “Euro Solidario”, que Vueling y la ONG Save the Children pusieron en marcha hace tres años en la página web de la aerolínea. En 2018, más de 200.000 de sus clientes se han sumado a esta campaña haciendo un «clic solidario» adicional en el proceso de compra.

 

De izquierda a derecha: Javier Sánchez-Prieto, presidente y CEO de Vueling y Andrés Conde, Director General de Save the Children España.
De izquierda a derecha: Javier Sánchez-Prieto, presidente y CEO de Vueling y Andrés Conde, Director General de Save the Children España.

 

12 de febrero de 2019,

En total, se han recaudado a lo largo del 2018 230.000€ que han sido destinados al proyecto “Protection for children on the move in Serbia”, gracias al cual se ha atendido a un total de 2.221 niños y niñas (de los cuáles 1 de cada 3 viajaban solos) y a 3.109 adultos. Save the Children, organización que este año celebra su centenario, ha proporcionado una atención básica a todos los niños y familias dándoles acceso a comida, refugio temporal e higiene básica. Además, la organización ha hecho posible que niños y niñas hayan podido acceder a los colegios de Serbia, facilitando la integración de las familias en la comunidad.

Renuevan su alianza para los dos próximos años

Dada la gran acogida e impacto de esta campaña ‘Euro Solidario’, Vueling y Save the Children renuevan su alianza para los dos próximos años para seguir contribuyendo a mejorar la situación de los más desprotegidos.

Participar en la campaña es muy sencillo. Con un simple «clic adicional» en el proceso de compra de su billete de avión, el cliente realiza su aportación solidaria.

Esta alianza, que empezó en 2016, ya ha conseguido recaudar un total de más de 750.000 euros que se han destinado a los programas de protección a los refugiados que la organización tiene en Grecia, Macedonia y Serbia, atendiendo a más de 7.000 niños, niñas y sus familias.

“Gracias a esta alianza, que promueve la participación de clientes y empleados, hemos podido atender a niñas y niños refugiados proporcionándoles educación, protección, apoyo emocional y espacios seguros, también para madres lactantes y sus bebés. Estos espacios adaptados a sus necesidades, son esenciales para que los niños y niñas recuperen un cierto estado de normalidad en medio del caos que un desplazamiento supone en sus vidas”, declara Andrés Conde, Director General de Save the Children.

Por su parte, Javier Sánchez-Prieto, CEO de Vueling, afirma “no nos cansamos de agradecer a nuestros clientes y empleados la solidaridad que demuestran al contribuir a través de sus donaciones en un proyecto como este, con un impacto positivo y real en la vida de los colectivos más vulnerables”.

Vueling, socialmente responsable

Vueling desarrolla múltiples líneas de acción para contribuir a la mejora de su entorno. La compañía centra sus colaboraciones sociales en aportar cambios reales y tangibles en las comunidades en las que opera, con especial foco en la infancia.

La compañía, además, colabora con otros proyectos, centros hospitalarios y organizaciones que favorecen el bienestar, la investigación y la mejora de la vida de los más pequeños, junto a entidades como Make a Wish o el Hospital materno-infantil Sant Joan de Déu de Barcelona.

Sobre Save the Children

Save the Children es la organización independiente líder en la defensa de los derechos de la infancia en todo el mundo. Trabaja desde hace 100 años para asegurar que todos los niños y niñas sobreviven, aprenden y están protegidos. Actualmente la organización opera en más de 120 países.

En España trabaja en programas de atención a los niños y niñas más vulnerables, centrados en la infancia en riesgo de pobreza o exclusión social. La organización atiende además a la infancia migrante y está centrada a proteger a los menores frente a la violencia. Save the Children quiere que todos los niños y niñas, independientemente de su condición o país de origen, puedan disfrutar plenamente de sus derechos y alcanzar el máximo de sus capacidades.