Los mejores hot dogs de Nueva York

Si tiene la grandísima suerte de viajar próximamente a Nueva York debe leer este artículo. Aunque la ciudad de los rascacielos está llena de restaurantes fabulosos (de lujo y más modestos), conviene rendirse al placer de la buena comida rápida. Y si queremos fundirnos con el espíritu de la ciudad hay que comer, al menos, un perrito caliente. Por eso reunimos para usted un listado de los mejores hot dogs de Nueva York. ¡Y abríguese bien, que están en pleno temporal de frío!

 

Este invento es europeo, pero los inmigrantes que fueron del Viejo Continente a USA lo popularizaron allí.
Este invento es europeo, pero los inmigrantes que fueron del Viejo Continente a USA lo popularizaron allí.

 

Nathan’s Famous Hot Dogs: Hay una sucursal incluso en Malasia, así que es una pista de la buena acogida que tiene esta cadena de perritos. El local original está en Coney Island, donde lleva proporcionando buenos ratos desde 1916. Fundado por un polaco que creía en el sueño americano y en la receta de su mujer, Ida, es toda una institución. Sirva de prueba todas las personalidades que los han devorado: Al Capone, Cary Grant e incluso los reyes de Inglaterra en 1939, después que fueran obsequiados con este rico bocadillo por parte del presidente Franklin Delano Roosevelt. ¡Un bocado royal!

Papaya King: Presumen de haber sido los pioneros en esto de ofrecer jugo de papaya con los perritos calientes, algo que llevan haciendo con pasión desde 1932. El fundador fue un joven ateniense, Gus Poulos, que llegó a Ellis Island en 1923 sin dinero, amigos ni familia. Trabajó muy duro, y en tres años pasó de ejercer como tendero en un “deli” a ser el dueño. Sus primeras vacaciones las pasó en Miami, donde descubrió lo rica que estaban las papayas. De regreso a la gélida Nueva York buscó la fruta, porque ya visualizaba que aquella fruta exótica, desconocida en la Gran Manzana, entusiasmaría a sus vecinos. Montó una red de importación y a ofrecer deliciosos zumos totalmente novedosos. Más tarde, después de caerse intentando impresionar a la que sería su esposa, descubrió lo buenas que estaban las salchichas alemanas: además de una esposa, obtuvo un exitoso modelo de negocio: perritos y zumos de papaya.

Gray’s Papaya: Para muchos es el templo del perrito neoyorquino. Situado en el número 2090 de Broadway, fue fundado en 1973 por Paul Gray y es conocido por sus ricos y baratísimos perritos calientes. Y también, como no, por sus zumos de frutas naturales, donde sobresale el que da nombre al local, el de papaya. Abre las 24 horas, así que puede rendirse a sus tentaciones en cualquier momento.

 

kratz
Katz’s Deli, siempre hasta los topes. Imagen de su web.

 

Katz’s Deli: Desde 1888 lleva este establecimiento dando de comer a los neoyorquinos en este rincón del Lower East Side (aunque se movieron al local actual durante la construcción del metro). Sus sándwiches de pastrami y el corned beef son las auténticas especialidades de la casa, que elaboran de forma artesanal durante procesos de curación de más de 30 horas. Sus perritos también son deliciosos y de ternera cien por cien. Si le gusta el picante, decántese por el chilli dog.

Crif Dogs: Intente decir “Chris” mientras mastica un perrito caliente: este gesto de educación cuestionable dio lugar al nombre de uno de los sitios más famosos de Nueva York para comer perritos. Su dueño, Brian Shebairo, tiene uno de los menús más amplios de la ciudad. Sirve hot dogs de todo tipo, aunque quizá el más famoso es el crif, hecho a mano, de ternera ahumada y de cerdo que puede customizar a su gusto. Sin desmerecer al también muy solicitado New Yorker, solo de ternera y que se sirve a la parrilla. También hay hamburguesas, batidos y una buena selección de cervezas.

 

¿Con cuál de los siete hot dogs de Asiadog se queda? Imagen de la página de Facebook de Asiadog.
¿Con cuál de los siete hot dogs de Asiadog se queda? Imagen de la página de Facebook de Asiadog.

 

Asiadog: Nueva York es una ciudad con una importante población de origen asiático. Así que estaba claro que, más tarde o más temprano, llegaría la fusión asiática a los hot dogs a través de ingredientes de China, Japón, Corea o Vietnam. Mel y Steve, los dueños, comenzaron en el patio interior del bar de un amigo común y ahora son los orgullosos propietarios de dos locales, uno en Brooklyn y otro en el Madison Square Park. Puede elegir una salchicha de ternera, de ternera orgánica, pollo o vegetariana. Y elegir entre siete recetas deliciosas, como el hot dog Ginny (con kimchi y copos de algas), el ito (curry japonés con kimchi de manzanas casero) o el wanding, con ternera a la barbacoa china y cebolla.

Shake Shack: Sus hamburguesas están entre las mejores de la ciudad, pero sus perritos no van a la zaga. De hecho, todo el negocio comenzó como un humilde carrito de perritos calientes. Hay varios locales por toda la Gran Manzana, aunque el más conocido es el de Madison Square Park. Sus salchichas son de carne de calidad, de vacas libres de tratamientos hormonales o antibióticos. Se sirven con deliciosas patatas no transgénicas.