Lo mejor de viajar: así es Tambour Horizon, el primer smartwatch de Louis Vuitton

Louis Vuitton ha presentado en exclusiva el Tambour Horizon, su primer smartwatch. Un reloj que como no podía ser de otra forma, cuenta con el diseño impecable y todos los detalles exquisitos de la firma francesa, pero que gracias a su funcionalidad y sobre todo a sus aplicaciones exclusivas se convierte en el compañero de viaje perfecto. Recorrer el mundo y estar conectado, nunca había sido tan fácil (y con tanto estilo).

 

Campaña de Tabour Horizon de Louis Vuitton realizada por Mikael Jannson
Campaña de Tambour Horizon de Louis Vuitton realizada por Mikael Jannson

 

La firma francesa lo ha vuelto a conseguir. Sorprendiendo al usuario desde 1854, año de su fundación en París, Louis Vuitton no ha dejado de combinar en todos sus artículos lujo y un diseño inspirador que hacen de sus productos algo exclusivo.

En esta ocasión, la marca dirigida por César Rubio y Nicolas Ghesquière ha dejado atónitos a sus clientes con la presentación del nuevo smartwatch de la firma: Tambour Horizon. Asentado en la filosofía del ‘arte de viajar’ sobre la que se ha construido la marca, cuenta con un diseño francés, así como un sistema operativo por Google, lo que le convierte en uno de los más atractivos del mercado actual.

Con este movimiento de marketing la firma se une a otras grandes compañías del sector lujo que ya han exhibido en el mercado sus relojes inteligentes. Su precio oscila de los 2.450 y 2.900 dólares.

Aunque hay que admitir que el Tambour Horizon es especial en todos sus sentidos. Sustentado en la base del representativo reloj que abrió el camino de Louis Vuitton en la relojería por el año 2002, el smartwatch es un derroche de lujo, clase y, ante todo, funcionalidad. La combinación de todos estos elementos hace de él un compañero perfecto para los viajeros. 

Con una pantalla redonda de 1’3 pulgadas AMOLED de resolución 390 x 390 pixeles sustentado en una caja de 42 mm de diámetro y 12’55 mm de grosor, el reloj se convierte en uno de los más pequeños del mercado, pero sin perder rendimiento dado que cuenta entre otras características con un almacenamiento de 4 GB y un procesador Snapdragon Wear 2100, muy demandado entre los actuales relojes inteligentes del mercado. Perfecto y cómodo para nuestros trayectos más largos.

El reloj permite la personalización del diseño

En cuanto al planteamiento del Tambour Horizon, Louis Vuitton apuesta por la personalización de los accesorios de muñeca, permitiendo el cambio de correa hasta con 60 modelos diferentes (30 para hombres y 30 para mujeres), como la personalización de las esferas, convirtiendo cada Tambour Horizon en un elemento único y especial para la persona que lo porta. Junto con las grandes esferas, los cambios de color en la pantalla, la vibración en caso de llamadas o mensajes, así como los grandes caracteres con los que se muestran para tener un visionado claro y contundente hacen de él un reloj práctico y comprensible para todos.

 

La última apuesta de Louis Vuitton cuida al máximo los detalles
La última apuesta de Louis Vuitton cuida al máximo los detalles

Desplazarse por el mundo es más sencillo gracias a las exclusivas aplicaciones

Para recorrer el mundo con clase y viajar siempre conectados la firma parisina ha añadido al smartwatch aplicaciones exclusivas para no perder detalle de nada antes, durante y después de nuestros viajes. Las que más nos han gustado son: Myflight y City Guide. La primera, permite al propietario del reloj obtener información en tiempo real sobre los vuelos, si hay retraso en la aerolínea y un largo etcétera sin tener que desplazarse. La segunda, da la posibilidad de mostrar a simple golpe de muñeca los puntos de interés turísticos, restaurantes, hoteles… de una ciudad en tiempo real. Eso sí, no tiene sensor de ritmo cardíaco y otras funcionalidades deportivas y de salud que incorporan otros modelos del mercado pero lo cierto es que no está pensado para momentos de deporte.

Parece que Louis Vuitton ya no nos deja la posibilidad de perdernos ninguna aventura sin estar bien conectados.