Las pistas de patinaje sobre hielo más famosas de las Navidades

En este hemisferio Norte la Navidad es frío, bebidas calentitas, abrigos y, por supuesto, una tupida capa de hielo sobre la que deslizarse. Hoy le ofrecemos un recorrido por algunas de las pistas de patinaje sobre hielo más famosas. Algunas, como la de Central Park, han salido en películas tan icónicas como Love Story. ¿Se pone los patines y se desliza, al menos desde la imaginación, con nosotros?

 

Patinar en el Grand Palais de París es una experiencia llena de encanto. Imagen de la web del Grand Palais.
El Grand Palais de París se convierte en una de las pistas de patinaje sobre hielo más bellas del mundo. Imagen de la web del Grand Palais.

 

Pistas de patinaje sobre hielo en Madrid

 

La pista de hielo de Colón. Imagen de archivo de EsMadrid.
La pista de hielo de Colón. Imagen de archivo de EsMadrid.

 

Plaza de Colón: Del 17 de diciembre al 15 de enero uno de los puntos más emblemáticos del barrio de Salamanca se congela para convertirse en una bonita pista de patinaje sobre hielo de 500 metros cuadrados para aprovechar lo divertido que puede ser el frío. De lunes a jueves el precio para disfrutar de la pista será de 4 euros. Los viernes, fines de semana y los festivos de Navidad, Año Nuevo y Reyes la tarifa aumenta un poco: habrá que pagar 5 euros.

CentroCentro: La Galería de Cristal se contagia del espíritu navideño y se convierte en un espacio lleno de diversión y magia cuyo epicentro es una enorme pista de hielo de casi 400 metros cuadrados junto a un árbol de Navidad. Por solo seis euros (alquiler de patines incluidos), mayores y pequeños se lo pasarán de fábula en un pasaje invernal salpicado de iglús. Además de una cafetería, habrá cuentacuentos y talleres creativos. Del 21 de diciembre al 6 de enero.

Pistas de patinaje sobre hielo en Barcelona

 

La Farga acoge la pista de hielo más grande y divertida de Europa. Imagen de su página de Facebook.
La Farga acoge la pista de patinaje sobre hielo más grande y divertida de Europa. Imagen de su página de Facebook.

 

Kaliu Park: Esta enorme pista de hielo, la más grande de Europa, salta de Barcelona a La Farga de L’Hospitalet de Llobregat acompañada de una divertida feria para grandes y pequeños, Kaliu Park. Este enorme espacio lúdico, de 8.500 metros cuadrados entre los que sobresale la pista de hielo (con tarifas entre los 5 y los 12 euros), con más de 1.600 metros cuadrados, de los cuales, 300 metros son de pista infantil con monitores especializados. Además de exhibiciones de patinaje artístico, este espacio alberga un divertidísimo tobogán de hielo para adultos y jóvenes que este año tiene 50 metros de longitud y 16 de anchura. Además, hay un rocódromo inflable, karts ecológicos, taller de maquillaje, taller de robótica, un árbol que cuenta cuentos y otro montón de sorpresas.

Pistas de patinaje sobre hielo en Paris

 

De día o de noche, patinar en Le Grand Palais es mágico. Y un poco caro. Imagen de la web del espacio.
De día o de noche, patinar en Le Grand Palais es mágico. Y un poco caro. Imagen de la web del espacio.

 

Le Grand Palais: Pasar una Navidad en París es algo mágico. La ciudad se torna única, y más cuando se transforma, para la ocasión, algunos de sus edificios más singulares. El Grand Palais, hasta el 2 de enero, se convierte en la pista de patinaje efímera más grande de Francia que, además, se encuentra bajo la claraboya más grande de Europa. Alrededor no faltan puestecitos de restauración para recuperar fuerzas. Eso sí, patinar no es barato: De 15 a 20 euros los adultos, 12 euros los niños de 3 a 12 años y 27 euros si queremos patinar de noche.

En la Torre Eiffel: Hasta el 19 de febrero, la primera planta de la torre Eiffel acoge otro año más su tradicional pista de hielo de Navidad. En esta ocasión, con motivo de un año marcado por el Campeonato Mundial de hockey sobre el hielo (que se celebrará a mediados de mayo de 2017) la pista adoptará un tema dedicado al hockey. El acceso es gratuito para aquellos que tengan entrada para el popular edificio. Hay trineos y patines a libre disposición de los visitantes, algunos adaptados para discapacitados.

Pistas de patinaje sobre hielo en Londres

 

En Museo de Historia Natural de Londres tiene una bellísima pista. Imagen de su web.
En Museo de Historia Natural de Londres tiene una bellísima pista. Imagen de su web.

 

Natural History Museum Ice Rink: Hasta el 8 de enero puede deslizarse bajo el hielo de una de las pistas más conocidas de Londres, la del Museo de Historia Natural. Desde 12,65 libras los adultos (y 8,80 los niños) puede pasar un rato fabuloso en este turístico espacio, aunque no está protegida por ningún techo y el resfriado es una posibilidad. Hay una cafetería en la que disfrutar de dulces, bebidas y comidas.

Canary Wharf Ice Rink: Bajo el sobrenombre de Luminocity regresa al distrito financiero de la capital británica con más de ocho kilómetros de luces LED bajo el hielo, que proyectan dieciséis millones de colores en cada sesión, lo que supone una experiencia tan única como onírica. Techada para evitar las habituales inclemencias del tiempo, hay entradas desde 9,95 libras que nos permiten patinar una hora. Hay un bar para reponer energías con ricos bocados.

Pistas de patinaje sobre hielo en Berlín

 

Un grupo de niños patina en la Potsdamer Platz. Imagen de la web de la plaza.
Un grupo de niños patina en la Potsdamer Platz. Imagen de la web de la plaza.

 

Potsdamer Platz: La plaza más icónica de Alemania (que ha sido escenario de algunas películas, como ya le recordamos en su día) se convierte en un lugar absolutamente navideño, el Winterwelt. Además de un mercadillo de artesanía y una pista de hielo de 500 metros cuadrados, los berlineses y los turistas pueden pasárselo de miedo en la mayor pista de trineos portátil de Europa. ¡Muy, muy divertido! Los niños de entre 4 y 7 años recibirán clases de patinaje gratuitas.

Pistas de patinaje sobre hielo en Nueva York

 

La pista de hielo de Rockefeller Center es una estampa clásica del invierno neoyorquino. Imagen de la web de la pista.
La pista de hielo de Rockefeller Center es una estampa clásica del invierno neoyorquino. Imagen de la web de la pista.

 

Rockefeller Center: Es seguramente la pista de hielo urbana más icónica del mundo. A solo unos pasos de Times Square, es una experiencia que cualquier viajero que visite La Gran Manzana en estas fechas debe regalarse. Desde luego, es mejor que se lo regale otro, porque no es barato: 25 dólares cuesta la entrada general para los adultos (sube hasta 32 en horas punta). También puede reservar actividades más exclusivas, como patinar como un VIP en su iglú especial, desayunar con Santa Claus o terminar su jornada de patinaje con una cena.

Wollman Rink: Está en Central Park y es otra de las pistas más conocidas en Nueva York para los amantes del patinaje. Como curiosidad, desde 2001 está gestionada por una empresa de Virginia y The Trump Organization, así que no se sorprenda de ver el nombre del nuevo presidente de Estados Unidos. ¿Se imaginan el efecto de su pelo patinando? Nosotros tampoco…

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar