Las mejores coctelerías de Barcelona

La coctelería, o mixología para los más modernos, vive horas de plenitud al rebufo del boom gastronómico que vivimos. Cada vez valoramos más la calidad de nuestras copas, el servicio, el asesoramiento de bartenders entendidos (la evolución estilística del barman) y el poder probar destilados e ingredientes que aporten nuevos matices a nuestras bebidas. Para otro día queda, eso sí, la mala praxis del gin-tonic convertido en ensalada o el postureo excesivo. Hoy nos centramos en descubrir las mejores coctelerías de Barcelona. Porque beber hay que hacerlo con moderación, pero también con garantías y un toque de sofisticación. ¿A que está de acuerdo con nosotros?

 

Hay tragos que cuesta beber con moderación...
Hay tragos que cuesta beber con moderación…

 

Dry Martini: Mucho puede presumir el gran Javier de las Muelas de este espacio. Según la lista que elabora Drinks International, su Dry Martini Cocktail Bar es uno de los mejores del mundo en una tabla donde es el único de España. Es, además, el más destacado de Europa y el sexto mejor bar de la historia según su valoración ponderada, así como el tercer mejor bar de ginebra del mundo. Con estas credenciales, es difícil resistirse a tomar uno de sus famosos Dry Martinis y adentrarnos en su sofisticado ambiente. El espacio lleva 30 años abierto, y desde que tomó las riendas de las Muelas es una referencia de la coctelería española. Dispone de una apetitosa carta de tapas, perfecta para amortiguar los efectos del alcohol en el estómago.

La Confitería: Precioso espacio modernista que antaño fue una pastelería y hoy es uno de los bares para beber mejor y con más estilo de Barcelona. Los dueños actuales han sabido conservar el encanto único del local fundado en 1912 por la familia Pujadas. Donde antaño se servían confites y dulces, hoy podemos disfrutar de cañas, vermuts, cervezas y combinados tan deliciosos como el de la casa, a base de confitura de higo y albaricoque, clara de huevo, limón whisky The Macallan Amber con un toque de Pedro Ximénez. Precios muy razonables.

 

Al Slow se va a beber y a bailar. Imagen de su página de Faceook.
Al Slow se va a beber y a bailar. Imagen de su página de Faceook.

 

Slow: Canallas, noctámbulos y amantes del buen beber pueden empezar la noche alrededor de esta reconocida barra y terminarla al ritmo de la mejor música en la parte de arriba, en su club, donde los DJ’s residentes desatan al personal. Su cocktail Room es un homenaje a los bares neoyorquinos más conocidos, y en la que sus barmen juegan con ingredientes exóticos y clásicos para elaborar una larga lista de mezclas clásicas y otras muchas, muchísimas, de autor. Si le echa un vistazo a la carta querrá pedirlos todos…

Bobby Gin: Este espacio de Gràcia es una de las referencias nacionales para los amantes del gin-tonic, que disfrutarán de las mejores marcas y de las preparaciones más equilibradas. Sus dueños, Manel Forés y Óscar Alcaraz, han confiado los dominios de su barra a Alberto Pizarro, campeón de la World Class Competition de España e incansable creador de nuevos tragos. Pídele un Urdemales (su cóctel más personal) o un buen gin-tonic, claro.

Boadas: La coctelería más antigua de Barcelona tenía que estar dentro de esta lista de imprescindibles. Pintores, actores, locutores y hombres de letras llevan apurando los vasos de este local rebosante de la historia más reciente de Barcelona. Su fundador, Miguel Boadas, era un catalán nacido en Cuba que aprendió todo del oficio de barman en el mítico Floridita de la isla. A su regreso a la ciudad condal fundó este bar, icono del buen trago barcelonés, que sigue dando de beber a sus parroquianos y visitantes esporádicos. Adal Márquez, segundo finalista del Beefeater Global Bartender Competition y finalista de la World Class 2015, es el Head Bartender.

 

Gimlet, otro éxito de Javier de las Muelas en Barcelona. Imagen de su página de Facebook.
Gimlet, otro éxito de Javier de las Muelas en Barcelona. Imagen de su página de Facebook.

 

Gimlet: Un Gimlet es un delicioso cóctel a base de ginebra y lima, pero también es el nombre del primer cocktail bar de Javier de las Muelas, que, además del Dry Martini, cuenta con este y otros seis bares más en Barcelona. Fundado en 1979, hoy sigue siendo un referente de la coctelería más selecta. Del 22 al 25 de octubre participa en la ruta de bares del Barcelona Rum Congress, así que los aficionados al dulce ron están de enhorabuena.

Ideal: Cuando en 1931 José María Gotarda inauguró este bar era toda una novedad en nuestro país. Inspirado en las coctelerías de otras ciudades más modernas de Europa, el Ideal se ha sabido mantener a lo largo de los años y hoy la tercera generación de la familia fundadora sigue al frente de este exquisito espacio de estilo inglés. Tiene una impresionante carta de whiskeys y ginebras, y algunos combinados deliciosos como el mojito, la piña colada (preparada como en el Caribe, con auténtica crema de coco importada de Puerto Rico) o su Naranjito, creado en el Mundial ’82, a base de ron, ginger ale y naranja. Póngase en manos de sus bartenders, en cualquier caso, y déjese sorprender.

Negroni: Coctelería abierta en 2004 y, desde 2007, dirigida por el barman Daniel Gómez. Presumen de no trabajar en torno a una carta, sino que apuesta por una relación profunda entre el barman y el cliente para que, entre ambos, consigan el cóctel que más se ajuste a los gustos del cliente y a su apetencia en el momento exacto. Eso es posible, claro está, a la preparación del personal que habita este local del Raval.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>