La sombrerería más antigua del mundo está en Londres, claro, y se llama Lock & Co. Hatters

Tenía que estar en Londres, ciudad “cinco quilates” del vestir de los varones. Y sí, Lock & Co. Hatters es la tienda de sombreros más antigua que se conozca en el mundo. También es la tienda de Londres más antigua y uno de los negocios familiares más veteranos todavía en funcionamiento. Lleva por encima de los trescientos años “dándole a la cabeza” para seguir en la cúspide del negocio de embellecer y calentar cabezas. Prueba de ello es la última portada del Vogue británico con Kate Moss ataviada con una boina de Lock.

Generación tras generación, este negocio sigue en las manos de la familia Lock

14 de diciembre de 2021,

La larga lista de cabezas que han pasado por su tienda londinense a lo largo de todo este tiempo incluye algunas tan ilustres como las de Lord Nelson, Winston Churchill y la de Charlie Chaplin bajo su icónico bombín. O las actuales de Carlos de Inglaterra y el príncipe Guillermo, también la de su mujer Catherine Middleton.

Kate Moss con boina de Lock & Co. en la portada de la edición de enero de 2021 de la revista Vogue británica

Si te acercas a su local en St. James’s Street para adquirir un sombrero de categoría, confeccionado por manos expertas, te tomarán minuciosamente las medidas de la cabeza y te harán elegir entre decenas de materiales, para luego confeccionarlo de la misma forma en que lo han hecho desde 1676.

Ese fue el año en el que Robert Davis abrió una tienda en esa ilustre calle, por aquel entonces recién nacida, para atender a las clases altas. Su hijo Charles continuó el negocio y en 1747 contrató a un jovencísimo James Lock (1731-1806) como aprendiz. Lock se casó más tarde con María, la única hija de Charles. Cuando Davis murió en 1759, su yerno heredó la empresa de su antiguo maestro, le cambió el nombre a Lock & Co. Hatters y la hizo crecer a lo largo de su existencia.

Hoy en día, los descendientes de Lock todavía poseen y dirigen esta empresa de gran prestigio, cuya tienda principal ha estado en su ubicación actual del número 6 de St. James’s Street de Londres desde 1765.

Localizado en St. James’s Street, una de las arterias más lujosas de Londres

Los cotizados sombreros de Lock & Co. Hatters han sido siempre confeccionados con las mejores telas, pieles y fieltros, y con los diseños más innovadores, elegantes y exclusivos. Esta firma, como no podía ser de otra manera, es titular de la autorización real como sombrerero de Felipe de Edimburgo, y de su hijo Carlos, príncipe de Gales. El príncipe Guillermo también es un asiduo cuando se trata de cubrirse la cabeza. Por cierto, en su boda con Kate Middleton, fue este taller el que suministró todos los sombreros de los hombres de la familia real británica.

A lo largo de la historia ha adornado las cabezas de personajes tan ilustres como el duque de Wellington, cuyo sombrero forma parte de la colección de la compañía. También el valeroso almirante Lord Nelson lució su famoso bicornio, confeccionado por Lock & Co. Hatters, durante la batalla de Trafalgar.

Además, el escritor Oscar Wilde solía lucir sus últimos modelos, así como el primer ministro británico Sir Winston Churchill, asiduo portador del famosísimo y británico bombín, creación exclusiva de la firma gracias a un peculiar encargo. Fue el que les hizo Edward Coke, hermano menor del segundo conde de Leicester pidió a Lock & Co. Hatters que creara un sombrero más compacto para resolver el problema que tenían los guardas de sus fincas con los sombreros de copa tradicionales, ya que eran demasiado frágiles y demasiado altos, y a menudo eran golpeados por las ramas bajas de los árboles.

Winston Churchill con su característico bombín

El famoso bombín salió de su taller

Charlie Chaplin, quien encargó bombines a Lock & Co. en 1912, 1913 y 1922, llevó este modelo a su terreno convirtiéndolo en algo icónico a nivel mundial.

El bombín todavía sigue siendo, junto a los elegantes sombreros de copa, uno de los modelos emblemáticos de la compañía.

Hoy por hoy esta casa de sombreros sigue estando en lo más alto. Sus modelos no se han quedado “viejunos”, ni mucho menos. La familia da vida a diseños que siguen atrayendo a muy distintas personalidades, desde top models a miembros de la realeza británica, pasando por cantantes, artistas, actores e intelectuales. Lock & Co. ha sabido sacar partido a su legado trayéndolo al siglo XXI en la medida perfecta.

El actor Patrick Dempsey con gorra de la marca

Los más solicitados son las gorras de cachemira, los de tweed, algodón, lino, los Panamá, de paja, de piel, los modelos enrollables y, por supuesto, los sombreros de ceremonia. También diseña y confecciona para mujer. Gorras y boinas, sombreros para looks urbanitas y campestres, y por supuesto, tocados, pamelas y sombreros de ceremonia. Todos ellos son piezas únicas de una firma que ejemplifica lo mejor de una tradición centenaria.

Fotos: © Lock & Co. Hatters