La revolución del pan de la hamburguesa

El secreto está en la masa. Y en la miga. Cuando pensamos en una buena hamburguesa la calidad de la carne es lo primero que nos viene a la mente, pero, ¿qué ocurre con el pan? Un elemento tan básico como indispensable en una hamburguesa puede marcar la verdadera diferencia entre una delicia gourmet y una simple comida cuyo sabor nunca volveremos a recordar. Las hamburgueserías lo saben, y ahora podemos encontrar diferentes opciones para degustar nuestra hamburguesa con el pan que más nos guste. Les traemos la guía definitiva para identificar los distintos tipos de panes y dónde degustarlos.

 

Atrévase a probar el pan de color negro en La Revoltosa, Madrid.
Atrévase a probar el pan de color negro en La Revoltosa, Madrid.

 

Desde sus inicios, poco claros y en constante discusión, la hamburguesa causó furor. Algunos apuntan a que su origen está en la ciudad alemana de Hamburgo a mediados del siglo XX, centro portuario por excelencia de la época, los alemanes que emigraban a Estados Unidos llevaban consigo su especial forma de servir la carne picada a sus compañeros: colocada entre dos panes. Otras versiones, sin embargo, aseguran que fue un feriante norteamericano, Charlie Nagreen, quien decidió dar una solución a los visitantes de la Feria Estatal de Wisconsin, quienes querían seguir comiendo la deliciosa carne mientras paseaban, por lo que la encerró en dos panecillos, creando lo que conocemos hoy como hamburguesa.

Lo que queda claro es que el pan marcó la diferencia. La hamburguesa tradicional se servía en el comúnmente conocido como pan clásico o americano, aunque en la actualidad disponemos de muchas opciones para cambiar la clásica hamburguesa por toda una experiencia y entre los panes podemos encontrar:

Pan americano: El pan por antonomasia de la hamburguesa es el que sirven las cadenas de comida rápida como McDonalds o Burger King, un pan con poca miga y una corteza más bien blanda, con semillas de sésamo esparcidas en la tapa de arriba. Es el pan que encontramos en cualquier hamburguesería y el que nos servirán si no indicamos que queremos uno distinto. Al tener esa textura esponjosa y de fácil sujeción con ambas manos, el pan americano seguirá reinando como la tapa perfecta a la carne.

Pan Brioche: Directo desde Francia llega este tipo de pan, similar a un bollo e ideal para los amantes de la miga. Un pan ligero y sabroso, su secreto reside en dorar la corteza pero sin llegar a secar la miga, técnica que le confiere ese color dorado tan característico en su exterior y un tono más amarillento en el interior. Además de dulce como bollo o base de postres, este pan está ganando adeptos como pan para la hamburguesa. Sin duda, es el pan que concebimos como excelencia y el que marca la diferencia entre una hamburguesa y una experiencia gourmet.

Pan Mollete: De aspecto pálido, este pan engaña a primera vista, ya que su color blanquecino nos hace pensar que no está hecho del todo, pero es parte de su magia. Su textura crujiente y su finura consiguen que nos centremos en que el paladar disfrute del interior de la hamburguesa y todos sus ingredientes, y encima es bajo en grasas. Todo ventajas. Típico de Andalucía para tomar en el desayuno, muchas hamburgueserías lo incluyen como una opción en su carta.

Una vuelta de tuerca más….

Pasar del pan clásico y disfrutar de otras opciones como el mollete o el brioche es cada vez más fácil y ambos ya le ganan terreno al americano, pero si lo que de verdad está buscando es algo completamente diferente, puede probar otros panes como el de cerveza negra con semillas de amapola, pan de arroz al vapor, pan de tomate, pan con curry y cúrcuma, pan con tinta de calamar… entre muchas otras opciones que, a medida que la hamburguesa se hace un hueco en la cocina de lujo, continuarán por ampliar su variedad.

Dónde probarlos

Entre algunos de los restaurante que se han atrevido a dar el salto y apostar por la innovación en la cocina para darle a la hamburguesa el estatus de plato gourmet que se merece, nosotros destacamos:

Timesburg: Inaugurado por tres amigos en el año 2012, esta cadena comenzó como un pequeño local en la calle París de Barcelona donde prometían detalle y cuidado en cada una de sus creaciones. Actualmente cuentan con ocho restaurantes en la Ciudad Condal y uno en la capital. En Timesburg todo está preparado a mano, sus productos son su sello característico, al igual que sus panecillos. Ofrecen pan de semillas de amapola, de cristal, mollete, multicereal o la hamburguesa sin pan, para disfrutarla al máximo. Todas sus hamburguesas se preparan a la parrilla y al punto, y su carta es bastante amplia, para que cualquier enamorado de este plato pueda disfrutarlas. Sin restricciones. Y si no tiene tiempo para acudir al local, cuentan con servicio take away.

 

El pan de Timesburg se prepara en el mismo local.
El pan de Timesburg se prepara en el mismo local.

 

Gobu Burger: Nacida con la idea de fusionar la hamburguesa más tradicional con los productos más típicos de España, este restaurante ofrece un nuevo concepto al comensal del plato clásico. Entre su oferta de panes, encontramos: de chapata, mollete, de tomate, opción de pan para celiacos o por último, su pan estrella, el pan de hamburguesa de la casa (hecho artesano a base con levadura madre).

 

La mejor hamburguesa sin renunciar a los productos de nuestra tierra.
La mejor hamburguesa sin renunciar a los productos de nuestra tierra.

 

Gancho y directo: Cebón y presa ibérica se sirven entre tres variedades de panecillos en este restaurante madrileño. Podemos escoger entre el americano, de mollete o su marca de identidad: el pan rústico, gratinado con queso y cebolla, le confiere a la hamburguesa un sabor muy especial y marcado.

 

Su pan rústico le confiere esa personalidad indiscutible a sus hamburguesas.
Su pan rústico le confiere esa personalidad indiscutible a sus hamburguesas.

 

The Good Burger: Esta cadena de restaurantes está en plena expansión, y no es para menos. Lo que le hace distinto de otras hamburgueserías es su pan, similar al brioche con un toque dulce y una textura que se funde con la carne. Las hamburguesas son de tamaño reducido, pero no dejan al comensal con hambre, ya que la exquisitez en la preparación de sus ingredientes y la fusión con el pan de la casa, consiguen saciar sin llenar. Su última novedad es la incorporación de la llamada “hamburguesa SLIM”, la hamburguesa con menos calorías del mercado servida en un pan de cristal de cerveza. Para no perdérselo.

 

Su pan brioche es la marca de esta cadena.
Su pan brioche es la marca de esta cadena.

 

Hamburguesa Nostra: El grupo Hamburguesa Nostra destaca por su sello de calidad y excelencia. Cuenta con tres marcas del grupo: Vaca Nostra (dedicado únicamente a carnes), Raza Nostra (donde las carnes con raza son las protagonistas) y Sota Caballo Rey (una taberna de carnes). Además, podemos comprar en su tienda diferentes tipos de panecillo, como son: de bacon, de nueces y pasas, sin gluten, de sésamo, mollete blanco o su pan de sabores.

 

Con su propia tienda,  para panes de hamburguesa.
Con su propia tienda, podemos elegir entre 22 tipos de carne además de distintos panes de hamburguesa.

 

New York Burger: Llevan ocho años sirviendo las mejores hamburguesas en Madrid con, posiblemente, la mayor oferta de panes, entre los que encontramos: tradicional con semillas de sésamo, de amapola con semillas de amapola, brioche, focaccia con un toque de aceite de oliva y orégano y de cereales, así como la opción de pan sin gluten.

 

Una hamburguesa en pan de amapola o focaccia, ¿por qué no?
Una hamburguesa en pan de amapola o focaccia, ¿por qué no?

 

Revoltosa: Para auténticos gatos de Madrid… y atrevidos. Puede que no le suene de nada el nombre del local, pero seguro que ha llegado a sus ojos en algún momento una fotografía de sus hamburguesas, y son difíciles de olvidar. La diferencia la marca su pan de color negro, en el que se sirven todas sus opciones de hamburguesas de la carta, entre las que encontramos desde la chulapa (carne de vaca, mayonesa, mostaza a la antigua, queso Idiazábal, cebolla crujiente, bacon y mermelada de tomate) o la valiente (carne de toro, cebolla roja al Pedro Ximénez, queso gorgonzola, tomate, rúcula y mayonesa especiada con toque picante).