La aerolínea islandesa PLAY volará a Palma de Mallorca y Málaga en verano 2022

PLAY, la aerolínea islandesa lowcost, amplía su presencia en España añadiendo a Palma de Mallorca y Málaga en su red de rutas para la temporada de verano de 2022. Con estas dos nuevas conexiones a Reikiavik, PLAY operará en 6 ciudades españolas el próximo año, contando los vuelos ya existentes en Alicante, Tenerife y Barcelona, así como los de Gran Canaria que se iniciarán este próximo diciembre.

27 de octubre de 2021,

Los servicios entre Palma de Mallorca y Reikiavik, de carácter estacional, operarán una vez por semana, los miércoles, lo que convertirá a PLAY en la única aerolínea en realizar vuelos directos entre las dos islas. Con un Airbus A320 de 180 plazas, el vuelo inaugural tendrá lugar el próximo 1 de junio de 2022. La temporada se extenderá hasta el 14 de septiembre.

La ruta Málaga-Reikiavik, por su parte, contará con un vuelo semanal los domingos entre el 29 de mayo y el 18 de septiembre operado también con un Airbus A320 de 180 plazas. 

“Estamos encantados de añadir Palma de Mallorca y Málaga a la red de PLAY en 2022 y de ampliar así las opciones para que los españoles visiten Islandia y los islandeses, España”, ha afirmado Birgir Jonsson, CEO de PLAY.

En conjunto, PLAY va a ofrecer más de 3000 plazas semanales en las rutas españolas a Reikiavik el próximo verano, un aumento de la capacidad del 25 % respecto al mismo periodo en 2021. 

La aerolínea, que actualmente opera tres A321neo, planea incrementar su flota a seis A320neo y A321neo en el segundo trimestre de 2022. A largo plazo, la ampliación de la flota alcanzaría alrededor de 15 aviones para 2025 en sus servicios a destinos en Europa y América del Norte.

Para más información: flyplay.com/.

El Aeropuerto Internacional de Keflavík está a unos 40 minutos de Reikiavik.

Reikiavik

Estas nuevas conexiones directas son una oportunidad para viajar a Islandia desde Málaga y Palma. Si vas a visitar este país tan distinto y particular de naturaleza impresionante, no dejes de hacer una incursión a su capital. Suele ser la gran olvidada en los recorridos o itinerarios por la isla, muy probablemente por su tamaño que hace pensar que no tenga mucho que ver y ofrecer.

Reikiavik, Islandia.

Y si bien es ciertamente una ciudad pequeña, casi un pueblo grande, eso es precisamente uno de sus encantos. Su skyline se compone básicamente de casas bajas de colores, con algunas excepciones de edificios más modernos y altos. Uno de estos es la imponente iglesia Hallgrímskirkja, que ve desde casi todos los puntos del centro.

Al ser una ciudad costera, la bahía de Reikiavik tiene mucha importancia en la vida de la urbe. El transporte en barco es una constante como si de un autobús se tratara. Y a pie, un paseo al lado del mar es perfecto para descubrir el puerto viejo de Reikiavik. Aquí hay que ver la famosa escultura del Viajero del Sol. Lo ideal es ir a la hora de la comida o la cena para entrar en uno de los muchos restaurantes que se sitúan ahora en las antiguas casetas de colores de los pescadores. Y en fin de semana cuenta además con el mercadillo Kolaportid de productos locales. El paseo lo puedes continuar hasta la Casa Höfði, donde tuvo lugar la Cumbre de Reykjavík, en octubre de 1986 que reunió a Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov cerrando allí mismo el capítulo de la Guerra Fría.

El puerto antiguo.
Escultura del Viajero del Sol.

Si no descuidas la visita a museos en cada destino que visitas, esta pequeña capital cuenta en cambio con unos cuantos museos, como el Museo de Arte, Museo de las Sagas, Museo Vikingo, Museo de la ballena, Museo del Punk, e incluso la excéntrica Faloteca Nacional. Sin olvidar el Museo y observatorio Perlan que estando en lo alto de una colina, colina Öskjuhlíð, lo ideal es llegar subiendo a pie en un agradable paseo. Las vistas merecen la pena.

Desde el Museo Perlan. Foto: facebook de Museo Perlan

Y para el capítulo compras, la calle imprescindible es Laugavegur. Es la calle comercial más animada de Reikiavik, una de las más antiguas de la ciudad y una de las más largas también, y es perfecta oara ir de tiendas, bares y restaurantes.