Jameos del Agua: gastronomía volcánica

La culpa la tuvo César Manrique, uno de los grandes artífices de la conservación de la isla canaria de Lanzarote. Él firmó grandes intervenciones arquitectónicas para ensamblar el arte a la naturaleza y, entre otros muchos proyectos, se le ocurrió domesticar el rugido de un volcán y concebir un espacio de ocio en el gran vómito de lava del La Corona. En medio literalmente de un tubo volcánico, o sea, dentro de la tierra, nos encontramos con un restaurante singular y único, JAMEOS DEL AGUA, que forma parte de las cuevas del mismo nombre, donde el público puede asistir también a conciertos o espectáculos teatrales.

 

César Manrique es el artífice de este espacio, en el que se fusionan el arte y la naturaleza.
César Manrique es el artífice de este espacio, en el que se fusionan el arte y la naturaleza.

 

El restaurante está localizado en el municipio de Haría, en el norte de la isla, concretamente en Punta Mujeres, y está al borde de una pequeña laguna de aguas traslúcidas donde viven unos diminutos cangrejos, ciegos y albinos, que los locales llaman jameítos” y que gozan de la máxima protección. Dicen los científicos que estos diminutos animales, de apenas un centímetro de tamaño, viven en sitios muy contados del planeta y que sólo sobreviven en los alrededores de las fumarolas volcánicas submarinas. Por supuesto, no está permitido lanzar monedas al agua, pues el metal podría romper su frágil equilibrio ecológico.

Menú gastronómico

Jameos del Agua está gestionado, debido al emplazamiento que tiene, por el Cabildo de Lanzarote y es una experiencia muy recomendable reservar plaza en su restaurante. Los martes y sábados ofrecen un menú gastronómico, el Menú Jameos Noche Premium, que incluye un entrante, dos platos principales y dos postres, además de un aperitivo. El precio es de 49,90 euros y se puede optar, entre otras ofertas, por un lomo de sama (un pescado local) sobre cama de verduritas salteadas o solomillo de buey glaseado con arándanos y boletus confitados. También incluye un ceviche de atún canario, tomate y mango, y, para los postres, recomiendan el tronco de frutos rojos y coulis de piña, espolvoreado con cacao. El menú incluye una botella de vino para dos personas a elegir entre el Grifo Blanco Colección o el Bermejo Tinto Maceración Carbónica, ambos elaborados en Canarias. Para los menos comilones, existe una versión Classic de este menú por 39,90 euros.

La carta del restaurante es amplia y está a disposición del público prácticamente todo el día de lunes a domingo. Hay papas arrugadas de Lanzarote con mojo, pulpitos a la plancha también con mojo, carpaccio de solomillo con setas confitadas, creps rellenos de corvina y espinadas, ensalada de langostinos con guacamole, emparedado de mero relleno de jamón ibérico, conejo en salmorejo… y, en el apartado de postres, se recomienda el semifrío de tres chocolates, el baccará de caramelo o el bienmesabe con helado. 

Música junto a la laguna

Dicen que hay que disfrutar, al menos una vez en la vida, de este entorno mágico surgido entre el negro y agreste basalto que, los martes y los sábados, culmina siempre con un espectáculo de teatro, una sesión de Dj o un concierto, habitualmente de cámara, en el auditorio de los Jameos del Agua, que goza de una acústica natural impresionante y que contribuye a crear un ambiente de calma y sosiego espectacular. Al finalizar el concierto, la velada puede continuar.

Se recomienda llegar a Jameos del Agua con tiempo suficiente para visitar el pequeño museo de este Centro de Arte, Cultura y Turismo, el primero de una red de nueve emplazamientos naturales creada por César Manrique en Lanzarote, donde se puede disfrutar de una pequeña exposición sobre el origen y la actividad volcánica de la isla y que también permite sentir en toda su plenitud la armonía entre la naturaleza y la creación artística. 

Se recomienda llegar a Jameos del Agua con tiempo suficiente para visitar el pequeño museo de este Centro de Arte, Cultura y Turismo.
Se recomienda llegar a Jameos del Agua con tiempo suficiente para visitar el pequeño museo de este Centro de Arte, Cultura y Turismo.

Junto al Túnel de la Atlántida

Para los no iniciados, diremos que un jameo es el término aborigen que se emplea para definir el agujero producido cuando se hunde el techo de un túnel volcánico. Es lo que ha sucedido en los Jameos del Agua y en la vecina Cueva de los Verdes, ambos fruto de la erupción del Volcán de la Corona. El túnel volcánico donde se hallan estos singulares espacios tiene una longitud de 6 kilómetros, de los cuales 1,5 discurre bajo la superficie marina, un tramo que es conocido como el Túnel de la Atlántida. Jameos del Agua se halla situado concretamente en la sección del túnel más cercano a la costa y está formado por tres jameos o aberturas: el Jameo Chico, por donde se realiza el acceso; el Jameo Grande, donde se halla el restaurante, y el Jameo de la Cazuela, donde hay un espacio de ocio con una deliciosa piscina a la que se asoma una palmera centenaria.

La piscina exterior del restaurante.
La piscina exterior del restaurante.

ACERCA DE Pilar Ortega

Pilar Ortega
Nací en Madrid un 8 de marzo y prácticamente desde entonces tengo un libro entre las manos. Me licencié en Periodismo y mi trayectoria profesional se ha desarrollado fundamentalmente en las secciones de Cultura de “El Mundo”, “La Razón” y “Ya”. Soy autora de varias guías publicadas por la editorial Anaya Touring con las que me sumergí en países tan interesantes como Ecuador, Bolivia o Costa Rica. Colaboro como “freelance" con diversas publicaciones y también he puesto en marcha un proyecto editorial que enlaza los viajes con la literatura.