Ibiza se traslada al Medievo (hasta el domingo)

Juglares, artesanos, comerciantes de especias, bailarines, caballeros, princesas, encantadores de serpientes… De todo esto van a encontrar los viajeros que lleguen estos días a Ibiza, porque hasta el 12 de mayo la isla blanca se vuelca en su tradicional feria medieval. Y es que todas las calles, especialmente las del recinto amurallado de Dalt Vila, se engalanan con banderolas para celebrar una de las fiestas más esperadas del año en la que participan más de 100.000 personas.

 

Una de las fiestas más esperadas del año en la isla blanca.
Una de las fiestas más esperadas del año en la isla blanca.

 

9 de mayo de 2019,

La presente edición de la feria Ibiza Medieval cuenta con un amplio programa de actividades y talleres porque la celebración coincide, además, con el vigésimo aniversario de la declaración de Dalt Vila como Patrimonio Mundial de la Unesco. Y como están muy orgullosos de este título lo van a celebrar por todo lo alto. Otra singularidad es la puesta en marcha este año del I Encuentro de Embarcaciones Tradicionales, que trata de poner en valor y rescatar barcos tradicionales, entre ellos los típicos llaüts, que eran utilizados para la pesca de arrastre hasta que los barcos motorizados los dejaron languidecer. Por eso, hoy son considerados obras de artesanía porque su presencia en las aguas ibicencas es casi testimonial.

La fiesta no para en Dalt Vila

Pero volvamos al Medievo, porque durante cuatro días la isla pitiusa se convierte en escenario de espectáculos y manifestaciones festivas vinculadas a un pasado remoto, cuyo eco se siente estos días por toda la isla. Las vías principales de Dalt Vila cambian sus tradicionales fachadas blancas por un frenesí de banderolas de colores y lienzos con escudos estampados para recibir a juglares, artistas, bailarines, faquires, fabricantes de chocolates…

Los organizadores dicen que se emplean más de 4.000 elementos para la decoración, entre ellos vistosas alfombras, telas y estandartes. En cualquier caso, se trata de una singular experiencia que está envuelta por los sabores y olores de la época medieval, que son recreados en muchos de los tenderetes dispersos por el casco histórico de Ibiza.

Los tenderetes del Mercado Medieval por el casco histórico de Ibiza.
Los tenderetes del Mercado Medieval por el casco histórico de Ibiza.

Cetrería, tiro con arco y torneos

Sólo entre las plazas de Sa Font y de la Constitución y la calle Antoni Palau hay más de 150 puestos de artesanía y gastronomía, entre los que se intercalan diferentes espacios destinados a talleres vinculados a oficios tradicionales en riesgo de desaparición. Hay demostraciones de cetrería, tiro con arco, herrería, alfarería, mimbre, incienso, madera, papel, perfume, danzas árabes, y hasta juegos medievales a caballo. Y también una exposición heráldica de apellidos ibicencos medievales documentados.

La fiesta se extiende desde Dalt Vila hasta La Marina para recordar el rico pasado de una historia singular, la de Ibiza. No faltarán, como es lógico, los típicos torneos medievales, que se celebrarán en el parque Reina Sofía, si bien se alternarán con otras manifestaciones culturales, como danzas orientales, recreaciones de campamentos medievales o pasacalles históricos.

Pasacalles históricos.
Recreaciones y pasacalles históricos.

El pasado se suma a la modernidad

Durante estos días, la modernidad ibicenca se funde con la Edad Media. Quizás para demostrar que el futuro y el pasado caminan de la mano en esta isla, un territorio que, además de turistas, fiestas interminables, sol y playa, cuenta con un gran legado de culturas y tradiciones de épocas históricas pasadas. Basta recordar que por la ciudad de Ibiza pasaron fenicios, romanos y árabes.

Es el momento de descubrir una Ibiza diferente y contemplar el recinto fortificado de Dalt Vila -dicen que es la acrópolis mejor conservada del Mediterráneo- de otra manera. Hay que recorrer sus accesos y baluartes, disfrutar de las vistas al mar y al puerto, y empaparse del encanto de sus calles. Es un territorio amurallado que ha protegido la isla de multitud de ataques de piratas y corsarios, pero que ha permitido absorber una mezcla de culturas que ha otorgado a Ibiza un espíritu cosmopolita y abierto.

Dalt Vila. Foto: Xescu Prats de Auténtica y Natural.
Dalt Vila. Foto: Xescu Prats de Auténtica y Natural.

Refugio en la bahía de Talamanca

Conseguir alojamiento en las proximidades de Dalt Vila durante la feria medieval es una verdadera proeza, así que lo más recomendable es buscar un hotel en la recoleta y singular playa de Talamanca. Allí hay multitud de hoteles donde elegir y la distancia al casco histórico de Dalt Vila es francamente pequeña. Hay autobuses urbanos cada media hora (el 12), los taxis llegan en 10 minutos y, si se desea recorrer esta distancia a pie, es un agradable paseo de apenas media hora.

Si quieres darte un capricho, hay dos alojamientos de cinco estrellas que acaban de abrir la temporada justo esta semana. Se trata del OD Talamanca, un hotel “eco friendly” pensado para desconectar del ruido y mimar el cuerpo y el alma. Es un referente del lujo pero combinado siempre con un espíritu sostenible, ecológico y responsable con el medio ambiente. Tiene tres piscinas rodeadas de solariums, un sky bar con vistas a los más bellos amaneceres de la isla, gimnasio, clases de yoga gratuitas mirando al mar y un restaurante que apuesta por una gastronomía saludable.

¿O prefieres alojarte en el hotel que tiene Robert de Niro en esta misma bahía de Talamanca? Para ello tienes que dirigirte al espectacular Nobu Hotel Ibiza Bay, que también ha hecho una apuesta decidida por el relax y la buena mesa. Una fórmula que gusta tanto a parejas en luna de miel como a grupos de amigos y a familias.

Así que no lo dudes. Es el momento de disfrutar de la fiesta en Ibiza, aunque en este caso tengamos que viajar, encantados por cierto, al Medievo.

Más información: https://turismo.eivissa.es/

 

 

ACERCA DE Pilar Ortega

Pilar Ortega
Nací en Madrid un 8 de marzo y prácticamente desde entonces tengo un libro entre las manos. Me licencié en Periodismo y mi trayectoria profesional se ha desarrollado casi siempre en las secciones de Cultura de periódicos nacionales: “El Mundo”, “La Razón” y “Ya”. Ahora colaboro como “freelance" con diversas publicaciones y también he puesto en marcha un proyecto que enlaza los viajes con la literatura. Soy autora de varias guías publicadas por la editorial Anaya Touring con las que me sumergí en países tan interesantes como Ecuador, Bolivia o Costa Rica. www.viajesynombres.com es mi aventura más personal.