Hotel Omm: cuando el lujo tiene personalidad propia

Gastronomía, bienestar físico y corporal, copas, música y un concepto del lujo urbano y cosmopolita. El hotel Omm, del grupo Tragaluz, lleva en pie desde 2003 como sinónimo de la estancia perfecta en Barcelona. Desde su inmejorable situación, en el Paseo de Gracia, ofrece a sus afortunados huéspedes un cúmulo de experiencias para disfrutar intensamente de la ciudad condal y de sus comodidades: un exclusivo spa, un restaurante asesorado por los hermanos Roca, una terraza imprescindible, con vistas privilegiadas, y la mejor música. ¿Se le pueden pedir más a sus cinco estrellas? Pues sí. Sigue leyendo y verás que tenemos razón.

La terraza del Hotel Omm, el rincón del verano en la las alturas. Foto: Hotel Omm.
La terraza del Hotel Omm, el rincón del verano en la las alturas. Foto: Hotel Omm.

La búsqueda de un espacio con personalidad propia, en el que poder cuidar los detalles al milímetro, fue la razón por la que Rosa María Esteva, cofundadora del Grupo Tragaluz, se decidió a aventurarse en este sector. Hoy, además de este establecimiento, posee un grupo con varios restaurantes de referencia en Barcelona, Madrid, Gerona y México y da empleo a más de ochocientas personas. Un pequeño imperio cuyo primer ladrillo fue Mordisco, un establecimiento fundado junto a su hijo.

El edificio, proyectado por el arquitecto Juli Capela y los diseñadores Sandra Tarrulla e Isabel López, supuso un antes y un después en cuanto a diseño y decoración por su carácter innovador. De hecho, fue premiado por la revista Travel+Leisure en 2005 por su original concepción.

Las habitaciones son la primera evidencia del buen gusto y la personalidad del hotel. Las hay de diferentes tipos: interiores, para aquellos que precisan menos prestaciones; las Omm King y Twin, amplias y luminosas, combinan diseño y funcionalidad con detalles como alfombras hechas de mano, mientras que las superiores ofrecen más espacio sin renunciar a la exquisitez en los acabados. Las junior suites, con su cama con dosel y su zona de estar, serán el alojamiento perfecto para los que buscan un pequeño lujo, y las suites, con sus vistas al reposado jardín interior, ofrece aún más comodidades: un amplio sofá, vestidor independiente y un baño con ducha y bañera para conseguir el máximo relax. Los ejecutivos más ocupados encontrarán óptima la suite Paseo de Gracia, dotada de un espacio de trabajo y envidiables vistas al Paseo de Gracia. Maderas, luz y materiales de origen natural son las tres constantes que definen la decoración de los alojamientos.

Una de las suites del Omm: madera, luz y materiales naturales son la diferencia. Foto: Hotel Omm.

Vistas y gastronomía. La terraza del Omm es uno de los rincones imprescindibles en altura de Barcelona. Lugar habitual para ser y ser visto (y ver y disfrutar de Gracia y de las vistas de la ciudad), dispone de una piscina de uso exclusivo para clientes en la que no relajarse es imposible. Pero si la terraza es imperdible, no lo es menos el restaurante del local, Roca Moo. Asesorado por los hermanos Roca y dirigido por Juan Pretell, su estrella Michelin y sus dos soles Repsol son el reconocimiento merecido de su particular visión de la cocina catalana. Los que lo prefieran también pueden tomar una copa en el Roca Bar o disfrutar de sus platos más sencillos, pero elaborados con una materia prima excelente. Muy recomendable su desayuno, con bollería casera y quesos de granja seleccionados con mimo.

Otra opción abierta al público, perfecta para olvidarse del mundanal ruido y las preocupaciones, es Spaciomm, el spa urbano de clima oriental especializado en terapias sensitivas a gusto del cliente con un amplio abanico de opciones: relajantes, tratamientos faciales con productos de Natura Bissé y corporales, ayurveda… Los amantes del lujo encontrarán muchas ventajas haciéndose socios del espacio: por 80 euros al año, se beneficiarán de un descuento del treinta por ciento en los tratamientos del spa y del diez por ciento en las clases de Pilates y en el Roca Bar. La sala de fitness, el estudio de peluquería, el circuito de agua y el espacio de gravitación son algunos servicios más de este rincón del que nadie querrá salir.

Un pequeño lujo al alcance de todos: un tratamiento del spa urbano del hotel.
Un pequeño lujo al alcance de todos: un tratamiento del spa urbano del hotel. Foto: Hotel Omm.

Que no pare la música. Y la noche. Y la música. El Night Club es el rincón para los amantes del mejor sonido… en dos ambientes. Los jueves y viernes, en el Lobby, desde las 20.30 es el espacio para el soul&jazz más sofisticado. Y cuando la noche avanza, la cosa se pone electrónica de la mano del funk&soul de Barcelona de jueves a sábados, desde las doce a las 3:30 de la madrugada. Música en vivo y artistas de renombre para los clubbers impenitentes.

Pero también es el lugar perfecto para hacer negocios (y cuenta con gran fama en este aspecto). El Omm dispone de diferentes salas con diferentes capacidades, perfectas para eventos, cócteles y reuniones que requieran el ambiente más especial. Y con la oferta gastronómica del restaurante a su servicio, por supuesto. ¿Quién se negará a firmar un trato en este entorno único?

ACERCA DE Rosalía Martínez

Rosalía Martínez
Aunque mi nombre es Rosalía Martínez, todo el mundo me conoce como Piti. Periodista gastronómica de profesión, tengo igual de inquietos el espíritu y el paladar, así que me apasiona viajar y descubrir sitios fantásticos para comer. Y contarlo y recomendar, claro. Epicúrea convencida. Cuando no como o viajo, leo y veo series.