HABLA Nº11: un lujo hecho vino de edición limitada

Extremadura es tierra de conquistadores y de conquistas, ahora y siempre. Y si no, que se lo digan a los responsables de las Bodegas Habla (Trujillo), un rompedor proyecto que trajo al mundo del vino, hace catorce años casi, bocanadas de necesario aire fresco. Su última novedad de edición limitada, HABLA Nº11, es una gozosa tríade en la que las variedades Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Petit Verdot dan pie a un crianza pleno y muy sugerente.

HABLA Nº11
La nueva apuesta de la bodega trujillana es HABLA Nº11, un crianza lleno de matices de edición limitada

Impregnado de un color cereza brillante y limpio, el nuevo coupage de la añada 2010 de Habla presenta un aroma algo complejo, en el que hay múltiples matices impregnados de personalidad. Fragancias dulces como la fruta de membrillo, las gominolas de mora y el chocolate negro coexisten con olores del terruño extremeño en los que no faltan la menta, la jara, la infusión de manzanilla o la flor de tilo. Y estos dejan paso a fondos de tierra y regaliz.

En boca, HABLA Nº11 seduce y convence. Nos encontramos ante un caldo pleno, sugerente y gustoso, con paso denso y fresco a la vez, y que deja gusto a té y a cuero. Se trata, en cualquier caso, de un tinto refinado y equilibrado, para lo cual es fundamental destacar su envejecimiento durante doce meses en barrica de roble francés.

Pese a ser una novedad, este limitado capricho de la bodega trujillana ya ha recibido buenas críticas y reconocimientos; en la Guía Repsol ha obtenido 95 puntos, mientras que en la guía francesa Gilbert y Gaillard o en la estadounidense Wine Cellar tiene puntuaciones muy similares a la española. Se puede adquirir de forma individual o en un estuche de dos botellas, que incluye dos copas Riedel.

Alta costura… y lujos cotidianos
Aunque la novedad del grupo es este caldo de precio algo más exclusivo (desde 20.95 euros, aproximadamente), resulta también muy interesante disfrutar de su HABLA DEL SILENCIO, un tinto que ha dado a la marca una gran notoriedad y con el que supo acercarse al mundo del lujo pero a precios mucho más contenidos sin desdibujar, eso sí, sus rasgos esenciales. A comienzos de año fue reconocido como el Mejor Vino Tinto de España por la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino (AEPEV). Si no lo has probado, te recomendamos que le des una oportunidad a un crianza intenso, plagado con toques ce cereza, mora, menta, pimienta y grafito que es goloso y fresco y pleno de resonancias frutales. Y todo desde poco más de diez euros.

Aún hay una última opción mucho más económica y no menos apetecible. Se trata de HABLA DE LA TIERRA. Concebido para tomar por copas, es la apuesta más desenfadada y atrevida, con aromas de hoja de tomate, anís y flor de manzanilla y que configuran un caldo chispeante y perfecto para disfrutar a diario por unos seis euros.

habla_silencio_ok habla_tierra

El placer del buen vino va mucho más allá de su cata. Por eso, resulta muy recomendable visitar las instalaciones de Bodegas HABLA (A-V, Km 259, Camino de la Coronada. Trujillo. Extremadura. Reservas en el 927 659 180) y conocer así el origen y terruño de estos vinos, mientras se pasea por sus viñedos y se descubren las ocho variedades de uva con las que elaboran sus caldos en sus vanguardistas instralaciones. A menos de un kilómetro, además, se puede visitar la Dehesa de la Torrecilla, una hacienda de más de mil hectáreas que alberga una de las mejores yeguadas de España, en la que se crían más de un centenar de magníficos ejemplares de Pura Raza Española. Un broche singular para un fin de semana o una escapada donde, no lo olvidemos, no puede faltar Trujillo, una villa llena de encanto.

Unas bodegas creadas para diferenciarse
La andadura de bodegas Habla comenzó en el año 2000. Su proyecto inicial era el de crear unos vinos excelentes a través de la viticultura ecológica y apoyándose en una marca icónica y rompedora, muy vital, alejada de un lenguaje rebuscado y técnico (tan propio del sector). Fueron rompedores en muchos aspectos, como su packaging, el formato variable de las botellas o el minimalismo gráfico y rejuvenecedor por el que apostaron, y que les hace muy reconocibles. Ofrecen caldos con mucha personalidad y exuberancia que complacen a profanos e iniciados en el noble arte de la enología.

ACERCA DE Rosalía Martínez

Rosalía Martínez
Aunque mi nombre es Rosalía Martínez, todo el mundo me conoce como Piti. Periodista gastronómica de profesión, tengo igual de inquietos el espíritu y el paladar, así que me apasiona viajar y descubrir sitios fantásticos para comer. Y contarlo y recomendar, claro. Epicúrea convencida. Cuando no como o viajo, leo y veo series.