Francia va a rescatar sus pequeños cafés y bistrós

El país ha perdido más de 150.000 cafés en los últimos 50 años. Su gobierno ha anunciado que va a invertir 150 millones de euros en rescatar los tradicionales bistrós y cafés, empezando por aquellos en pequeños pueblos -donde la despoblación hace urgente tomar cartas en el asunto- y más adelante también en ciudades, pues en definitiva estos establecimientos son parte del estilo de vida francés.

El café de Arlés que retratara Van Gogh en "Du café le soir", se mantiene del mismo color y aspecto para rendirle un honenaje
Este café de Arlés, que retratara Van Gogh en “Du café le soir”, se mantiene del mismo color y aspecto para rendirle un honenaje.

5 de noviembre de 2019,

Si te decimos que pienses en algunas imágenes representativas de toda Francia, junto con la icónica Torre Eiffel o sus elegantes ciudades, su gastronomía laureada y sus vinos y quesos, sin olvidarnos de los croissants de mantequilla… muy probablemente también te venga a la cabeza sus encantadores cafés y brasseries con esa iluminación tenue y mesas en la terraza tan característicos. Sin embargo, estos cafés son cada vez más difíciles de encontrar: en los últimos cincuenta años, el número ha bajado de 200.000 a 40.000 debido al aumento de los restaurantes de comida rápida en las ciudades o a la disminución de la clientela en los pueblos.

Primero, las zonas rurales

A la luz de esta pérdida, el presidente francés Emmanuel Macron ha anunciado un plan de rescate de 150 millones de euros para 1.000 cafés, según informa Associated Press.

La inversión en los cafés del país ha sido muy bien recibida por los franceses

El importe se canalizará en primer lugar a aquellos cafés de aldeas con una población de menos de 3.500 habitantes, donde los residentes se quedan sin lugares de reunión. En este momento, el organismo (Groupe SOS) dedicado a decidir qué cafés y poblaciones obtienen la ayuda, está examinando las solicitudes de los pueblos.

Esta entidad también ayudará a los cafés y bistrós a añadir otros servicios más allá de los propios de restauración, como servicios postales y Wi-Fi, e incluso a desarrollarse como lugares donde los residentes pueden obtener ayuda con el papeleo, como las declaraciones de impuestos. Al hacerlo, el gobierno espera que el mayor uso de los cafés los haga más atractivos para una clientela de todo tipo.

Además de bebidas, comidas y echar las quinielas -tan habitual en los cafés y bistrós de los pueblos-, también podrán ofrecer artículos de primera necesidad que no siempre están a mano en las zonas apartadas, como el pan, los comestibles, junto con acceso Wi-Fi y servicios postales e incluso ayudar con las declaraciones de impuestos online y otros trámites.

cafés bistrós Francia
La inversión en los cafés del país ha sido muy bien recibida por los franceses.

También disminuyen en París

Sin embargo, los cafés no sólo están en peligro en la Francia rural, incluso en París han sufrido un declive: hace tres décadas, los bistrós y los cafés constituían la mitad de todos los restaurantes de la ciudad. ¿Hoy? Son sólo el 14%, una cifra tan alarmantemente baja que la organización sin fines de lucro “Bistrots et Terrasses de Paris” está tratando de conseguir la protección de la UNESCO para los bistrós.

No todos los cafés corren la misma suerte que los más famosos, como el histórico Café de Flore de París.
No todos los cafés corren la misma suerte que los más famosos, como éste, el histórico Café de Flore de París.