¿Fikamos? Los mejores lugares para hacerse el sueco y convertir la merienda en un ritual

Pocas cosas hay más suecas que “fikar” con amigos. Este verbo, del que no existe traducción en ningún otro idioma, representa un concepto muy importante para la sociedad sueca y supone todo un ritual. La “fika” es una pausa explícita que se realiza para tomar un café acompañándolo de algo dulce con amigos, pareja o compañeros de trabajo. Compararlo con una merienda se quedaría corto, porque incluso “hacer una fika” está reconocido como una pausa obligatoria (y remunerada) en las empresas del país. El concepto de pausar a “fikar” es tan difícil de explicar con palabras, que ni siquiera se ha trasladado como tal fuera de Suecia, por lo que si de verdad queremos disfrutarlo, nos tocará visitar el país nórdico. Aunque en España lo que más se asemeja a “fikar” es merendar y no podamos disfrutar de este momento degustando postres suecos como la Prinsesstårta (la tarta de la princesa), la Bärtårta o un bollo de canela (kanelbullar), contamos con una serie de sitios muy especiales donde “fikaremos” como verdaderos profesionales.

 

En España ningún establecimiento sueco permite "fikar" como un profesional, aunque contamos con una amplia oferta de lugares donde poder intentarlo. Foto: @2foodtrippers
En España ningún establecimiento sueco permite “fikar” como un profesional, aunque contamos con una amplia oferta de lugares donde poder intentarlo. Foto: @2foodtrippers

 

El Jardín Secreto (Madrid)Este jardín en el centro de la capital no se atribuye el adjetivo “secreto” por azar, ya que encontrarlo es todo un reto si no se ha oído hablar de él antes. Situado en la C/ Conde Duque, el Jardín Secreto es un lugar mágico donde merendar se convierte en toda una experiencia gracias a la amplia variedad de cafés del mundo disponible en su oferta: café Balam Bambú, café con Peta-Zetas, café de las Hadas, café Ipanema… Si prefiere infusiones o tés, cuentan con distintos tipos de té verde, negro, rojo, mezcla de frutas, roiboos y hierbas. Y no podía faltar el dulce. Sus tartas, con nombres tan suculentos como “Orgasmo por Chocolate”, “Secuestro Gourmet” o “Amor al Primer Mordisco”, le atraparán. Toda su oferta se refuerza con la original decoración del espacio, con lámparas adornadas con conchas o muebles con sello de origen de Tailandia, Indonesia o La India.

El secreto mejor guardado de Madrid para “fikar” como un profesional. Foto: El corazón en un mundo ciego
El sitio donde fikar como un profesional en Madrid es un “secreto a voces”. Foto: El corazón en un mundo ciego

 

Casa Suecia (Madrid): ¿Qué mejor que “fikar” en Casa Suecia? Este espacio, localizado en el Hotel NH Collection Madrid Suecia, cuenta con una decoración espectacular y una carta estacional donde podemos tomar un café y un dulce o realizar comidas más contundentes. El interiorismo corre a cargo de Lázaro Rosa-Violán y seduce a la vista casi tanto como los sabores de su carta. Como curiosidad, Casa Suecia abrió recientemente las puertas de su coctelería clandestina Hemingway, bautizada en honor al célebre escritor, quien se escabullía pasando por los baños para tomar un trago en el bar durante sus estancias en Madrid.

“Fikar” en la Casa Suecia y maravillarse con su cuidado interiorismo. Foto: María G. Aguado
“Fikar” en la Casa Suecia y maravillarse con su cuidado interiorismo. Foto: María G. Aguado

 

La Musa (Madrid): El Grupo LaMusa instaló en Madrid su talento y su firma para crear en pleno barrio de Malasaña un sitio que destaca por su ambiente bohemio, con una decoración renovada por su 20 aniversario a manos del estudio Triscaideca. La calidad gastronómica corre a manos del nuevo chef Javi Estévez, responsable de que uno nunca sepa qué va a encontrar en su carta, ya que está en continuo cambio. Sus precios asequibles convertirán la “fika” en el favorito del día. Recomendamos, además, probar sus tapas de cocina fusión, su tarta de zanahoria y, cómo no, su Bomba de Patata.

La Musa fika en Madrid
En pleno Barrio de Malasaña encontramos un rincón ideal para la pausa de café y dulce. Foto: Un buen día en Madrid

 

Café Cometa (Barcelona): El Barrio de Sant Antoni es el lugar de moda de la Ciudad Condal. El mismo matrimonio que se esconde detrás del aclamado Bar Cosmo (C/ Enric Granados) abrió el Café Cometa hace tres años buscando construir un espacio acogedor en un pequeño local. Si algo llama la atención de este café es su decoración de estilo minimalista y toque nórdico, perfecto para el “fika”. De su carta destacan los zumos naturales, smoothies, batidos, infusiones y cafés, que podremos acompañar de su repostería y pasteles como el de zanahoria o chocolate. Otra opción es “fikar” con tostadas, muesli, bollería o bocadillos.

Zumos naturales y una amplia oferta de repostería en el Barrio de Sant Antoni. Foto: facebook Café Cometa
Zumos naturales y una amplia oferta de repostería en el Barrio de Sant Antoni. Foto: facebook Café Cometa

 

Tarannà (Barcelona): Sin movernos de este barrio barcelonés paramos en Tarannà, un lugar estupendo para tomar un café en un espacio decorado al más puro estilo nórdico. En su carta ofrecen productos de temporada, tanto salados como dulces, y una amplia variedad de vinos. Es muy reconocible por su llamativa entrada, de un color verde vivo adornado con macetas por alrededor, y por las sillas rojas que pueblan su terraza. En un ambiente distendido y un local amplio, podemos invitar a nuestros amigos a disfrutar de un momento “fika”.

El estilo nórdico del local es perfecto para “fikar” en este barrio barcelonés. Foto: facebook de Tarannà
El estilo nórdico del local es perfecto para “fikar” en este barrio barcelonés. Foto: facebook de Tarannà

 

Farga (Barcelona): En 1957 Jesús Farga fundó FARGA, su primer establecimiento en Barcelona, convirtiéndolo en un punto de referencia de la pastelería selecta. Con el paso de los años, FARGA ha sabido renovarse y adaptarse a los nuevos tiempos, diversificando su oferta y mezclando, como en el caso de su tienda del Aeropuerto de Barcelona, en un mismo local, restaurante, tienda gourmet, pastelería y Farga Café y Catering. Su elegante decoración hace que esta antigua pastelería pase a convertirse en una fantástica opción para hacer una pausa y tomar un café y una de sus conocidas pastas de té, bollería o surtido de bombones.

Esta pastelería lleva desde 1957 ofreciendo los mejores dulces para acompañar al café. Foto: Sanzpont
Esta pastelería lleva desde 1957 ofreciendo los mejores dulces para acompañar al café. Foto: Sanzpont, Farga Aeropuerto Barcelona

 

Antik (Cuenca): Cuenca esconde este espacio “eléctrico”, mezcla de salón de té y café y tienda especializada en menaje de té, ingredientes y utensilios para la repostería más novedosa. Con más de 60 variedades de té, más de 80 de infusiones y plantas y más de 70 especias distintas, Antik es la apuesta segura para quienes no se conforman con los sabores típicos. Además, la repostería que ofertan está hecha por ellos mismos, incluyendo opciones sin gluten, sin lactosa o para veganos, entre otras. La magia de su espacio recae en sus exposiciones temporales y actos culturales que se alternan mensualmente.

Cientos de variedades de bebidas con repostería hecha a mano para “fikar” en Cuenca. Foto: facebook de Antik
Cientos de variedades de bebidas con repostería hecha a mano para “fikar” en Cuenca. Foto: facebook de Antik

 

La FINCA Coffee (Granada): El sitio para los amantes del café se encuentra en Granada, a los pies de la Catedral de la ciudad. En La FINCA Coffee trabajan con el café en todas sus modalidades: café especialidad, venta de café en grano, degustación de café y artículos para disfrutarlo en el hogar. La amplitud de su espacio y su decoración nórdica y minimalista nos transportan desde el sur de la Península a la Suecia más fría y acogedora.

Para un “fika” a los pies de la Catedral de Granada. Foto: facebook La Finca
Para un “fika” a los pies de la Catedral de Granada. Foto: facebook La Finca

 

La Postrería (La Coruña): La fusión perfecta entre gastronomía, diseño y coctelería, así es La Postrería. Este local ha trasladado a La Coruña un nuevo concepto, el FOOD&CLUB, por el que se comparten los cinco sentidos en cada experiencia gastronómica. Su nombre, como bien reza, alude a su amplia oferta de postres y dulces con los que podemos tomarnos un café bien caliente o una infusión después de una jornada de bajas temperaturas por el norte.

Descansar del frío del norte endulzando el invierno con unos postres muy especiales. Foto: La Postrería
Descansar del frío del norte endulzando el invierno con unos postres muy especiales. Foto: La Postrería

 

La Petite Brioche (Valencia): Esta pequeña panadería, mezcla de pastelería y cafetería, que se encuentra en el barrio más céntrico y chic de la ciudad de Valencia. Con una decoración acogedora y donde han cuidado cada detalle, es ideal para desayunar, comer y, cómo no, “fikar”. Su aura vintage y su mobiliario de madera y metal se mezclan con el olor de su repostería recién hecha. Una parada obligatoria para degustar sus bollos acompañados de una bebida caliente.

El olor de su repostería le atrapará nada más abrir las puertas de este local vintage. Foto: La Petite Brioche
El olor de su repostería le atrapará nada más abrir las puertas de este local vintage. Foto: La Petite Brioche