Exospace B55, el primer reloj conectado de Breitling

Breitling entra en el mercado de los relojes conectados por la puerta grande. Lo hace con el Exospace B55, su primer modelo de estas características pensado y diseñado especialmente para los profesionales de la aviación. Esta nueva pieza aspira a ser un auténtico cúmulo de innovación, funcionalidad y excelencia en la que el cronógrafo entra al servicio del reloj para mejorar su eficacia y lograr una usabilidad perfecta. Y todo, como siempre, con su premisa del Swiss Made: cada pieza ha sido desarrollada, ensamblada, terminada y testada en Suiza. También los ébauches del movimiento, e incluso la aplicación para smartphone ha sido realizada en Suiza, orgullosa patria de una de las pocas relojeras independientes que quedan en el país.

 

Exospace B55: el primer relij conectado de Breitling
Exospace B55: un smartwatch técnico, perfecto para pilotos.

 

La búsqueda del rendimiento óptimo preside cualquier creación de Breitling. Por ello, una idea que tenían muy clara era que el reloj no podía convertirse en una mera extensión del teléfono móvil. Así, el cronógrafo permanece en el Exospace B55 como amo y señor, y la conectividad entra a su servicio al conseguir que mejore sus funcionalidades. Incluso, el cronógrafo resulta operacional aunque no esté conectado. Esta servidumbre técnica permite que ambos instrumentos se acoplen a la perfección.

Por ello, el propietario de un Exospace B55 puede usar su teléfono para manipular ajustes como las alarmas, cambiar la hora o activar el modo noche. De la misma manera, podemos descargarnos del reloj al móvil un montón de gráficas útiles como los horarios de vuelo o los promedios, de forma que los pueda leer de una forma más sencilla, almacenarlos o desecharlos. Y por supuesto, el cronógrafo electrónico multifunción es capaz de recibir notificaciones de nuestro móvil, como nuevos mensajes de WhatsApp, correos, o llamadas entrantes, y recordarnos las citas de nuestra agenda. Más cómodo, y también mucho más útil. ¿Quién ha dicho que un smartwatch no puede ser un compañero vital perfecto?

El primer reloj conectado de Breitling, un instrumento de alta precisión
La conectividad es una novedad para esta relojera, que aspira a que la siguiente generación de cronógrafos permanezcan ligados a su desempeño técnico. Por ello, el Exospace B55 tiene una selecta y amplia variedad de funcionalidades especialmente diseñadas para los pilotos y para aquellos que precisen controlar el tiempo. Su Time Zone, por ejemplo, es capaz de indicar dos husos horarios simultáneamente (uno por medio de las agujas, el otro mediante indicación digital). Esto es especialmente útil durante los viajes, ya que permite acceder fácilmente a la hora local indicada por las agujas.

 

el primer reloj conectado de Breitling
Detalle del Exospace B55.

 

Otra de sus herramientas más útiles para los amantes de la aviación es el sistema aeronáutico Chrono Flight, que permite registrar «tiempos bloque» (tiempos transcurridos desde el momento en que el avión se pone en marcha hasta su inmovilización al finalizar) y los tiempos de vuelo. El  Exospace B55 guarda en la memoria la fecha y la hora de partida, la hora de llegada, las horas de despegue y de aterrizaje así como los códigos de los aeropuertos.

Además de un cronógrafo Lap Timer (que nos permite cronometrar sucesivamente varios tiempos, y almacenar cincuenta de ellos) cuenta con una funcionalidad que registra hasta cincuenta tiempos intermedios. Además, el usuario podrá lanzar un nuevo cronometraje cuando el cronógrafo ya está en marcha, y su taquímetro mide velocidades medias en función de una determinada distancia. Otra herramienta reseñable es el countdown/countup, que ofrece dos posibilidades: encadenar directamente una cuenta atrás (cuya duración es configurable) y un cronometraje, o bien efectuar un cronometraje absoluto, iniciando el cómputo a partir de un determinado valor. Esta posibilidad es sumamente útil para los enamorados de las regatas. Por último, posee un preciso Timer, (cuenta atrás) ajustable hasta 99 horas, 59 minutos y 59 segundos, en el que se puede elegir el tipo de alarma deseado (sonora o vibrante, o ambas). La cuenta atrás puede ser interrumpida y reiniciada.

¿Y cómo es la piel de esta precisa máquina suiza? El Exospace B55 es, ante todo, un reloj técnico, con una caja robusta, y a la vez ligera, de titanio. Posee un bisel giratorio con índices móviles utilizados como marcadores que sirven para señalar una hora de salida o una hora límite que se quiera recordar. La pulsera TwinPro de caucho bicolor,  es eminentemente deportiva y está disponible en tres colores: azul sobre negro, antracita sobre negro y gris sobre negro.

En la esfera, sus dos pantallas de cristales líquidos (LCD) proporcionan una óptima legibilidad y, como añadido, van dotadas de un sistema de retroiluminación que se acciona mediante una simple presión en la corona o cuando el usuario inclina su muñeca más de 35 grados. Esta posibilidad es especialmente útil cuando la mano está ocupada con el mando del avión o el volante del vehículo. Alimentado por una batería recargable, su novedoso calibre multifunción exclusivo Breitling B55 es un mecanismo SuperQuartz™ diez veces más preciso que el cuarzo convencional. Y para ofrecer todas las garantías, está certificado por el Control Oficial Suizo de Cronómetros. Es sumergible hasta cien metros y posee un diámetro de 46 mm.

¿Necesitas más razones para enamorarte de él?