El reloj de muñeca convertido en modelo de escritorio que podrás llevarte de viaje

Un diseño perfecto para la oficina, la mesita de noche o para meterlo en la maleta… Un reloj que va más allá de leer la hora en el reloj de muñeca o en el móvil.

Ya sea por simple capricho o por añadir una novedad al simple gesto de leer la hora en un reloj de pulsera o en el aburrido móvil, este cronógrafo tiene su punto. Es además el sustituto perfecto a los insulsos despertadores.

Briston, la marca francesa con inspiración y espíritu British y con una relación calidad-precio estupenda, lanza al mercado este noviembre una novedad que nada tiene que ver con lo que ha venido realizando hasta ahora. Esta vez, deja de lado el tradicional reloj de muñeca y da un paso más realizando un reloj de escritorio.

Se trata del Clubmaster Travel Clock, un reloj despertador que como bien dice su nombre es ideal para llevar de viaje porque lleva un estuche específico equipado con su fieltro de viaje para que el despertador de mesa sea el complemento que no pueda faltar en tus escapadas.

Inspirado en los antiguos relojes de bolsillo, sin duda lleva el adn y el estilo de la línea Clubmaster de la casa francesa, que es elegante pero joven. Y añade la versatilidad, con la que puede encajar en una mesa de oficina, en una mesita de noche o en una biblioteca durante tus horas de estudio. El Clubmaster Travel Clock puede ser una buena idea de regalo para estas Navidades.

En el corazón de estos relojes hay un nuevo calibre, el cuarzo japonés YM26, que destaca las funciones de alarma, hora mundial, así como el segundero pequeño a las 6 en punto y fecha (oculta). Otra singularidad es que se centra en su diseño de la caja, reconocible tanto por sus dos pulsadores como por su corona en la parte superior que recuerda a los primeros cronómetros de carreras.

Disponible en cuatro referencias, esta nueva caja curvada cuadrada (50×50 mm) está fabricada en acetato estilo carey o en acetato negro con acabado pulido espejo.

En definitiva, un reloj despertador que combina un diseño icónico, un movimiento con muchas funciones, y además a un precio asequible (270 €).