“El Buda Feliz 1974”, el restaurante chino más antiguo de Madrid

“El Buda feliz” aterrizó en Madrid nada menos que en 1974. Va para el medio siglo de historia. De hecho, ni siquiera España vivía en democracia cuando se instaló en la capital un restaurante chino, el primero, que dejó a más de uno con la boca abierta. El concepto era bastante exótico, sobre todo en aquellos años. Los misterios que evocaba aquel país lejano se materializaban por fin a través de la decoración, el personal y las especialidades de un establecimiento que hoy es todo un clásico de la cocina china en versión “street food”.

En pleno centro de Madrid, junto a la Gran Vía y la plaza de la Luna. Foto: © de Cali Bibang
De sus fogones salen recetas tradicionales chinas desde 1974. Foto: © de Cali Bibang

Y El Buda Feliz llegó para quedarse, porque continúa haciendo las delicias de sus más que veteranos clientes en el corazón de Madrid, en el número 5 de la calle Tudescos, junto a la plaza de la Luna. Hoy luce más esplendoroso todavía, después de haber renovado y actualizado por completo su carta y su decoración, inspirada en la frondosa vegetación de la ciudad paraíso de Shangri-La.

La decoración, inspirada en la frondosa vegetación de la ciudad paraíso de Shangri-La. Foto: © de Cali Bibang

Fuera prejuicios. El Buda Feliz no es un chino cualquiera porque su propuesta gastronómica rompe con todos los tópicos de la cocina del país asiático y apuesta por bocados auténticos y sorprendentemente creativos. O sea, auténtica comida china en el centro de Madrid.

Cuando se llega a El Buda Feliz 1974 hay que olvidarse de lo que uno intuye o espera de un restaurante chino convencional.

Aquí no hay ni arroz tres delicias ni rollitos de primavera.

Aquí sólo hay verdaderas recetas tradicionales traídas directamente de China a las que se les da un repaso por la creatividad.

El Buda Feliz 1974 cuenta con varios menús degustación que incluyen platos fríos perfectos para adentrarse en este universo de sabores, como son la ternera con callos o el pollo picantón. A continuación, se puede optar por una carne con verduras y churro frito chino, con masa elaborada con tinta de calamar, o el ñame con gambas, salsa de ostras y pimienta de Sichuán, todo un emblema de la fusión en la cocina.

Pollo (picantón) revolucionario de Sichuan. Foto: © de Matías Pérez Llera
Langostinos crujientes con salsa del chef marinada a base de licores chinos. Foto: © de Matías Pérez Llera

Otras especialidades son los dim sum, como el Shaomai de arroz glutinoso, el pato servido con arroz palomita o los tiernos daditos de solomillo con pimiento rojo. Y entre los postres, resulta imprescindible probar la tarta de chocolate picante con crema de cacahuete. Y al frente de esta atractiva propuesta, está “Julio” Yong Ping Zhang como consultor gastronómico.

Entre otras especialidades, los dim sum. Foto: © de Cali Bibang

Otra de las fortalezas de el Buda Feliz 1974 es la decoración, que juega con la tradición y la vanguardia, tal como se hace en la cocina. La luz que atraviesa las amplias cristaleras sigue siendo la protagonista del ambiente de este restaurante de dos plantas y que tiene capacidad para 75 comensales. En la planta baja, la barra recibe al visitante y desde ella se da servicio a la terraza en medio de una decoración exótica y natural. En el piso superior, las paredes están empapeladas de diferente color y las grandes lámparas y las plantas dan color a un ambiente más íntimo desde el que se tiene acceso a la cocina vista. Todo un lujo asiático, El Buda Feliz 1974, que fue pionero en Madrid y está a punto de hacerse cincuentón.

La nueva decoración, exótica y natural para representar la frondosa vegetación del paraíso de Shangri-La.
Más información: www.elbudafeliz1974.es

ACERCA DE Pilar Ortega

Pilar Ortega
Nací en Madrid un 8 de marzo y prácticamente desde entonces tengo un libro entre las manos. Me licencié en Periodismo y mi trayectoria profesional se ha desarrollado casi siempre en las secciones de Cultura de periódicos nacionales: “El Mundo”, “La Razón” y “Ya”. Ahora colaboro como “freelance" con diversas publicaciones y también he puesto en marcha un proyecto que enlaza los viajes con la literatura. Soy autora de varias guías publicadas por la editorial Anaya Touring con las que me sumergí en países tan interesantes como Ecuador, Bolivia o Costa Rica. www.viajesynombres.com es mi aventura más personal.