El Aston Martin DB5 No Time To Die Edición Limitada, la nueva virguería para los coleccionistas de coches

Amantes de los coches y coleccionistas de réplicas, hay un nuevo modelo que fichar: una réplica del modelo DB5 de Aston Martin a escala 2:3, esto es, algo más pequeño que el deportivo británico original, pero con todo el glamour y magnetismo del DB5 y en este caso además, eléctrico y descapotable. Sin olvidar por supuesto, con los imprescindibles artilugios sorpresa de los coches del agente 007. Todo esto se trata de una edición especial con motivo de la última película de James Bond “No Time To Die”, limitada a 125 coches.

Los faros delanteros se pueden bajar para desplegar un juego doble de cañones rotativos Gatling, imitados por supuesto

Se trata de una colaboración entre Aston Martin, el fabricante británico de coches a escala The Little Car Company y la productora británica EON Productions, que realiza las películas de James Bond desde 1962. Así, sobre el modelo DB5 Vantage Junior que el fabricante de coches a escala presentó hace un año, ahora con motivo de la película lanzan esta edición especial con una mayor potencia y autonomía, lo que le confiere un mayor nivel de prestaciones.

El Aston Martin DB5, que salió al mercado en 1963, es el coche más famoso y emblemático del universo cinematográfico de agente 007. Apareció por primera vez en la saga en Goldfinger, estrenada en 1964. Para muchos casi se puede decir que se haya convertido en un personaje más por derecho propio.

Uno de los coches que han hecho historia en el mundo del cine
Al volante cabe un adulto

Especificaciones de esta pieza de coleccionista

La versión, a escala del 66% del original, y con un tren motriz totalmente eléctrico, viene con pintura Silver Birch, instrumentos Smiths y placas de chasis numeradas individualmente. Y con la insignia de Aston Martin y 007, este coche es inconfundiblemente Bond.

Tras un extenso desarrollo y meses de colaboración entre las tres empresas, el coche es un gran homenaje a las marcas Aston Martin y 007. El Aston Martin DB5 original fue escaneado en 3D como referencia, lo que ha permitido una reproducción completamente exacta.

Tratándose de un coche de espías, el Aston Martin DB5 Junior No Time To Die va cargado de recursos sorpresa al más puro estilo Bond

Se han reproducido algunos elementos del coche de manera idéntica, como los instrumentos Smiths del salpicadero. Otros se han reimaginado para la era moderna, como el indicador de combustible que se ha convertido en un medidor de batería, mientras que la temperatura del aceite controla ahora la temperatura del motor.

Además del emblemático diseño exterior, el interior biplaza imita de manera bastante fiel al del DB5. Y como ningún coche de Bond estaría completo sin los recursos “salva-Bond”, la edición Aston Martin DB5 Junior No Time To Die no es una excepción.

Todos los gadgets se manejan mediante controles individuales en un panel de interruptores oculto en la puerta del pasajero. Al pulsar un botón, los faros delanteros se bajan para revelar un juego doble de cañones Gatling simulados, que se completan con disparos y destellos de cañón de imitación. Como en la peli, el modo de derrape resulta muy útil cuando se está en un aprieto. Otro detalle es tener una matrícula digital única que se activa a través del panel de control oculto.

Matrícula digital

También al igual que el coche original, esta edición especial puede producir una cortina de humo para facilitar la huida. El humo, que se expulsa por el “escape” trasero, cuenta con un depósito de suministro que proporciona una hora de humo seguro antes de tener que rellenarlo. Y siguiendo con las sorpresas, hay algunos otros secretos escondidos dentro del coche para que los afortunados propietarios los encuentren.

Ha sido diseñado como un descapotable, y no como el coupé de cabeza fija que conducía 007. Esto es para ofrecer asientos para un adulto y un niño uno al lado del otro, permitiendo a todas las generaciones de fans de Bond compartir el amor por la conducción.

Con múltiples modos de conducción y una autonomía de hasta 130 kilómetros, los aspirantes a agentes secretos deberían ser capaces de escapar de cualquier situación.

Un volante de apertura rápida permite al conductor entrar y salir con rapidez, y cuando tenga que detenerse a toda prisa, podrá contar con la frenada regenerativa y los frenos de disco Brembo de alto rendimiento. Los amortiguadores Bilstein y los muelles helicoidales se encargan de que la suspensión pueda soportar las prestaciones exprimidas en esta maravilla a escala de dos tercios.

Aunque el DB5 Junior no está homologado para circular por carretera, como modelo auténtico de Aston Martin, cada propietario recibirá la afiliación automática al respetado Club de Propietarios de Aston Martin. Sin olvidar la correspondiente al The Little Car Club, lo que les permitirá participar en eventos exclusivos en los que ellos, sus hijos y sus nietos podrán conducir sus DB5 Junior en los circuitos más prestigiosos.

Los fans de Bond de todo el mundo pueden hacerse con una de las ediciones limitadas del DB5 Junior visitando 007junior.com. De los 125 coches que se fabricarán, las plazas se asignarán por orden de llegada. El precio del coche se ha fijado en 90.000 libras (unos 105.565 euros), más los impuestos locales.

Más información en: www.thelittlecar.co