De la bodega más antigua de Uruguay, el vino más actual

Todo empezó cuando en el año 1854 un alemán, llamado Christian Lahusen, recién llegado de su país al otro lado del océano, decide adquirir un terreno entre los ríos San Juan y de La Plata para plantar unas cepas de vid que traía consigo de Europa. Sabía que el lugar prometía porque los jesuitas ya habían cultivado el terreno en los tiempos del dominio español para producir vino para sus misas. Y es que el microclima (de 12 a 18 grados todo el año) y la calidad del suelo, recubierto de gravas y cantos rodados, similar al suelo de la región de Bordeaux, eran perfectos para plantar vides.

 

LOS CERROS DE SAN JUAN

 

Así comenzó la producción de los caldos en la bodega más antigua de Uruguay, llamada LOS CERROS DE SAN JUAN, que llevan a sus espaldas más de 160 años de buena estirpe. Vinos que en la actualidad, después de haber realizado una completa renovación de productos e imagen, se ofrecen en los mejores restaurantes de Uruguay y gozan de una envidiable vitalidad.

La última generación de propietarios de la bodega, aun manteniendo la misma finalidad de hacer vinos de la más alta calidad, decidió dar un cambio de expresión a sus productos. Para ello, decidieron diseñar sus elaboraciones para los actuales amantes de la gastronomía y los buenos vinos, un consumidor joven que busca vinos de impacto. Así, sus actuales caldos son más afrutados con un toque de madera, más jóvenes y bien estructurados. La renovación se llevó al extremo, supuso incorporando nuevas prácticas como el enfriamiento de la uva a muy baja temperatura antes de la elaboración, la vendimia nocturna, y la mejora de los procesos de control de calidad.

Sólo hay un vino que no ha pasado por la renovación y actualización de carácter que han aplicado al resto. Un tesoro que sigue manteniendo las mismas pautas de elaboración que las que se usaban hace ya 125 años. Hablamos del vino más antiguo que sigue comercializándose en Uruguay, el Mil Botellas, un hito y una tradición que bien merecen la pena seguir manteniéndose por otros 125 años más, ya que continúa siendo uno de los referentes de la empresa. Su precio alcanza los $200 en los mercados de coleccionismo de vinos.

Y de su variedad de productos más moderna, destacamos el cabernet sauvignon De la Colonia, el vino más internacional. El más expresivo y consistente de la bodega. Mencionar también su tempranillo, variedad que se ha puesto de moda en Uruguay. Su De la Colonia Tempranillo-Tannat es un corte tempranillo-tannat más innovador al reunir esas dos características de vino. El resultado es un vino amable, como todo tempanillo, pero con más estirpe, con más cuerpo. Y el Lahusen Gewürztraminer, un homenaje a la familia fundadora de LOS CERROS DE SAN JUAN -la familia Lahusen- está elaborado con la variedad que ellos introdujeron en Uruguay desde Alemania, la uva gewürztraminer, con lo que este vino se hace con un concepto alemán. Con independencia de destacar por estar elaborado con tecnología de atmósfera cerrada buscando la máxima expresión de fruta, su éxito se debe a que está rico, muy rico. Es un vino formidablemente impetuoso. Su presentación en botella flauta, también innovadora, ha contribuido a la gran acogida de este vino por la gente.

 

Lahusen Gewürztraminer
Lahusen Gewürztraminer

 

Línea Cuna de Los Cerros de San Juan
Línea Cuna. Como homenaje a la naturaleza, cada varietal se asocia en su etiqueta con una especie de ave de las que habitan en la zona donde se encuentra la bodega.

 

Por su parte, el complejo de la bodega bien merece una visita. De hecho, los dueños organizan visitas guiadas. Justo en este mes de diciembre se cumplen 10 años desde que la nombraron “Patrimonio Histórico de Uruguay” y “Patrimonio Universal del Vino” por ser una de las tres únicas bodegas en el mundo que mantiene aún en funcionamiento para sus vinos actuales el sistema de enfriamiento para fermentar de caldos que se usaba en 1860. Un sistema basado en el enfriamiento que partían de una cámara excavada en la roca y que se llena en invierno de agua fría de la lluvia. Y el vino, durante la vendimia, circula por tuberías de bronce, algo muy alemán.

 

el sistema de enfriamiento de Los Cerros de San Juan

 

El edificio de la antigua bodega de elaboración continúa conservando sus muros de piedra originales de 60 centímetros de espesor y sus dos plantas intactas. Fue excavada directamente en la roca de un cerro, de ahí el nombre de la bodega.

El complejo también cuenta con una bodega de crianza, panadería que hoy se utiliza como restaurante, casa para huéspedes, dos casas para personal, almacén y naves para maquinaria, oficinas y más de 20 casas de estilo inglés ocupando una superficie total de unos 10.000 metros cuadrados.

 

antiguo almacén de Los Cerros de San Juan
Antiguo almacén, ahora espacio para catas

 

Además de conocer la historia de la bodega y viñedos, aprender sobre el proceso de elaboración, en el antiguo almacén decorado muy agradable y vintage, participarás en una degustación de sus caldos más aplaudidos junto con un espléndido almuerzo a base de embutidos, quesos y frutos secos, y el tradicional asado uruguayo.

La bodega se encuentra al sudoeste del país en la Ruta 21 de Uruguay, a 30 kilómetros de Colonia del Sacramento, una de las zonas imprescindibles turísticas del país y visitada sobre todo por los argentinos, ya que Buenos Aires está justo enfrente. En menos de una hora, un ferry les deja en Colonia. Sin duda, la visita a LOS CERROS DE SAN JUANes un plan más que apetecible durante tu paso por la región, especialmente si te consideras amante del buen vino o un viajero ávido descubridor de lugares y planes interesantes, singulares y atractivos.

Y en cualquier caso, sus vinos son la prueba de que tradición y airada actualidad son perfectamente compatibles.

 

Tannat de Los Cerros de San Juan
Tannat

Un comentario

  1. Hola felicitaciones por la bodega sigan asi un orgullo para el pais saludos Andres