CrossFit: el deporte de moda

Todo el mundo habla de él en el gimnasio. En la trabajo, cada vez son más los compañeros que se han apuntado a alguna clase. Acaban destrozados, pero, curiosamente, repiten. Nos referimos al CrossFit, la última disciplina de entrenamiento deportivo que promete hacernos sudar y sufrir y una bonita recompensa: adelgaza, tonifica, pone en marcha todo nuestro cuerpo y además está de moda. Hoy diseccionamos para usted el último hito de los que se cuidan. ¿Se anima a unirse al cada vez más extenso club de los crossfiteros?

 

headok
Las pesas forman parte importante de las sesiones.

 

En un sentido estricto, el CrossFit  es una mezcla de ejercicios cardio con otros de fuerza y resistencia. Combina diferentes disciplinas, desde la halterofilia al atletismo, que se alternan y varían constantemente a una determinada intensidad, que será la máxima que soporte quien la práctica. El objetivo es lograr un entrenamiento (llamado WOD, acrónimo de workout of the day) que nos permite desarrollar todas nuestras capacidades. Una práctica regular, controlada y sensata nos hará más fuertes y sensibles, fortalecerá nuestro corazón, incrementará nuestra potencia, velocidad y equilibrio y, en definitiva, nos ayudará a estar más sanos. Además, es importante variar constantemente las rutinas para no aburrir al sufrido atleta ni y maximizar los resultados. Se puede recurrir a máquinas (aunque los más ortodoxos las rechazan y abogan por el movimiento funcional, es decir, usar el propio cuerpo) y siempre se utilizan elementos auxiliares como pesos, balones medicinales, o remos.

Antes de pisar un box (que es como se llama a la sala donde se practica) será necesario que valoremos con el coach (monitor) el estado de forma física en que nos encontramos, ya que las sesiones se adaptan al nivel de cada uno. Y este punto es muy importante porque, si bien no es un deporte lesivo per se (mucho menos si se calienta y estira bien y se siguen las indicaciones del monitor), incluye movimientos con una técnica que requiere ser controlada. Así que, además de adecuar las rutinas a nuestro cuerpo, no caigamos en el absurdo de querer emular a ese compañero que lleva tres años trabajando duro. O a nuestro cuñado.

¿Cómo empezar?
En este sentido, es importante saber que no es un deporte que nos exija practicarlo todos los días; por el contrario, es importante ir poco a poco y establecer con el coach los días de descanso adecuados. Para comenzar, tres días por semanas son suficientes, y sin entrenar dos días seguidos. De esta manera, mejoraremos nuestra forma física, aprenderemos los movimientos básicos de CrossFit (squats, presses, pesos muertos…la terminología es muy curiosa) y esto es muy importante, podremos escalar los movimientos y entrenamientos en función de lo que nuestro cuerpo nos permita. Más o menos, en unos tres meses (si somos muy constantes y aplicados) podremos considerarnos como unos crossfiteros junior.

De forma generalizada, podríamos decir que una sesión de CrossFit se divide en cuatro partes. En primer lugar se produce el calentamiento, una parte fundamental para evitar cualquier tipo de lesión o problema. En la primera parte de las sesiones de entrenamiento se realizará un calentamiento general, con el objetivo de prepararte física y psicológimente para realizar el entrenamiento del día. Se empieza por un calentamiento general que nos ayuda a preparar el cuerpo para el posterior trabajo más intenso para, a continuación, pasar a un calentamiento específico, adaptado a los ejercicios del wod de ese día. Suele seguir la sección de fuerza, sobre todo en los grupos más avanzados, ya que para los novatos se suele aprovechar para entrenar algunos movimientos y posturas de este deporte (skills).

 

head
Una sesión de CrossFit.

 

El entrenamiento principal, de 30 minutos de duración máxima, es donde se desarrollan los ejercicios principales, siempre adaptados a cada persona. Es importante registrarlo todo en una pizarra, así como la duración de la sesión y el peso que levantemos, para controlar nuestros avances. Y para terminar, pasaremos a los muy necesarios estiramientos.

La nutrición correcta para el Crossfit
Este emergente deporte también implica que sus ejecutores cuiden su alimentación, en la que los carbohidratos tendrán que pasar a tener una gran importancia. A raíz de su auge, cada vez más son los blogs y boxes que se han lanzado a lanzar dietas y recomendaciones que no siempre están avaladas por auténticos expertos. Como explica Eve Moreno, de la cadena de panaderías Levadura Madre, es también una apasionada de este deporte. Una de las reglas de oro, según explica, es evitar el consumo de azúcar blanco, y ser conscientes de que la práctica de este deporte nos obligará a tener claro que hay que cuidar lo que comemos y mantener una dieta basada en cinco comidas al día, en la que los carbohidratos son la parte fundamental.

 

Eve Moreno (A la derecha), de Levadura Madre, es amante del Crossfit.
Eve Moreno (A la derecha), de Levadura Madre, es amante del Crossfit.

 

Desde luego, como explica Moreno, hay que aprender a consumirlos. Por ejemplo, por las noches hay que evitarlos, ya que no se practicará ninguna actividad posterior que nos haga quemar toda esa energía que producen. Por ello, recomienda consumir proteínas para recuperar por la noche los músculos dañados durante las sesiones de gimnasio. El mejor momento para introducirlos, asegura, es en el desayuno, donde una buena hogaza de centeno o harinas integrales será una opción más que adecuada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>