Consejos para disfrutar de la Semana Santa en Málaga

Las celebraciones de la Semana Santa en Málaga datan de hace más de cinco siglos, en los tiempos de los Reyes Católicos. En la actualidad se vive con la misma intensidad que antaño ya que es una semana de profunda devoción y pasión, además de uno de los eventos más esperados en el calendario de la ciudad. Si pretende ir a Málaga en estos días de Semana Santa no le vendrán mal unos consejos para poder disfrutar de ella de la mejor manera.

 

Semana Santa en Malaga

Málaga es conocida por muchos como la capital de la Costa del Sol. Es más que una ciudad costera, es una de los grandes enclaves turísticos de España, popular y reconocida en toda Europa. Playas, cultura, tradición y modernidad se entrelazan sobre este rincón mágico. Los viajeros pueden desarrollar todo tipo de actividades, desde aprender sobre el pasado islámico de España a través de un recorrido por el majestuoso palacio fortaleza Alcazaba, admirar los primeros lienzos de Picasso, hasta conocer la cultura andaluza viendo espectáculos de flamenco y bebiendo vino dulce D.O. Málaga.

Pero si algo sitúa en el mapa a Málaga es, junto con su Feria de agosto, la tradicional celebración de la Semana Santa. Para esos días, la ciudad se prepara para recibir a miles de visitantes, los cuales se alinean en sus calles para mira las impresionantes procesiones.

Consejos básicos para disfrutar de la Semana Santa en Málaga

Viajar a cualquier sitio siempre supone tener una idea clara hacia donde se va. En el caso de la Semana Santa el contexto es especial y de gran sensibilidad. A continuación vamos a enumerar una serie de consejos para disfrutar de estas fiestas de la mejor manera posible:

  • Fiesta religiosa. Por el carácter religioso, tanto las formas como el respeto por las costumbres y horarios es un dato innegociable. Disfrutar de la Semana Santa es adaptarse a su contenido y costumbres. La conducta debe ser totalmente respetuosa.
  • Centro de la ciudad. El centro de la ciudad se convierte en el punto de referencia de las fiestas. Para muchos turistas el problema del aparcamiento es algo realmente preocupante, existen soluciones para prever este problema, por ejemplo, apps como ElParking. Esta web soluciona el problema para encontrar parking en Málaga.
  • Información sobre cofradías y procesiones. Las procesiones son el punto álgido de esta tradicional fiesta. Para no ir sin rumbo, es más que recomendable tener una guía sobre las cofradías y las procesiones así como de sus horarios. A este respecto, la procesión El Cautivo es una de las más concurridas.
  • Visita a iglesias. Las mañanas son un buen momento para poder visitar las impresionantes y tradicionales iglesias de la ciudad. De esta manera se puede conocer la pasión y fervor que poseen cada cofradía antes de las procesiones.
  • Comodidad. Las autoridades de la ciudad inciden siempre en no llevar objetos voluminosos o pertenencias (bicicletas, carritos). La idea es poder moverse con agilidad y sin molestia por calles y rincones muy concurridos.
  • Paciencia. La paciencia es una virtud a mostrar en la Semana Santa de Málaga. En los días de procesión poder ser un caos moverse por la ciudad. Por ello ha de respetarse los tiempos y las indicaciones mostradas por las autoridades, por ejemplo, con las calles cortadas y cruzas por lo paso señalados.
  • Evitar aglomeraciones. En caso de aglomeraciones poco ordenadas, se aconseja alejarse de ellas con el fin de no crear un mayor volumen incontrolado de personas.

La Semana Santa de Málaga, con rasgos propios que la hacen distinta al resto

Vivir la Semana Santa de Málaga es una oportunidad única de sentir una pasión muy profunda de gran fervor. Una experiencia única ya que en Málaga su Semana Santa cuenta con rasgos y detalles propios que la hacen distinta a las del resto de España. Entre otros, en esta ciudad los Cristos y Vírgenes no van sobre pasos, sino sobre tronos. Tronos que llegan a pesar en torno a 4,1 toneladas y a medir casi 14 metros de largo, más de cuatro metros de ancho y más de 6 metros de altura (cuando está parado), como es el caso del trono de la Virgen de la Esperanza.

Aquí también tienen la tradición de esparcir romero por las calles para que la Virgen pase sobre una alfombra de romero.

Otra diferencia es que la Semana Santa de Málaga no se circunscribe exclusivamente a esa semana. Empieza desde la anterior, en la que tienen lugar los tradicionales traslados, algo propio de la ciudad. Los traslados son pequeñas procesiones en las que se llevan a los sagrados titulares desde las iglesias a sus casas hermandad, para después realizar esas salidas procesionales previas a las de la semana grande.

Y frente a mantos de rico terciopelo, en Málaga Virgen de las Penas lleva un manto de flores. Desde que en 1944, por falta de medios económicos,  el jardinero mayor del Ayuntamiento de Málaga se ocupara de hacerle un manto de flores como solución transitoria hasta que hubiese recursos, el manto se ha continuado haciendo de flores como tradición instaurada. Así cada Martes Santo, la Virgen de las Penas luce un nuevo manto hecho por los jardineros municipales con entre quince y veinte mil claveles.

manto de flores virgen malaga

Pocas ciudades pueden presumir de ofrecer desfiles de Legionarios y de la Guardia Civil en plena calle con motivo de la Semana Santa. Y Málaga también ofrece tradiciones tan arraigadas como la de Jesús El Rico liberando a un preso, o fotografías tan impactantes como el Santo Sepulcro, con la Alcazaba de fondo y un silencio “atronador”.

Y es que la Semana Santa de Málaga nos ofrece una mezcla intensa de sensaciones para disfrutar con todos los sentidos, sobre todo para nuestros ojos, oídos y para nuestro corazón. Además del fervor religioso, los visitantes  se encuentran con una semana de actividades, buena gastronomía y fiesta. Volverá habiendo disfrutado de las noches malagueñas y la alegría andaluza, y podrá contar que ha vivido una de las Semanas Santas más espectaculares de España.