Cómo sobrevivir al verano en Madrid y Barcelona sin viajar

Hemos tenido mala suerte con los turnos, nos hemos quedado sin plan o simplemente este año no nos apetecía movernos de casa en verano. O quizá somos de esa raza que sabe lo bien que se viaja cuando el calor y los precios bajan… Sea como sea, este verano nos quedamos en Madrid o Barcelona y no queremos que nuestras vacaciones se resuman a ver reposiciones de películas bajo nuestro aire acondicionado o bajar a la piscina de la urbanización, vacía al fin de la invasión de las hordas capitaneadas por los hijos de nuestros vecinos. Por eso, en Air Crew Lifestyle hemos preparado una guía para sobrevivir al verano en Madrid y Barcelona sin viajar. Disfrutando de los mejores planes estivales sin movernos de la urbe. Porque no es un mito: nuestras ciudades molan en agosto.

 

Imagen de Joaco Barcala del festival de Cinema Lliure.
Imagen de Joaco Barcala del festival de Cinema Lliure.

 

Planes estivales en Madrid

1. Cines de verano en Madrid

Imagen del Cine de la Bombilla, Fescinal.
Imagen del Cine de la Bombilla, Fescinal.

 

Los termómetros de las noches de agosto suelen proporcionar buenas treguas, y nada mejor que aprovecharlas empapándonos del mejor séptimo arte al fresco. Aquí tienes tres cines de verano de Madrid con muchísimo encanto:

  • Fescinal: El Parque de la Bombilla es el escenario del único festival de cine de verano de España donde se proyectan más de cien títulos en dos salas digitalizadas, bañadas por la brisa del Manzanares. Hay títulos para todos los gustos: en V.O, español, de autor, animación… Desde seis euros.
  • Cine de Cibeles: La Galería de Cristal del Ayuntamiento de Madrid acoge, hasta el 3 de septiembre, un espacio lúdico en torno al cine para todos los gustos. Los amantes del terror y la fantasía podrán disfrutar de grandes títulos de culto a partir de las doce de la noche, como La Matanza de Texas o Misterioso Asesinato en Manhattan. Hay una exposición de vestuario de cine y un espacio gastronómico firmado por Juan Pozuelo. Desde ocho euros.
  • Noches del Olivar: Es el cine de verano menos conocido y masificado, y tiene un gran encanto porque se desarrolla en el hermoso jardín de la fundación Olivar de Castillejo. Películas independientes, españolas y documentales hasta el 30 de septiembre a las 24:40 horas. Seis euros y naturaleza.

 

2. Terrazas con encanto en Madrid

Manzana Mahou es una de las terrazas del verano (otra vez).
Manzana Mahou es una de las terrazas del verano (otra vez).

 

Ya te hemos hablado de algunas terrazas estupendas que debes descubrir en España y del precioso ático de The Principal, el único hotel cinco estrellas de la Gran Vía. Te dejamos otras tres recomendaciones para comer o tomar una copa al fresco:

  • Tatel: el place to be de la capital es el restaurante de Pau Gasol, Rafa Nadal y Enrique Iglesias en torno a la alta gastronomía española. Gente guapa, precios altos y buen ambiente en un local soberbio.
  • Manzana Mahou: La cervecera vuelve a apostar por el espacio pop-up estival en el espacio de Santa Bárbara. Su terraza es una de las más demandadas de la capital, así que para cenar o tomar una copa en ella tendremos que armarnos de paciencia. Ambiente joven.
  • Fortuny: Un clásico de la noche madrileña con una de las terrazas ajardinadas más bonitas de la capital. Este palacete no solo es una discoteca: también podemos cenar y disfrutar de su espacio de coctelería.

 

3. Artes en Madrid

Win Mertens, durante su participación en Los Veranos de la Villa.
Win Mertens, durante su participación en Los Veranos de la Villa.

 

Los Veranos de la Villa: Es probablemente, el festival de artes escénicas más importante del verano de nuestro país. Hay teatro, exposiciones… pero el peso fundamental recae en la música, con conciertos de grandes intérpretes de todos los estilos. Este año, un nuevo espacio en el Puente del Rey sustituye a los Jardines de Sabatini como escenario. Una pena porque este jardín resultaba encantador. Varios precios.

 

4. Piscinas en Madrid

El mejor atardecer de Madrid quizá está en la piscina del Óscar Room Mate.
El mejor atardecer de Madrid quizá está en la piscina del Óscar Room Mate.

 

Si no tienes piscina y tus amigos que la tienen se han ido sin la prudencia de dejarte las llaves de casa, dispones de una amplia red de piscinas municipales y regionales, en general bastante masificadas. Si buscas algo más de estilo, te recomendamos los pool clubs más exclusivos:

  • La Terraza del Óscar Room Mate: la piscina de uno de los hoteles más emblemáticos de la capital es uno de los sitios para disfrutar del mejor atardecer, y además puedes, desde 25 euros si no eres cliente, usar su piscina y tomarte una copa de champán. Decoración de Tomás Alía.
  • Hotel Emperador: Tal vez uno de los menos conocidos. Da igual que no estés hospedado en este clásico hotel de la capital: desde 35 euros puedes pasar el día en su piscina y empaparte de las mejores vistas del skyline matritense. Tumbonas, snackbar… Lujo en la altura.

 

Planes estivales en Barcelona

1. Cines de verano en Barcelona

Imagen de Cinema Lliure de Joaco Barcala.
Imagen de Ciune Lliure de Joaco Barcala.

 

Barcelona destila cultura por todos sus poros y su clima hace de esta ciudad un lugar para disfrutar del mejor cine y la brisa nocturna. He aquí un par de recomendaciones:

  • Cinema Lliure a la Platja: Hasta el 16 de agosto, la playa de San Sebastián es el escenario de este festival que también tiene espacio para la música y el género documental. Las películas proyectadas han aparecido en festivales de Cataluña, pues se consideran un acto-escaparate de este tipo de contenidos. Gratuito.
  • Gandules: El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona organiza este ciclo de cine dedicado, en esta ocasión, al más universal de los sentimientos: el amor desde todos los puntos de vista y género. Hasta el 21 de agosto en el Pati de las Dones. Gratuito.

2. Terrazas de verano en Barcelona

Puedes coger un par de ideas de nuestro artículo sobre el «terracismo» en España, aunque aquí van tres nuevas recomendaciones de sitios que debes frecuentar.

Wet Bar: lujo y vistas increíbles de Barcelona.
Wet Bar: lujo y vistas increíbles de Barcelona.

 

  • El Mirador de La Venta: Nos encanta la simplicidad de la belleza de este rincón en el que las vistas y la buena gastronomía van a la par. Para llenarse de Mediterráneo en todos los sentidos.
  • Vivanda: Un lugar exquisito para olvidarse del ajetreo de la ciudad, del bullicio del turismo y creernos en otro lugar muy lejano. El bello jardín de este restaurante nos permitirá evadirnos y disfrutar de platos y platillos perfectos para compartir. Muy romántico.
  • Wet Bar: La terraza más mediática de Barcelona es un punto de encuentro ineludible de la beautiful people de la ciudad. Velas, música a ritmo de buenos DJ’S, cócteles y platos ligeros con la mejor panorámica. Y con fiestas de esas que no se olvidan…

 

3. Artes en Barcelona

El emblemático edificio de Gaudí.
El emblemático edificio de Gaudí.

 

Nits Gaudí 2015: La insólita belleza de La Torre Bellesguard de Gaudí acoge este festival en el que, hasta el 15 de septiembre, habrá 47 conciertos de jazz, flamenco, música del mundo… junto con artistas de primer nivel como Andrea Motis o Jarabe de Palo. También podemos cenar o tomar una copa. Desde 7 euros.

 

4. Piscina en Barcelona

Recepción en la piscina del Hotel Juan Carlos I.
Recepción en la piscina del Hotel Juan Carlos I.

En Barcelona tenemos mar, y eso siempre es una grandísima ventaja a la hora de refrescarse. Sin embargo, hay un plan «piscinero» que nos seduce:

Fairmont Rey Juan Carlos I: el gran resort urbano de Barcelona, con sus 25.000 metros cuadrados de jardines, permite desconectar de la ciudad y sentir que estamos lejos, muy lejos. Sus piscinas están disponibles también para aquellos que no son huéspedes, que pueden acceder a esta zona desde 20 euros. Y si consumes más de ese dinero en su pool bar, te devuelven el dinero de la entrada.

 

ACERCA DE Rosalía Martínez

Rosalía Martínez
Aunque mi nombre es Rosalía Martínez, todo el mundo me conoce como Piti. Periodista gastronómica de profesión, tengo igual de inquietos el espíritu y el paladar, así que me apasiona viajar y descubrir sitios fantásticos para comer. Y contarlo y recomendar, claro. Epicúrea convencida. Cuando no como o viajo, leo y veo series.