Cinco exclusivos hoteles en Calcuta para el noble arte del reposo

Los verdaderos viajeros saben que el auténtico lujo hotelero no se encuentra en la ostentación y el consumo sin control, sino en el amor en los pequeños detalles y el trato exquisito. Todo un arte el del reposo que los hoteles en Calcuta dominan en su esencia más genuina. Hemos escogido 5 exclusivos establecimientos especialmente cuidados que ofrecen algo más que un alojamiento. Ubicados en los lugares más privilegiados de la urbe, mantienen el denominador común de la calidad, la elegancia y el servicio impecable. Cada uno de ellos despliega una personalidad propia y un estrecho vínculo con la capital bengalí.

 

hoteles en Calcuta experiencia sublime
El summum de descanso y quietud en la piscina del hotel TAJ BENGAL. Foto © Luis Martín-Crespo.
THE OBEROI GRAND

Aquí el esplendor británico colonial se palpa antes incluso de entrar. Rezuma historia por sus cuatros costados. Empezando por su edificio victoriano maravilloso y siguiendo por su céntrica ubicación en la zona de influencia inglesa donde antaño se encontraba la zona gubernamental-financiera y residían los colonos. Al lado del New Market, el gran mercado de Calcuta y cerca de todos los lugares de interés.

Fachada de la entrada hotel THE OBEROI GRAND. Foto © Luis Martín-Crespo.
La entrada al hotel va dando pistas de lo que nos espera una vez dentro. Foto © Luis Martín-Crespo.

 

Un hotel centenario (el edificio data de 1903) por el que ha desfilado la flor y nata de la alta sociedad local e internacional. Aquí la solemnidad de sus estancias se alía con el refinamiento y clasicismo, y ambas a su vez con la historia de Calcuta para crear en el visitante una sensación de magestuosidad.

Sus rutas turísticas por la ciudad sorprenden por su originalidad. Si quiere callejear con otros ojos, escoja su ruta Spice en la que acompañado por un chef conocerá las más exóticas especias y profundizará sobre la cocina bengalí. Otra opción es recorrer la ciudad al estilo europeo por la zona de Dalhousie Square, actualmente conocida como B.B. Bagh.

Lo que más nos gusta:

  • Su exclusiva piscina, un oasis de tranquilidad en medio del caos urbano.
  • Su restaurante tailandés Baan Thai. Porque te encuentras saboreando los clásicos platos tailandeses, como la ensalada de papaya y cacahuetes, el curry verde de pollo o el surtido de marisco, en el clásico salón de una lujosa casa tailandesa.
THE LALIT GREAT EASTERN hotel

En nuestra visita a este referente indiscutible de Calcuta, ubicado en el corazón del distrito financiero y comercial de Calcuta, pudimos apreciar la exquisita restauración y renovación acometidas tras su inauguración hace más de 165 años. Considerado como el primer hotel de lujo construido en Asia, alberga una fusión entre los estilos victoriano, eduardiano y contemporáneo.

Este hotel superará sus expectativas, sobre todo si viaja por negocios, gracias a sus espaciosas habitaciones y suites de diseño y funcionales. Mención aparte merece su amplia y variada oferta lúdico-gastronómica: panadería, salón de té, pub, club nocturno y varios restaurantes. Si todavía no tiene suficiente, acérquese a su zona de spa con camas de agua, gimnasio y piscina al aire libre. Después de pasar el día caminando y caminando para exprimir la ciudad, el spa y una buena cena en el restaurante The Legacy Grill (cóctel incluido si lo desea) le harán volver a la vida.

Confitería de The Lalit Great Eastern Hotel
Este hotel esconde agradables sorpresas como un interesante café-confitería donde poder tomar algo dentro de una de las grandes calderas industriales del antiguo hotel. Foto © Luis Martín-Crespo.

 

Lo que más nos gusta:

  • La conservación de piezas rescatadas durante su rehabilitación como son el piano alemán de cola o el teléfono vintage procedente de Chicago y que todavía se usa.
  • La cafetería confitería The Bakery, un tributo a la panadería original que ardió en el incendio que asoló el hotel hace años. El antiguo horno y maquinaria industrial que se conservan le dan mucho carácter al ambiente. También dan comidas ligeras.
  • Las columnas de hierro a la vista presentes en todo el hotel. Un elemento decorativo con mucha personalidad que según nos comentaron son del mismo hierro (de la misma mina, más propiamente dicho) que el famoso puente Howrah de Calcuta.
Hotel TAJ BENGAL

Hay pocos hoteles en Calcuta en los que el espíritu bengalí sea tan evidente y luzca tan espléndido y señorial como en este hotel. La cortesía y calidez con la que te reciben no le dejará indiferente en cuanto ponga un pie en el Taj Bengal. Lujosísimo y exótico, una vez haya traspasado sus puertas se sentirá atendido como un marajá. Todo, desde sus interiores y decoración de un encantador estilo tradicional, el uniforme de las empleadas o la música de ambientación son pura «grandeur» hindú. Es el mejor lugar para alojarse si quiere sentirse inmerso en la Calcuta más bengalí. Súmele que las habitaciones son deliciosas y la ubicación perfecta. Está a escasos 2 Km de los jardines del Edén en Alipore, una zona residencial elegante de Calcuta que cuenta entre sus ilustres vecinos con la Biblioteca Nacional y el Victoria Memorial.

Suite hotel Taj Bengal
Grand Luxury Suite del hotel Taj Bengal: bella inspiración hindú. Imagen de su web.

 

Su majestuosidad y exquisitez en el trato se trasladan también a las rutas turísticas que organizan en exclusivas limusinas privadas. En un hotel de esta categoría no puede falta una completa zona de spa que incluye, entre otros, baño turco y masajes tradicionales. Por supuesto, la gastronomía no se queda atrás. Cocina china, india, internacional, inglesa y hasta árabe, colman a los paladares más exigentes. No es de extrañar que sea el hotel escogido por Emirates para sus tripulaciones cuando van de línea a Calcuta.

Lo que más nos gusta:

  • El olor de sus habitaciones y sus vistas, sobre todo las Luxury que dan al Victoria Memorial o a la piscina.
  • El apartamento-suite al más puro estilo tradicional indio. No querrá salir de él.
ITC Sonar Hotel

Se trata de una clara apuesta por reinventar la cultura tradicional de la India que seduce por su impecable diseño minimalista. De hecho, la línea divisoria entre alojamiento de alto standing y la esencia de la rica cultura bengalí se difumina en este gran hotel ubicado a las afueras de Calcuta. Con un exquisito gusto y dotado de los últimos avances en eficiencia energética y sostenibilidad, el viajero por negocios se encontrará en la gloria al no tener que renunciar a su espíritu hedonista al traspasar las puertas del ITC Sonar. El descanso y la desconexión se traducen en un spa, gimnasio y gran piscina en los que se sentirá tratado a cuerpo de rey.

Hotel ITC Sonar de Calcuta
La piscina en ITC Sonar: enorme. Foto Luis Martín-Crespo.

 

Una vez el huésped se acomoda en su habitación con vistas panorámicas será atendido por un discreto y rápido servicio. Si lo que desea es trabajar, dispone de salas de reuniones equipadas con la más alta tecnología. Por último y no menos importante, la gastronomía de sus magníficos cinco restaurantes es de lo más variada: grill, india, japonesa, china, mongola, vietnamita…Y todavía más, una espléndida barbacoa en los jardines que dan a la piscina.

Lo que más nos gusta:

  • Un oasis en la ruta desde el aeropuerto y a 15 minutos en coche del centro de Calcuta.
  • Sus jardines con grandes extenciones de cesped, estanques con nenúfares y exuberante vegetación autóctona.
  • Si viaja en pareja, no se pierdan el masaje ayurvédico para dos.
KENILWORTH hotel 

En el corazón de Calcuta, detrás del Victoria Memorial y en la zona de Park Street, el clasicismo victoriano asoma en este hotel. Es una apuesta segura por muchos motivos: su excelente ubicación, amplias habitaciones y cuartos de baño, y un precioso jardín para desconectar del bullicio de la urbe respirando belleza y tranquilidad.

terraza hotel KENILWORTH
Agradables desayunos en la terraza antes de que apriete el calor bengalí. Foto © Luis Martín-Crespo.

 

No encontrará mejor manera de empezar el día que disfrutando del desayuno perfectamente atendido en la terraza. Déjese tentar por la gran variedad de opciones entre la gastronomía local y la internacional.  Además, si le apetece salir de compras, a la vuelta de la esquina encontrará un montón de tiendas a precios decentes.

Lo que más nos gusta:

  • Su ubicación cerca de las visitas culturales más interesantes.
  • El bufé de cocina bengalí. No exageramos si decimos que sus platos están casi a la altura de los mejores restaurantes de la ciudad. Un festín para los sentidos.
  • Los tratamientos exfoliantes de su Spa a base de coco y miel.

Agencia que apoyó este viaje: Meghdutam Travels (Calcuta)