Cenar como un astronauta a bordo de Lufthansa

Durante el verano, los pasajeros de Lufthansa en vuelos de larga distancia podrán tomar un menú muy peculiar: la comida desarrollada para el astronauta alemán Alexander Gerst en la misión “Horizons”. El grupo de catering de la aerolínea es el proveedor de los menús “especiales” del astronauta. Entre los platos, hay especialidades alemanas y otros internacionales como ragú de pollo con champiñones, que han sido desarrollados a petición del propio Gerst.

 

cenar como un astronauta en Lufthansa

2 de julio de 2018,

Los entusiastas del espacio tienen algo que esperar. Durante julio y agosto, Lufthansa ofrece a sus pasajeros de Clase Ejecutiva en vuelos de larga distancia que parten de Alemania la oportunidad de experimentar cómo es la vida en el espacio exterior – al menos en términos culinarios. Porque podrán disfrutar a bordo de uno de los menús que Alexander Gerst y su equipo también reciben en la Estación Espacial Internacional (ISS).

A principios de este año, el grupo de catering de Lufthansa, LSG fue el elegido para desarrollar y suministrar la comida “bonus” para los astronautas de la ESA en la misión “Horizons” que emprendieron el pasado 6 de junio.

Además de los alimentos regulares que consumen a bordo de la ISS, se incluyen comidas “adicionales” para ocasiones especiales de la tripulación con las que fomentar el espíritu de equipo y la motivación durante su estancia de seis meses en el espacio. Algo así como un pequeño banquete espacial.

“Todo es posible” fue el lema del equipo del Grupo LSG al colaborar con la Agencia Espacial Europea (ESA) para proporcionar dichos platos para Horizons. Con especial consideración a los requisitos particulares de la comida espacial, que se consumirá en gravedad cero, han desarrollado seis comidas especiales innovadoras y deliciosas, que fueron específicamente solicitadas por el propio Alexander Gerst.

La carta incluye platos típicos de la región de origen, Suabia, del astronauta como las Maultaschen (una especialidad de pasta rellena, a veces acompañada de caldo), y los Spätzle (una pasta empleada como acompañamiento de carnes y como plato único), y su preferido de platos internacionales, el pollo Ragout con champiñones.

Para asegurar que las comidas cumplen los requisitos específicos de salud y seguridad de la misión, el equipo de catering de la aerolínea alemana ha tenido que diseñarlos deshidratados y bajos en sodio, además de capaces de mantener una vida útil de dos años. Por supuesto, a bordo de los aviones de Lufthansa se sirven sin deshidratar.