Carnavales que hay que visitar

Antes de la tradicional seriedad, recato y ayuno que precede a la Cuaresma y a la Semana Santa, y después de la familiar dicha navideña vienen los carnavales. Fiestas paganas, que invitan al desenfreno en mayor o menor medida, a la fiesta, al disfrute de la calle y al disfraz. Hoy queremos hablarle de los carnavales más célebres, que en algún momento debe visitar, vivir y disfrutar. Póngase el antifaz y acompáñenos.

 

Carnavales y sensualidad van de la mano.
Carnavales y sensualidad van de la mano.

 

Carnaval de Río de Janeiro

 

Desfile en el sambódromo de una de las escuelas de samba.
Desfile en el sambódromo de una de las escuelas de samba.

 

En una ciudad marcada por la inseguridad y la desigualdad social, el carnaval (el más famóso e icónico del planeta) es una atracción turística y económica de primer orden. Por eso, el ejército blinda la ciudad (este año con más de 9.000 efectivos) para garantizar un festejo pacífico. Tal vez la parte famosa de esta fiesta es el concurso de agrupaciones de samba, que se celebra en el sambódromo Marqués de Sapucaí, diseñado por Oscar Niemeyer. En esta competición recorren el recinto cantado y bailando las escuelas de samba más prestigiosas del país, en una disputadísima competición donde los trajes, las plumas y la fantasía forman una parte muy importante. Alzarse con el primer premio o lograr una posición destacada es un motivo de orgullo nacional. Pero fuera de este espacio, la fiesta sigue en desfiles y fiestas de barrios (que se agrupan en blocos de rua) en las que no divertirse es imposible.

Carnaval de Santa Cruz de Tenerife

 

Las aspirantes a reina del carnaval llevan aparatosísimos vestidos.
Las aspirantes a reina del carnaval llevan aparatosísimos vestidos. Imagen de Turismo de Tenerife.

 

Están considerados como los segundos carnavales más populares del mundo, después de los de Río de Janeiro. Es una auténtica explosión de color y música. Miles de personas visitan la ciudad y se vuelcan en disfrutar del carnaval en la calle, donde no faltan agrupaciones musicales, bailes (los populares mogollones) y todo tipo de celebraciones. Es muy conocida su cabalgata, pistoletazo de salida de la fiesta, con coloridas carrozas, agrupaciones y todo tipo de atuendos fabulosos. Su colofón, el coso, es una auténtica procesión festiva que recorre la vía marítima en la que participan la Reina del Carnaval y sus damas de honor. Todo va bien aderezado con murgas, comparsas y música carnavalera.

Carnavales de Cádiz

 

Actuación en el Gran Teatro Falla, donde se celebra el concurso de agrupaciones.
Actuación en el Gran Teatro Falla, donde se celebra el concurso de agrupaciones. Imagen de Turismo de Cádiz.

 

Declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional como los anteriores, es una auténtica demostración del celebérrimo humor gaditano. Es muy popular el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas, en el que comparsas (grupos más serios), chirigotas (agrupaciones más humorísticas), coros (compuestos por muchos miembros) y cuartetos (de tres o cinco componentes) compiten entre sí por obtener el primer premio. Algunas de las letras se convierten en verdaderos himnos que los gaditanos, muy volcados en estas fiestas, corean por las calles, hervideros de celebración.

El Mardi Gras de Nueva Orleans

 

Cabalgata en Nueva Orleans.
Cabalgata en Nueva Orleans.

 

En agosto de 2005 el huracán Katrina golpeó trágicamente Nueva Orleans, una de las ciudades con más encanto de Estados Unidos. Sin embargo, sigue siendo un hervidero cultural; cuna del jazz y con una gastronomía que refleja su riqueza étnica, sus carnavales son una de las atracciones turísticas más populares de la villa. La celebración empieza el día de la Epifanía (6 de enero), momento en que empieza a haber cabalgatas, bailes y celebraciones. Entre febrero y marzo, no obstante, comienza el carnaval como tal, con una marcada influencia francesa. El festejo empieza el fin de semana antes del Mardi Gras (Martes de Grasa, equivalente de nuestro Jueves Lardero), con una sucesión de famosos desfiles y cabalgatas, como el Krewe of Hermes y el satírico desfile de Krewe D’Etat, además de desfiles mucho más pequeños como el French Quarter Fairy Fey, el Krewe of OAK, el Krewe of Endymion (el más multitudinario, en sábado) o el conocido Krewe of Bacchus, que se celebra el domingo por la noche. Las celebraciones prosiguen hasta que el martes tienen lugar los icónicos desfiles Zulú y del Rex.

Carnaval de Venecia

 

Su aire de misterio y elegancia han conseguido que en los últimos 40 años estos carnavales resurjan.
Su aire de misterio y elegancia han conseguido que en los últimos 40 años estos carnavales resurjan.

 

Su elegancia y sobriedad contrastan con el colorido y la bullanguería de otros carnavales. Y encontrar alojamiento en estos días en la ciudad es un auténtico reto, ya que son miles los turistas que aprovechan para disfrutar de la ciudad, cuyos habitantes invierten mucho dinero en sus disfraces y sus icónicas máscaras, antaño refugio para conspiraciones y huidas de la justicia. Esta celebración hunde sus raíces en el siglo XI; ya en 1296 un edicto declaraba como festivo el día anterior a la Cuaresma en la República Serenísima. Durante dos semanas, fiestas privadas y desfiles recorren la ciudad. De entre estos eventos, destaca el Volo dell’Angelo. El primero en ejecutarlo fue un acróbata turco a mediados del siglo XVI. Hoy en día, un artista, sujeto con un cable metálico, desciende por una cuerda desde lo más alto del Campanario de San Marcos hasta el Palacio Ducal suspendido en el aire.

Carnaval de Colonia

 

Detalle de una carroza del carnaval de Colonia. Turismo de Alemania.
Detalle de una carroza del carnaval de Colonia. Turismo de Alemania.

 

Conocido como “La quinta estación del año”, es una de los acontecimientos culturales más populares de toda Alemania. Aunque el 11 de noviembre es el pistoletazo oficial, los carnavales como tal arrancan en febrero con el tradicional desfile de las mujeres, que, ataviadas con sus disfraces, asumen el protagonismo del festejo en el llamado Weiberfastnacht. Son días en los que en la ciudad mandan el campesino, la virgen y el príncipe, personajes emblemáticos de esta tradición. Durante todo el fin de semana hay diferentes desfiles y cabalgatas, y mucha, mucha fiesta, aunque el culmen tiene lugar el lunes o Rosenmontag, cuando un millón de personas, al grito de “Kölle Alaaf» (Viva Colonia) toman la ciudad con sus disfraces en un espectáculo lleno de luz, flores y color. El miércoles de ceniza es tradición acabar la fiesta cenando pescado en alguno de los restaurantes y pubs de la ciudad. La típica cerveza de la ciudad, la Kölsch, corre que da gusto.

 

Guardar

Guardar

ACERCA DE Rosalía Martínez

Rosalía Martínez
Aunque mi nombre es Rosalía Martínez, todo el mundo me conoce como Piti. Periodista gastronómica de profesión, tengo igual de inquietos el espíritu y el paladar, así que me apasiona viajar y descubrir sitios fantásticos para comer. Y contarlo y recomendar, claro. Epicúrea convencida. Cuando no como o viajo, leo y veo series.