Breitling dedica una colección cápsula a tres aerolíneas emblemáticas: Pan Am, Swissair y TWA

Las cosas buenas mejor que vengan de tres en tres. Eso es lo que Breitling ha decidido hacer con su nueva colección cápsula. Dedica su popular modelo Navitimer 1 B01 Chronograph 43 a tres de las líneas aéreas más emblemáticas de la era dorada de la aviación, los años 60 y 70 del siglo anterior. Hablamos de Swissair, Pan Am y la TWA, a las que la relojera suiza dedica una triple edición, llamada “Navitimer 1 Airline Editions”, en la que cada reloj presenta el colorido distintivo de su respectiva aerolínea y el logotipo de la misma en el fondo transparente de la caja.

 

Las Navitimer 1 Airline Editions rememoran a tres de las aerolíneas más emblemáticas de la época dorada de la aviación, los 60 y 70.
Las Navitimer 1 Airline Editions rememoran a tres de las aerolíneas más emblemáticas de la época dorada de la aviación (los 60 y 70): Swissair, Pan Am y TWA.

 

Breitling arrancó la colección cápsula con el lanzamiento a medios de la edición dedicada a Swissair, a la que prosiguió la Pan Am Edition, y se ha complementado con la llegada de la TWA Edition. Tres lanzamientos seguidos con un intervalo de una semana entre uno y otro, y que estará disponible por tiempo limitado desde abril de 2019 en boutiques de Breitling y minoristas oficiales.

La edad de oro de la aviación

Entre las décadas de 1950 y 1960, la aviación comercial experimentó un auge sin precedentes. A partir de entonces, viajar en avión era accesible para un amplio sector de pasajeros. Y no sólo eso, por vez primera disfrutaban de la posibilidad de hacer vuelos continentales, incluso, transoceánicos.

De Pan Am y la TWA, cuyos aviones fueron imagen habitual en los cielos de todo el mundo durante gran parte del siglo XX, decir que pasaron a la categoría de míticas desde el minuto uno en el que desaparecieron. Y por su parte, Swissair, la antigua aerolínea de bandera del país de origen de Breitling, ahora reconvertida en Swiss, es todo un clásico de refinamiento y de gran compañía. En cualquier caso, tres de las líneas aéreas a las que en gran medida debemos el transporte aéreo de pasajeros tal como lo conocemos hoy.

«Tanto entre quienes aman la historia de la aviación civil como los aficionados a los relojes, la mera mención de estas aerolíneas legendarias evoca al momento la emoción y la aventura de aquellos vuelos de largo recorrido. Para los clientes más orientados a la moda, el atractivo está en el estilo de una época, plasmado en escenas de cine clásico en las que los pasajeros disfrutan el servicio de primera clase que les dispensa la sonriente tripulación en sus coloridos uniformes», apunta el CEO de Breitling, Georges Kern.

BREITLING NAVITIMER TWA
Sus destacadas manecillas rectilíneas hacen de estos relojes la reinterpretación dinámica y contemporánea de una estética clásica.

 

Breitling, vinculada a la aviación prácticamente desde sus orígenes, también forma parte, en mayor o menor medida, de esa época en concreto. Sus cronógrafos de a bordo se convirtieron en un equipamiento estándar, primero en aviones de hélice y, más tarde, en los aviones de reacción de los principales fabricantes aeronáuticos de todo el mundo. En la década de 1960, la relojera llegó a ser proveedor preferente de más de 15 empresas y fabricantes líderes del sector aeronáutico.

Publicidad de los años 50. Breitling se convierte en el proveedor oficial de la aviación mundial, instalando sus cronógrafos a bordo en aviones de hélice y más tarde en los jets de numerosos fabricantes y compañías aéreas.
Publicidad de los años 50. Breitling instala sus cronógrafos a bordo en aviones de hélice y más tarde en los jets de numerosos fabricantes y compañías aéreas.

 

Y ya en aquellos días gloriosos de la aviación comercial, cuando sus cronógrafos de la cabina de pilotaje ya disfrutaban de gran prestigio, de entre sus relojes de pulsera, el cronógrafo Navitimer se había ganado el favor de los estilosos pilotos que, desde finales de los años 50, hacían volar emblemáticas aeronaves de pasajeros como el Boeing 707 o el Douglas DC-8 en vuelos internacionales e intercontinentales.

Los cronógrafos Navitimer fueron el primer ordenador de a bordo que se llevaba en la muñeca, y gracias a ellos fue como Breitling llegó a establecerse definitivamente como el proveedor oficial del mundo de la aviación.

Breitling Navitimer 1 Airline Editions. Tres ediciones para tres grandes de la época

Los tres Navitimer 1 B01 Chronograph Airline Editions funcionan con el calibre 01 de la manufactura Breitling. Este movimiento mecánico de cronógrafo, ofrece una reserva de marcha cercana a las 70 horas. Los modelos presentan un bisel rotatorio bidireccional, equipado con la célebre regla de cálculo circular que permite realizar todos los cálculos necesarios para la navegación aérea.

A nivel estilo, partiendo de que Breitling no está posicionada en diseños especialmente transgresores, más allá del propio homenaje a los tiempos pasados de la aviación, la marca ha querido que los tres relojes tengan una apariencia muy actual y deportiva -con ese ligero aire retro en su justa medida. Una colección muy visual y de plena actualidad.

Cada reloj se distingue por su esfera y el colorido distintivo de sus respectivas aerolíneas, además de por la combinación de correa y pulsera de cuero. Un detalle muy especial es la impresión del logotipo de cada línea aérea en el dorso de la caja transparente, realizada en zafiro.

En el Navitimer 1 B01 Chronograph 43 Swissair Edition se reconoce a la extinta aerolínea suiza por los tres colores protagonistas del reloj: el rojo, blanco y negro. La caja de acero de 43 milímetros aloja una carátula negra con carátulas internas plateadas, montada en correa de piel negra de inspiración retro o en brazalete de malla de acero.

El modelo Navitimer de la edición dedicada a Swissair.
El modelo Navitimer de la edición dedicada a Swissair.

 

El Navitimer 1 B01 Chronograph 43 Pan Am Edition honra a Pan American World Airways, que fue una potencia dominante en la aviación comercial. Esta edición tiene caja de acero con carátula azul y carátulas internas plateadas, en correa de piel marrón de inspiración retro, brazalete Air Racer de Breitling o brazalete de malla de acero.

El modelo acabado en brazalete de malla de acero.
El modelo acabado en brazalete de malla de acero.

 

Completa la colección el Navitimer 1 B01 Chronograph 43 TWA Edition. Trans World Airlines, con sede en los Estados Unidos, fue una imagen habitual en los principales aeropuertos del mundo durante la mayor parte del siglo XX. La caja de acero aloja una carátula plateada, con carátulas internas antracita, y se lleva mediante correa de piel marrón de inspiración retro o brazalete de malla de acero.

El Navitimer dedicado a la TWA.
El Navitimer dedicado a la TWA.