BR S Diamond Eagle: el cielo en su muñeca

Hoy nos hemos dejado seducir por el último reloj para mujer de Bell & Ross. Inspirándose en la bóveda celeste, la relojera franco-suiza crea un pequeño firmamento sembrado de diamantes/estrellas que aporta un exquisito brillo en la muñeca de su afortunada portadora. Se trata, ni más ni menos, que de controlar el tiempo, sí, pero imbuidos por la belleza del carbono más puro y el exquisito diseño de un reloj de lujo que nos invita a soñar. Ya no hay que mirar al cielo para ver las estrellas: estarán al alcance de su mano, encerradas en exclusiva para usted, si se hace con el nuevo y reluciente BR S Diamond Eagle.

 

mujer1
BR S Diamond Eagle: delicadeza para evocar las estrellas. Foto: ©Pictoresq

 

Como conoce cualquier aficionado a la alta relojería, Bell & Ross siente una auténtica fascinación por el mundo aeronáutico y todo lo que lo rodea. Con este reloj retrocede hasta sus inicios, a aquellos tiempos en los que los primeros aviadores navegaban con la vista, y se orientaban con las posiciones del sol, de día, y de las estrellas, cuando caía la noche. Por eso, el BR S Diamond Eagle rinde homenaje a estos cielos nocturnos, cuyas constelaciones servían de prístina hoja de ruta.

Pero lo cierto es que, como explica la relojera suiza en su información de presentación, cuando el único hombre que había volado era el mítico Ícaro, las estrellas y planetas se utilizaban como puntos de referencia en los desplazamientos terrestres o marítimos. En la antigüedad, los navegantes se guiaban por la posición de las estrellas para orientarse al recorrer los océanos. Por ello, homenajea a estas incandescentes esferas con este reloj, dedicado a una mujer sofisticada que no renuncia a soñar con el cielo. Por ello, el BR S Diamond Eagle está lleno de referencias celestes: azul es su icónica esfera, salpicada por siete diamantes que simulan ser estrellas, y enmarcada por relucientes índices metálicos.

En concreto, las piedras preciosas dibujan la constelación del águila, una agrupación de estrellas mítica (perfectamente visible desde la tierra). Dedicada al único animal que es capaz de volar de cara a los rayos del sol, los antiguos griegos sostenían que el animal fue enviado por Zeus para llevar hasta el Olimpo a Ganímedes, copero de los dioses por su belleza y de amante al libidinoso dios principal del panteón. También Bell & Ross reconoce en el águila a la reina de los cielos, ave que encarna como ninguna la potencia y la supremacía del aire. Aviación incluso en su estado más natural.

Artesanía de lujo

Dentro de esa esfera, no obstante, hay algo más que diamantes: mucho trabajo de diseño y artesanía. La refinada esfera color azul noche, por ejemplo, lleva un tratamiento con efecto de rayos de sol, una técnica compleja que demuestra la maestría de los relojeros de Bell & Ross, que ejecutan unos minigrabados que evocan los rayos del astro rey. El conjunto se recubre de un barniz azulado que da profundidad sin restar legibilidad. De hecho, la lectura de la hora es muy sencilla, pues se realiza mediante dos finas agujas de diseño aerodinámico.

 

El BR S Diamond Eagle es el último reloj para mujer de Bell & Ross.
El BR S Diamond Eagle es el último reloj para mujer de Bell & Ross. Foto: ©Pictoresq

 

Mezcla de guiños al cielo y a la aeronáutica, la esfera aparece encerrada en un grácil cuadrado que evoca una ventanilla de avión, a través de la cual se admira el cielo. Esta caja, puntualiza la relojera, pertenece a la icónica familia BR creada en 2005, que ha dado en parte su reputación a la marca. Su forma es legendaria: un círculo dentro de un cuadrado inspirada en los relojes del cockpit de un avión. Fabricada en acero, el tratamiento de pulido y satinado, crea un contraste visual entre el bisel y la caja, que es hermética hasta los 100 metros. En su interior alberga un movimiento de cuarzo Swiss made, fiable y preciso. Por último, la correa de piel de aligátor azul noche, con reflejos nacarados, refuerza el espíritu nocturno de esta pieza.

Además, hay que decir que el el BR S Diamond Eagle se encuentra disponible en dos versiones. Una de ellas lleva un bisel con 66 diamantes blancos engastados, para aquellas féminas que busquen disfrutar de una auténtica pieza de alta joyería contemporánea. Con este filo de auténtico lujo o sin él, el BR S Diamond Eagle, Bell & Ross es una pieza exquisita y delicada, para disfrutar de las estrellas incluso a plena luz del día.

Vídeo BR S DIAMOND EAGLE – Time for a journey to the stars. Creado por Pictoresq para Bell & Ross:

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar