Air New Zealand elige la Antártida para su nuevo vídeo de seguridad, en esta ocasión también con una finalidad activista

Por qué quedarse en la espectacular Nueva Zelanda habrá pensado la compañía aérea cuando en esta ocasión ha grabado su nuevo vídeo de seguridad en la todavía más impresionante Antártida. En los vídeos de seguridad a bordo, aunque las aerolíneas nos tienen acostumbrados a que muestren con orgullo las maravillas de su país, dedicándose a conectar el mundo, era más que razonable y natural dar el paso a mostrar otros lugares del planeta (como sí hacen en los dedicados a promocionar la compañía – Turkish Airlines es un buen ejemplo). Eso es lo que ha hecho Air New Zealand, rodando en un lugar extremo al que ni siquiera vuela.

 

video seguridad Air New Zealand Antartida
Fotograma vídeo Air New Zealand.

 

14 de marzo 2018,

Para las aerolíneas que realizan vídeos de seguridad con un fuerte poder de storytelling, cada vez les resulta más complicado superarse para sorprendernos. Una de ellas es Air New Zealand, de hecho es la referente en este tipo de herramientas de marketing que elevan el conocimiento sobre la compañía a todo el mundo. En esta ocasión, ha preparado este vídeo eligiendo un punto del planeta al que ni siquiera vuela*, la Antártida, pero que por su grandiosidad escénica le ha dado mucho juego. (*Aunque no vuele su aerolínea, Nueva Zelanda es uno de los siete países miembros consultivos del Tratado Antártico que tienen instalaciones de observación y estudio científico).

Pero la elección de este escenario en realidad no sólo es por sus imágenes bellas y espectaculares, responde a una decisión educativa y de compromiso con el medio ambiente para mostrar la importancia del continente helado y de los proyectos medioambientales y científicos que se están llevando a cabo allí.

Así el vídeo se erige como un verdadero “safety video” -como vídeo de seguridad a bordo y con la extensión del término safety a la finalidad de salvar la Antártida-. Y lleva a los espectadores a un viaje impresionante a la Antártida, donde científicos neozelandeses están intentando responder las preguntas más complejas del cambio climático.

Uno de los objetivos principales de la Antártida neozelandesa es incrementar el conocimiento de este continente y de la investigación que se lleva a cabo allí

Dado el poder viral de los vídeos de seguridad de Air New Zealand -con más de 130 millones de visitas online-, el CEO de la Antártida neozelandesa, Peter Beggs, explica que este vídeo es una oportunidad increíble para difundir alrededor del mundo los proyectos que la ciencia está haciendo en la Antártida. En este sentido, la aerolínea ha publicado contenido adicional en medios online y en televisión, ofreciendo una visión mucho más profunda de la Antártida. “Nuestros equipos están asombrados por contar con una plataforma global tan significativa que les permitirá amplificar su trabajo y llevar sus esfuerzos a otro nivel”, recalca Beggs.

Y en cuanto al actor que lo protagoniza, no podía haber sido otra elección: Adrian Grenier, actor y productor de Hollywood, además de embajador de medio ambiente de la ONU y co-fundador de Lonely Whale, una entidad sin ánimo de lucro que se dedica a la conservación de los océanos.

El actor y activista medioambiental Adrian Grenier.
El actor y activista medioambiental Adrian Grenier. (Fotograma vídeo Air New Zealand)

 

Esta producción pone de relieve la relación consolidada entre Air New Zealand y el Instituto de Investigación Neozelandés en la Antártida y muestra a Grenier formando equipo con los científicos de Scott Base (Antártida) que intentan rastrear las poblaciones de pingüinos, estudiar varias muestras de hielo y visitar el refugio del explorador pionero Ernest Shackleton y los vastos valles de Valles secos de Mc Murdo.

Scott Base es una estación de investigación científica neozelandesa en la Antártida. Fotograma vídeo Air New Zealand.
Scott Base es una estación de investigación científica neozelandesa en la Antártida. (Fotograma vídeo Air New Zealand)

 

Para minimizar el máximo posible el impacto de esta producción sólo viajaron a la Antártida un total de 6 pasajeros, con el equipo de científicos y de personal de la Scott Base asistiendo en la producción de este vídeo. Y 22 estudiantes de la escuela primaria Hornby de Christchuch también han tenido su papel en este proyecto, apareciendo en varias escenas desde la Galería Antártida del Museo de Canterbury. Christchurch ha sido una puerta de entrada natural a la Antártida desde hace más de 100 años y el museo contiene una de las mayores colecciones a escala internacional sobre objetos y artefactos utilizados en las expediciones al continente.

Jodi Williams, Global Head of Brand and Content Marketing de Air New Zealand, apunta que la aerolínea ha apoyado a científicos en la Antártida durante más de una década, y una de las pruebas es el Proyecto de 3 años sobre Resiliencia Biológica. “Múltiples equipos de científicos están investigando los ecosistemas terrestres y marítimos en el área del Mar de Ross”, comenta.

El principal reto es construir una red de monitoreo para entender cómo de rápido puede impactar el cambio climático sobre nuestros ecosistemas. “Esperamos que este nuevo vídeo de seguridad conciencie a millones de personas a plantearse cómo pueden reducir su impacto medioambiental”, concluye Williams.