5 destinos Just Married en Asia (cero convencionales)

Tras el “Sí, quiero”, llegó el momento. Es decir, pasada toda la parafernalia y la vorágine de la celebración, las alegrías y los nervios vividos, es el momento de hacer «EL VIAJE». Sí, en mayúsculas y a lo grande. Porque ¡no será por viajes ya hechos! de hecho, si estás leyéndonos es porque viajar es tu mejor vitamina. Y qué te vamos a decir, a estas alturas seguro que tu pasaporte está más que sellado y hayas recorrido cientos de kilómetros (miles ¡seguro!). Pero es ahora cuando toca hacer el gran viaje, el que quizás sea el viaje de vuestras vidas. Después vendrán más, pero este ha de romper el molde. Fuera convencionalismos y bievenido el lujo asiático. Aqui van cinco ideas de destino JUST MARRIED:

 

Imprescindible ver el atardecer al borde de la bahía de Manila.
Imprescindible ver el atardecer al borde de la bahía de Manila.

Descubrir nuevas rutas o llegar al fin del mundo… pero contigo

Los recién casados buscan destinos sorprendentes, e incluso cuanto más lejos mejor. Ahora muchos novios también buscan aventura. Bucear con tiburones, hacer kayak entre orcas, viajar a donde casi nadie ha estado, integrarse en la comunidad local… son “la nueva luna de miel”.

Singapore Airlines ha preparado una lista con cinco mejores destinos para los recién casados que ponen su objetivo al otro lado del mundo y para los que volar en una de las mejores aerolíneas del mundo les parezca sugerente. Porque para muchos, esto también es importante, incluso a ser posible en clase Business. A “tirar la casa por la ventana”, la ocasión lo merece.

Son destinos que no defraudarán a los que buscan vivir una aventura en su luna de miel y que sea por todo lo alto. Porque ir de aventura no implica renunciar al lujo asiático.

Java: Indonesia es mucho más que playas y Bali

Cuando pensamos en Indonesia, Bali es el primer destino que nos viene a la cabeza. Nos hace pensar en sol y arena. Junto con Tailandia, la isla es uno de los destinos preferidos de Asia por los españoles para disfrutar de su viaje de novios. Sin embargo, para las parejas activas y curiosas hay mucho más que ver en el bonito archipiélago indonesio.

Un ejemplo es Java, la principal isla de Indonesia y donde se encuentra la capital del país, Yakarta. Templos, espiritualidad, desconexión total, skyline con edificios majestuosos, rica comida exótica, hoteles de ensueño… son parte de los atractivos de esta enorme isla. También ofrece una amplia variedad de experiencias como festivales culturales y recorridos por colinas, montañas y volcanes, bosques y cascadas. Y por supuesto, tomar una buena taza del café que se produce en las plantaciones de esta isla. Singapore Airlines se conecta con Yogyakarta 5 días a la semana, es por tanto una buena opción para viajar a la isla de forma flexible.

Tres diferentes ideas y sitios que visitar en Java:

  1. Subir hasta el Monte Bromo, un paisaje lunar a 2.329m de altura. Dentro del Parque Nacional Bromo Tengger Semeru, en el este de Java, este lugar tiene una característica única: su mar de arena, que es una llanura de arena formada en la caldera del antiguo volcán de la que surgieron cuatro nuevos conos volcánicos. Uno de ellos es el propio Monte Bromo. Y otro es el Monte Semeru, la montaña más alta de Java (3.676 m), que majestuosa y elegante le dejará hipnotizado. El Monte Bromo es para muchos uno de los volcanes más bonitos del mundo. Y en verdad la vista a una naturaleza casi inerte es especial: sobre un manto de arena a tonos grises y tierra, se levantan las 4 montañas peladas y castigadas de vegetación sobria y escasa por la dureza del entorno. Para llegar a lo más alto hay que moverse primero en Jeep y después a caballo o a pie y en el último tramo, de escaleras, “a patita”, no queda otra! La recompensa merece la pena, ver el cráter de este volcán expulsando una continua y enorme nube de azufre y la panorámica del resto del parque y volcanes. La escena la guardará en su memoria como una de las mejores vistas que haya contemplado.
Entre nubes, humo y azufre, asoman el Monte Bromo  y al fondo, el Monte Semeru. Semeru es la montaña más alta de Java. Y es un volcán que lleva activo desde 1967 con pequeñas erupciones de aprox. 20 minutos de duración.
Entre nubes, humo y azufre, asoman el Monte Bromo y al fondo, el Monte Semeru. Semeru es la montaña más alta de Java. Y es un volcán que lleva activo desde 1967 con pequeñas erupciones de aprox. 20 minutos de duración.

 

    1. Andando o en moto por las colinas onduladas Dieng Plateau: Dieng, la morada de los dioses en sánscrito, son unos templos construidos entre los siglos VIII-XIII por los hindúes javaneses. La zona, montañosa y volcánica, bastante alejada del resto de Java (y dicho sea de paso, también diferente) invita a la práctica del senderismo explorando a su ritmo las colinas repletas de plantaciones y vegetación. Las temperaturas de esta zona son agradables durante todo el año, por lo que sea su boda en julio que en diciembre, siempre podrá apuntarse a este plan. Desde la cumbre de Gunung Sikunir (Monte Sikunir) al amanecer se contempla un momento de encantadora belleza al reflejarse sobre el lago Telaga Warna (Lago Colorido) un abanico de tonalidades entre el verde, el azul y el púrpura, que es debido a la singularidad del entorno volcánico. Es sin duda uno de esos lugares que no se deben dejar pasar sin más. Otra posibilidad es recorrer la zona en moto. Por entorno 6 dólares/persona puede llegar a un montón de sitios geotérmicos y templos.
    2. Convertirse en un verdadero indonesio en Yogyakarta. Hermosa y vibrante, esta ciudad es el corazón de Java e Indonesia, pues tiene una amplia oferta que va desde delicias gastronómicas hasta atracciones artísticas, culturales y compras. Es un magnífico lugar para comer el famoso Gudeg, un estofado de carne realmente delicioso. Para los visitantes con hambre de cultura, Yogyakarta ofrece desde los antiguos templos hindúes hasta galerías de arte contemporáneo. Templos como Prambanan que es un conjunto con más de 200 templos hindúes (aquí además merece la pena asistir a un espectáculo de danza y drama tradicional Ramayana Ballet), o Borobudur, muy mágico y especial para la que aquí escribe.
    Construido del año 750 al 850 y con forma de pirámide, aloja a 504 estatuas de Buda.
    Templo Borobudur, construido del año 750 al 850 y con forma de pirámide, aloja a 504 estatuas de Buda.

    Lombok, una isla todavía sin apenas turistas

    También en Indonesia, es un tesoro por explorar porque continúa siendo prácticamente virgen, una imagen que a muchos viajeros les ha traído durante años de la vecina Bali, y que sin embargo hoy se encuentra dominada por hoteles, bares, tiendas de souvenirs y plásticos en el mar.

    Lombok es además un lugar que cuenta con, volcán incluido, una arraigada cultura, playas idílicas y cascadas y en donde los lugareños continúan siendo amigables con los extranjeros. La capital, Mataram, es el único sitio donde puede encontrar las cadenas de restaurantes internacionales de comida rápida. En este paraíso puede dedicarse a tumbarse en la arena blanca, hacer surf, adentrarse en el bosque, hacer trecking o paseos más culturales como conocer los cultivos de tabaco y arroz, y subir el volcán Gunung Rinjani.

    Todavía más alejado del estilo de vida urbanita son las islas Gili, tres islas pequeñas (la mayor mide 3 kilómetros de largo por 2 de ancho) de la costa noroeste de Lombok, en las que se moverá a pie, en bicicleta o incluso en carro de caballos, el transporte a motor no le hará falta. Si se cansa de hacer senderismo o deportes acuáticos, limítese a relajarse frente a sus aguas tras un masaje tradicional sasak. Lombok, está conectada con Singapore Airlines 4 días a la semana.

    5 destinos Just Married en Asia para celebrarlo
    En Gili Meno, la isla mediana y la más tranquila, apenas encontrará unos cuantos alojamientos, especializados en el turismo de luna de miel.

     La isla de Borneo, el hogar de los orangutanes rojos

    Quien viaja hasta aquí muy probablemente sea para ver a estos simios. Ya que junto con Sumatra, son únicos lugares en el mundo donde habitan. Aquí ellos son los reyes de la selva. Se encuentran en la zona de Kalimantan, dentro del territorio indonesio (la isla está compartida entre tres países: Brunéi, Malasia e Indonesia). Una idea de alojamiento en su visita a estos primates, es dormir en un pequeño barco en medio de la selva rodeados de naturaleza.

    Borneo es el territorio más grande de selva tropical que queda en el Sudeste de Asia. Una tierra aislada muy biodiversa. Lo especial de Borneo es que todavía sea un territorio virgen, hay extensiones de bosque inexploradas que tienen potencial para descubrimientos de especies no registradas.  Aunque también está amenazado hoy por las multinacionales del aceite de palma, que deforestan la zona a manos llenas. Al igual que en Lombok, no se encuentra ni espléndidos hoteles, ni restaurantes de lujo, ni museos, ni tiendas, ni sitios que visitar aunque sea para rendirse al aire acondicionado. No hay apenas atractivos turísticos al uso. Y por tanto, el turismo es escaso, tan poco que será usted el atractivo turístico para los locales. Aspavientos aparte, aquí la oferta hotelera es pequeña.

    Un hotel con encanto, en un entorno de lujo rodeado de selva tropical, arrecifes de coral y playas desiertas, es el Gaya Island Resort en la isla de Gaya, en la parte de Malasia de Borneo. La isla junto con otras 4 forman el Parque Marino Tunku Abdul Rahman en Sabah. Más allá de sol y playa (en la privada del hotel) y relax absoluto, estar aquí alojado es una oportunidad excepcional para adentrarse en un bosque con una variedad botánica que sólo se encuentra en Gay. Sin olvidar la práctica de pesca, buceo y snorkel. No querrá que pase el tiempo cuando esté observando el paisaje infinito del mar y la exuberante selva, relajadamente desde su terraza privada tumbado en una hamaca.

    Destino viaje de novios Borneo
    Sólo por esto, querrá adelantar la fecha de su boda. Foto: Gaya Island Resort.

    Kuala Lumpur: ciudad y sabores

    Es una ciudad para visitar si busca sorpresas y contrastes. Y sin duda es un destino para parejas amantes de las grandes ciudades vibrantes de arquitectura extrema, edificios que superan los límites, centros comerciales, mercadillos, restaurantes, locales de ocio, y amor por la tecnología.

    También es el lugar donde entregarse al lujo. Porque el lujo aquí es asequible. Se puede disfrutar de la comodidad de un hotel de cinco estrellas por lo que pagaría por una habitación normal en Europa. La oferta es además desbordante entre hoteles con piscina estilo infinity en la azotea, spas para hacer una cura de polución en una inmersión total de detox y desconexión, restaurantes de alta cocina y cócteles con vistas de infarto.

    Cómoda y ordenada, la capital de Malasia cautiva por su mezcla de culturas, de tradición y modernidad. De los centros comerciales y los edificios impactantes como el Starhill Gallery, se pasa rápidamente a callejones que huelen a citronela, jengibre y cilantro. Combina casas bajas, coches antiguos, puestos callejeros y los edificios antiguos de alrededor de la Plaza Merdeka (que datan de la década de 1890 y son una perfecta fusión de influencias de todo el Imperio Británico), con los actuales de cristal y acero y sistemas de transporte públicos de última generación. Las torres de Petronas, el orgullo arquitectónico del país oriental, han tomado fama a nivel planetario.

    Kuala Lumpur para viaje de luna de miel
    Kuala Lumpur a sus pies desde el mirador de la KL Tower, la torre de comunicaciones.

     

    Las visitas obligadas incluyen el núcleo colonial alrededor de Merdeka Square, los enclaves adyacentes de Chinatown y Little India y, más al este, los restaurantes, tiendas y la vida nocturna del Triángulo de Oro. Puede conocer la ciudad y empaparse de su cultura malaya, china e india mientras explora sus calles, escucha las conversaciones en los tres idiomas, prueba la inmensa variedad de comida y visita la profusión de mezquitas (oficialmente Malasia es un país musulmán), templos budistas o hindúes que encontrará a su paso.

    Atención, en Chinatown no encontrará el barrio donde viven los chinos malayos, es simplemente, un barrio turístico. Tan visitado, primero por su propio nombre y segundo por aparecer en la famosa “guía azul” de viajes. Además muchos de los hoteles enfocados al occidental están aquí. Para un barrio mucho más auténtico: la zona de Bukit Bintang. Colorida y con gran ambiente, tiene tanto centros comerciales como rincones “canallas” donde disfrutar de los puestos de comida alrededor de Jalan Alor.

    Porque otro atractivo de esta urbe es su oferta gastronómica. Más allá de la gastronomía internacional, que como gran urbe la encuentra por doquier, la calle Jalan Alor es el lugar perfecto para cocina popular malaya en particular, y oriental, en general. Dé un paseo por esta calle bulliciosa por la noche y haga su selección de entre los vendedores ambulantes muchos gritando sus menús. La cocina malaya es picante pero no tanto como la tailandesa o la india. Acérquese a un puesto de “durian”, y pruebe -si se atreve- esta fruta típica de Malasia deliciosa pero maloliente.

    Siendo una de las capitales más importantes de Asia, Singapore Airlines tiene 12 vuelos diarios a la capital de Malasia junto con Silkair.

    ¿Ir a una ciudad española en Asia? Manila  

    En la capital de Filipinas puede pasar en unos pocos minutos de los restos de lo que fue colonia española a avenidas de grandes rascacielos y tráfico caótico. Ubicada en la Isla de Luzón, está muy bien conectada gracias a los 4 vuelos diarios que Singapore Airlines ofrece a este destino.

    Los jeepneys, los coloridos minubuses de Manila.
    Los jeepneys, los coloridos minubuses de Manila.

     

    Intramuros, es la vieja Manila. El casco antiguo español en el interior de las antiguas murallas. Aquí está lo poco que sobrevivió a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial de la que era una de las ciudades más bonitas de Asia. Casas coloniales y calles empedradas, puertas de colores, murallas y baluartes a orillas del río Pásig. Las iglesias y escuelas construidas con influencia española le transportarán de nuevo a España. Se hace difícil creer que se esté en una isla asiática, más bien tiene un aire habanero.

    Esta ciudad también es conocida por haber visto nacer el primer “Chinatown” del mundo. Pase a la otra orilla del río Pásig para experimentar el frenesí del barrio chino. Un  último dato: Manila ofrece oportunidades de voluntariado, una manera de disfrutar de una luna de miel original y poco común, ahí lo dejamos.